España deja buenas sensaciones

Tras empatar con mucho sufrimiento ante Montenegro (7-7), la selección española, que acaba como primera de grupo, espera al vencedor del Alemania-Grecia

Primer rival de gran entidad para la selección española, primera demostración de carácter y poderío de los de David Martín. En el último duelo de la fase de grupos y uno de los mejores de lo que llevamos de Campeonato de Europa, el combinado nacional demostró por qué tiene que ser tenida en cuenta en las cábalas por las medallas y empató, tras una impresionante segunda mitad, con Montegro (7-7). Les valía con un ese resultado y lo acabaron consiguiendo tras mucho esfuerzo y sufrimiento.

Aleksandar Ivovic y Felipe Perrone. ¿Quién si no? Fueron los dos nombres propios de un primer cuarto marcado por la tensión y por el nerviosismo, principalmente en un cuadro español al que le costó encontrar puerta en los primeros minutos de juego. Ellos dos fueron los encargar de marcar los cinco goles de este primer acto (3-2). Ivovic sumó tres en su cuenta particular, mientras que Perrone se echó a España a la espalda y marcó dos auténticos golazos haciendo pasar el balón por huecos que no vio nadie más.

Aumentó su diferencia Montenegro poco después de iniciarse el segundo periodo de la mano de Mladan Janovic (4-2). Una diana que contrarrestó Mallarach (4-3) con un lanzamiento cruzado de gran potencia que sirvió al combinado nacional para reducir una diferencia que Ivovic, con su cuarto tanto, volvió a aumentar (5-3) en una jugada al contraataque que fue muy protestada por los locales, que consideraban que se había producido una falta previa. Las quejas por la permisividad arbitral fueron una constante en este final de periodo por parte de los de Martín, que vieron cómo ninguno de los colegiados castigó el exceso de agresividad montenegrino.

De menos a más

Mejoró en ambas partes de la piscina en la segunda mitad la selección española, que, también aupada por el público, perforó el muro defensivo de Montenegro e igualó el marcador (5-5) gracias a un tanto Roger Tahull desde la boya y otro de Álvaro Granados, ambos tras dos buenas circulaciones de balón. Liderada por un gran Dani López Pinedo, que paró y dirigió el tempo del partido, España, crecida en defensa, dio la vuelta al marcador (5-6) gracias al segundo tanto del joven Tahull, que fue una continua fuente de peligro.

Con un gol de ventaja llegaron los españoles al último periodo. Poco les duró, ya que Dragan Raskovic y Duro Radovic, con dos dianas consecutivas, se encargaron de añadirle emoción al encuentro a falta de menos de cuatro minutos para el final (7-6). A pesar de ir por detrás, y ver como un balón de Miguel del Toro se estallaba contra la madera, los españoles no decayeron y mantuvieron la mente fría. Algo que les permitió, tras estar a punto de sentenciar el partido Montenegro, empatarlo de nuevo cuando restaban 1:15 minutos para la conclusión del encuentro. El gol, obra de un Álex Bustos que se estrenó en el momento perfecto. Ya no se volvería a mover el marcador, aunque Munárriz estuvo a punto de darle la victoria a España en su última posesión.

Gracias a este punto, pasaron como primeras de grupo a cuartos de forma directa, evitando de esta forma jugar una ronda más. Además, disfrutarán de una jornada más de descanso antes de disputarse el pase a semifinales contra el vencedor del Alemania-Grecia.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.