full screen background image
Search

El porqué hablamos de éxito

968

De los cuatro mejores equipos de Europa, dos son españoles. El éxito de la Final Four de Euro League femenina de waterpolo tiene como nombres propios al CN Sabadell y La Sirena CN Mataró a pesar de no haber cumplido con las expectativas que el aficionado de a pie se había creado las últimas semanas. El conjunto dirigido por Nani Guiu ha demostrado una vez más porqué es considerado uno de los mejores planteles de la última década. Estar desde el año 2011 –cuando consiguió su primer título- entre los mejores conlleva llevarte grandes decepciones. La del pasado viernes es una de ellas pero no por ello hay que desmerecer lo conseguido hasta el día de hoy y guardar la historia en lo más hondo del cajón. Este equipo ha encendido la luz de la ilusión y la llama del éxito.

“No importa el rival, no importa el tiempo y el esfuerzo que conlleve, tan sólo importa el crecimiento y la enseñanza de vida que se llevan tras cada compromiso”

La Sirena CN Mataró, por su parte, no se queda atrás. En su primera Final Four de su historia, las chicas de Florín Bonca dejaron el pabellón catalán bien alto. Le tocó bailar con la más fea en semifinales. Ante el todopoderoso Kinef en Kirishi y con su afición en las gradas arropándoles. Aunque como bien decía su entrenador días antes, “los intereses no eran los mejores”, demostraron personalidad y carácter. Señas de identidad de un equipo humilde que de manera muy discreta ha ido de menos a más. Si la pasada temporada nos sorprendían ganando tanto la Copa de la Reina como la LEN Trophy, este año no se han quedado atrás con una primera experiencia para recordar entre los cuatro mejores equipos del planeta.

¿Qué importancia tiene este éxito? Muchísimo. ¿Pero porqué? En un país como España en el que los deportes minoritarios tienen un protagonismo cada vez menos boyante vemos como dos equipos apuestan firmemente por el waterpolo de alta competición. Es fácil hacer conjeturas pero muy complicado armar un proyecto que permita llegar a la competición europea con opciones reales de ganar. Y eso es algo que el CN Sabadell y el CN Mataró están haciendo a día de hoy por encima de cualquier dificultad económica propia de nuestros días dando profesionalidad a una plantilla plagada de deportistas que para más inri son capaces de combinar las palabras deporte y estudios.

Más jugadoras es sinónimo de más nivel

En nuestro país el número de licencias ha ido a más en los últimos años coincidiendo con los grandes éxitos de la mejor generación del waterpolo español femenino. No sólo del CNS sino también de la selección española. Estas chicas han logrado despertar la chispa por el waterpolo. Son heroínas y como tal cuentan con un reguero de fieles que buscan parecerse a ellas. El nivel del waterpolo español femenino va en aumento. Lejos de caer en el conformismo, cada vez son más las jóvenes que destacan a pesar de su corta edad. Los equipos de División de Honor están plagados de jugadoras nacidas entre los años 1996 y 2002, muchas de ellas artífices de grandes gestas internacionales con el equipo nacional juvenil. Es más, la generación del 2000 con Paula Leitón, Alejandra Aznar, Mireia Guiral y Sandra Domene, entre otras, a la cabeza ya apuntan maneras después de crecer bajo la batuta de un balón amarillo cuando apenas tenían siete u ocho años. El número de chicas es mayor, el de equipos también y por consiguiente el nivel progresa.

En un momento en el que el waterpolo español está bajo la lupa de la irrelevancia, dos equipos se niegan a caer en la desidia y luchan con uñas y dientes por superarse cada día. No importa el rival, no importa el tiempo y el esfuerzo que conlleve, tan sólo importa el crecimiento y la enseñanza de vida que se llevan tras cada compromiso. Son ellas el gran ejemplo que debemos inculcar en estos momentos a los más pequeños.

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *