}); El beneficio de jugar en otra Comunidad | WATERPOLISTA.com El beneficio de jugar en otra Comunidad | WATERPOLISTA.com full screen background image
Search

El beneficio de jugar en otra Comunidad

1106


Cuatro horas de carretera y más de 360 kilómetros (de media) para hacer los que le gusta: jugar a waterpolo. Y todo esto dejando a un lado la rivalidad, ya que para abaratar costes comparten autobús. No es la primera vez que lo hacen, ni tampoco los únicos. Los equipos aragoneses de Olivar y Casablanca compiten a día de hoy en la Segunda División Valenciana. “La poca cantidad de equipos que hay en nuestra ciudad hacen que si queremos tener un mejor nivel competitivo tengamos que salir a jugar fuera”, reconoce a WATERPOLISTA.com Tony Gómez, entrenador del Casablanca que ya en su momento jugaron la Liga madrileña. En este caso, el tiempo entre jornada y jornada es variable, puesto que depende de la disponibilidad de clubes locales. “Ha sido complicado cuadrar todo pero con la buena voluntad de todo el mundo se ha conseguido un calendario bastante aceptable”, apostilla.

En este sentido, les ampara todos los derechos, puesto que pueden inclusive optar al título. Si hay un requisito. Han tenido que aceptar que sus rivales levantinos nunca se desplacen a tierras mañas, por lo que juegan tanto la ida como la vuelta en sus piscinas. “Optamos a ascender, si llegáramos a la División de Honor Valenciana podríamos quedar primeros pero la plaza para jugar la fase la tenemos que obtener por medio de la Liga de nuestra Comunidad”, reza Gómez.

Y es que este tipo de iniciativas vienen a ser una pequeña triquiñuela que se convierte en balón de oxígeno para unos clubes que están en pleno proceso de crecimiento deportivo dentro de una Comunidad en la que su punto fuerte viene a ser (por el momento) el waterpolo base, más allá de la participación en categoría nacional de Escuela Waterpolo Zaragoza (División de Honor Femenina) y Helios (Segunda División Masculina). “Jugar en la liga valenciana supone un gran esfuerzo, los deportistas y técnicos tienen que dedicar un tiempo extra pues los desplazamientos son largos, además del coste económico que corre por cuenta de los deportistas y sus familias en su totalidad. Pero la apuesta por el momento está mereciendo la pena aunque al final de la temporada habrá que valorarlo en su totalidad.”, puntualiza Gómez.

El Olivar, en su caso, ha querido dar un paso más allá potenciando la formación de sus chavales. Sin ir más lejos, su equipo absoluto está formado principalmente por varios veteranos de toda la vida sumados a un nutrido grupo de cadetes. “Son estos los que más experiencia necesitan y jugando contra equipos no habituales es lo que se pretende adquirir”, explica Romero. La pasada campaña disputaron la fase preliminar del Campeonato de España de Tercera División ante el Ciudad de Oviedo, ganando tanto en la ida como en la vuelta consiguiendo de esta manera el billete para la fase de ascenso a Segunda División.

Jugaron en Valencia ante equipos de mayor nivel que a su vez juegan un número de partidos sumamente considerables en comparación con ellos. Este año la Liga Aragón – Rioja la disputan Helios, Casablanca, Logroño y Olivar. “De momento vamos clasificados en segunda posición pero todavía tenemos que jugar toda la segunda vuelta”, explica a esta web Luis Romero. Debido a que este año son cuatro los equipos que compiten, por reglamento no deberán jugar la fase preliminar, sino directamente el que quede primer clasificado entrará en el sortero. Un incentivo más para luchar con uñas y dientes en una competición que esperan que vaya a más.

twitter-bird@etoster
REPORTAJE GRÁFICO: HERALDO.ES




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *