full screen background image
Search

El Echeyde mima su cantera

1706

“La cantera debe ser nuestra seña de identidad”. Así define David Rivas el proyecto que busca incentivar la práctica del waterpolo en la capital tinerfeña. En los dos últimos años, el número de licencias del Acuasport Tenerife Echeyde ha crecido en un cincuenta por ciento gracias al buen hacer del responsable de categorías inferiores del Club, Eridú Alcalá, el cual es al mismo tiempo pieza clave del primer equipo.

Un técnico que con su llegada al cargo ha profesionalizado los equipos de base con entrenamientos específicos y un trabajo diario que ha logrado, entre otras, cosas que en una de las temporadas más importante de la historia del Club hasta siete jugadores hayan debutado en categoría nacional a las órdenes de Juan Pablo Sánchez. “Cada día estamos mejor, ya que cada vez somos más y está todo mejor estructurado”, reconoce al periódico EL DÍA, Alcalá, el cual cuenta en su staff técnico con Fernando Curto, ex jugador, delegado RFEN en la Isla y ex entrenador de categorías en el CN Martiánez. “Me gusta incidir mucho en el ámbito personal del deportista, en la actitud, la educación y el respeto. Sin ello difícilmente se puede llegar a conseguir ningún objetivo en la vida”, puntualiza.

“Para las categorías del Club, la Liga de División de Honor será ahora un escaparate para que los chavales puedan ver y aprender de los mejores jugadores del país”

Y es que el técnico madrileño cimienta las bases de un proyecto que parte con la idea de formar unas categorías inferiores sólidas que en un futuro alcancen el primer equipo. Por el momento, siete jugadores lo han logrado esta temporada. Alberto Díaz, Alejandro Yus, Pablo Díaz, Diego Trabado, Tommi Machado, Miguel Rodríguez y Adrián Magriñá. Éste último sin ir más lejos tuvo el lujo de formar parte del plantel que consiguió en Granollers el ascenso de categoría, llegando a anotar inclusive un gol (tres a lo largo de la campaña). “Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido como deportista”, confiesa el joven waterpolista.

Este logro no ha sido fácil de alcanzar. A lo largo de la historia del Club siempre ha sido complicado conglomerar un alto número de deportistas fieles que ayudaran a incentivar la sección y más teniendo en cuenta los escasos espacios con los que han contado para entrenar. Sin embargo, ahora la historia es otra bien diferente. El ambicioso proyecto del primer equipo, la gran visualización que ha tenido el ascenso y sobretodo el titánico trabajo de Eridú como máximo responsable técnico han logrado acrecentar aún más si cabe las altas expectativas de futuro para con la cantera. “Para las categorías del Club, la Liga de División de Honor será ahora un escaparate para que los chavales puedan ver y aprender de los mejores jugadores del país”, apostilla.

LAS CHICAS AL PODER

Una de las novedades con las que cuenta este año el Echeyde es el equipo femenino. Aunque no tienen una competición propia debido al poco número de licencias que hay en el archipiélago, son las primeras en no faltar a un entrenamiento y exigirse el máximo en todo momento. A día de hoy son trece las jugadoras que en su mayoría han dado sus primeras brazadas en el mundo del waterpolo. Inexpertas pero llenas de ilusión y ganas. Esta temporada han disputado la Liga cadete pero sin poder puntuar y la verdad que no se les ha dado nada mal si tenemos en cuenta la poca experiencia que tienen todavía. “La idea es seguir trabajando con ella para que en un futuro puedan optar a participar en Campeonatos de su categoría”, desvela Eridú.

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *