full screen background image
Search

El renacer del CN Badia

1644

El Badia tocó el cielo la temporada 2013/2014  completando una temporada para enmarcar tras clasificarse para el Campeonato de España de Segunda División y conseguir el ascenso a Primera tras superar a la AESE en la final. Sin embargo, la aventura en categoría nacional tan solo duró dos campañas y para nada fue un camino fácil. Tras el descenso el equipo  ha logrado sobreponerse y  hacer un ‘reset’ para empezar a caminar hacia un nuevo proyecto. Cristina Ungo, ex portera del equipo y actual entrenadora del absoluto femenino ha atendido a WATERPOLISTA.com para hacer balance de  este curso.

El descenso, una oportunidad para empezar

Las adversidades pueden generar oportunidades. Precisamente eso lo que debió ver Cristina Ungo cuando se perdió la categoría de plata. “Sinceramente creo que bajar fue lo mejor  para poder así empezar un proyecto más consistente y con gente más joven, un proyecto pensando más al futuro”.

La aventura en la categoría de plata no fue precisamente un camino de rosas. Así lo relata la que fuera portera del equipo: “veníamos de dos años muy duros, cansadas psicológicamente y físicamente del esfuerzo que supone jugar en Primera División. A lo largo de estos dos años hemos perdido por el camino gente muy importante para nosotras”, jugadoras como Marián Díaz, Andrea Hernández, Aleidis García. Incluso el propio entrenador David Sánchez, artífice que llevó a este conjunto a Primera.

“Sabíamos que esta temporada iba a ser sumamente difícil, pero las chicas lo han dado todo y  han creído hasta el final”

El Badia terminó tercero la fase regular plantando cara a las dos escuadras más potentes de la Primera Catalana y candidatas a luchar por el ascenso. Aunque venían de un descenso la ambición de las jugadoras era máxima y “lo han dado todo a cada partido”. No obstante, no se consiguió el gran objetivo de la temporada pero en cambio si que las jugadoras lograron ser polivalentes. “Todas han aprendido a jugar en diferentes roles de los habituales, por lo que eso nos ha ayudado a afrontar los últimos partidos de liga”, manifiesta la entrenadora.

Una plantilla con muchas virtudes 

Cristina Ungo ha dicho que las virtudes del equipo son principalmente “la constancia, la entrega y la disciplina. “Son super luchadoras y han creído en la victoria hasta el final; eso nos ha llevado a realizar un buen juego dentro del agua, cosa que no conseguíamos hace tiempo”, ha comentado. En este sentido, Ungo ha manifestado que sus chicas tienen un gran potencial. “Estoy muy orgullosa de este equipo y estoy convencida que trabajando bien podemos llegar lejos”.

Las badienses terminaron la fase regular de la Primera Catalana con tan solo 79 goles encajados y se convirtieron en el conjunto más sólido de la categoría. Ante este hecho, Ungo habla claro: “La defensa de este equipo es una de nuestras mayores fortalezas”. “El encajar pocos goles nos ha llevado siempre a creer hasta el final en cada uno de los partidos disputados”, ha asegurado.

Sólo 3 horas de agua semanales

Como muchos clubes modestos no pueden disponer tanto como quisieran de la piscina. Y en un deporte acuático como el waterpolo este hecho es un gran contratiempo pero aun así aprovechan el tiempo que tienen y lo rentabilizan al máximo. “Aprovecho cada minuto que disponemos de piscina. Los espacios de agua son muy limitados, actualmente disponemos de 3 horas de agua a la semana, tratándose de una disciplina que se juega dentro del agua. Esperamos disponer de algo más de espacio el año que viene”.

Crecimiento exponencial

Aunque en el tramo final de la temporada, y sin nada en juego, lo normal es que se baje un poco la tensión e intensión en el juego, ese no es el caso de las chicas dirigidas por Cristina Ungo. El pasado sábado el Badia se enfrentaba ante el Martorell en primer partido de semifinales del playoff y  acabó perdiendo 7-9, sin embargo las locales fueron por delante en casi todo el enfrentamiento,  e hicieron una gran exhibición en defensa. Estuvieron muy cerca de dar la sorpresa.

Ungo no puede esconder su alegría después de competir de tú a tú frente al Martorell, segundo clasificado. “Magnifico. Las chicas una vez más lo dieron todo. Estuvimos por delante durante la primera mitad, pero al final dejamos escapar la victoria”, ha declarado La entrenadora también ha  asegurado  que no tener nada que perder fue una gran ventaja: “a veces cuando juegas sin presión es cuando mejor juegas”. Ha desvelado además cuál es su arma secreta: “Siempre les recalco que deben disfrutar y este sábado lo hicieron”.

¿Y la próxima temporada?

La entrenadora ha marcado la hoja de ruta para el próximo curso: “Hay que trabajar más y mejor. Tener algo más de espacio nos ayudaría bastante. Hay que insistir en trabajar una buena base para que en un futuro las más pequeñas puedan ocupar una plaza en el absoluto”. No cierra la puerta alguna incorporación que pueda aportar y ayudar a crecer al equipo. “Quizás deberíamos fichar alguna jugadora de peso para alguna posición específica”, concluye.

twitter-bird@jove_grada




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *