Italia aplasta a una Hungría negada de cara a puerta

Todo por decidir en una competición masculina en la que la última jornada será clave a la hora de definir los equipos que pasarán a cuartos de forma directa

Tras una primera jornada sin prácticamente historia, llegó la hora de la verdad en el Campeonato de Europa masculino. En una corta fase de grupos de solo tres partidos y en la que únicamente el campeón de cada uno tiene asegurada la presencia en cuartos, las selecciones no se pueden despistar en ningún momento y deben estar atentas en cada encuentro. Y eso es lo que hicieron las grandes favoritas. De hecho, alguna de ellas incluso se aseguró prácticamente la primera plaza.

En el grupo C, el Croacia-Grecia será clave a la hora de definir quién pasa por la vía directa. Los croatas, con Lovres y Fatovic a la cabeza, no tuvieron problemas para derrotar por 23-2 (4-0, 7-1, 6-1, 6-0) a una selección de Turquía que, al igual que la femenina, es, con diferencia, la que más goles ha recibido de todo el campeonato.

Por su parte, los griegos, que de momento van por delante por la diferencia de goles, vencieron a una Holanda que deberá ganar a los turcos en el último encuentro si no quiere quedarse fuera. 12-7 fue el resultado final de un partido cuyos parciales fueron de 6-3, 3-2, 2-2 y 1-0. A destacar, la gran actuación de Angelos Vlachopulos, que anotó la mitad de los goles del conjunto heleno.

Georgia, a punto de la sorpresa

En el grupo A, a Alemania se le puso todo de cara para pasar a la siguiente ronda al vencer de forma ajustada (10-9) a Georgia. No lo tuvieron nada fácil los germanos, que tuvieron que darle la vuelta a un 1-3 favorable a los georgianos en el primer cuarto. Lo hicieron con tres parciales calcados de 3-2 en los siguientes periodos.

Quien seguramente se ganó ya la condición de clasificarse como primera fue Italia, que, con un inconmensurable Del Lungo bajo los tres palos, derrotó a Hungría en uno de los duelos más esperados de la tarde. Negados de cara a puerta estuvieron los húngaros, que firmaron un miserable 17,9% de acierto en sus lanzamientos. Salieron dormidos y los italianos lo aprovecharon en el primer cuarto con un 0-5 que sentenció prácticamente el partido. Intentó reaccionar en el segundo Hungría (2-0), que se encontró con una aplastante Italia en la segunda mitad que avasalló la portería de un Nagy que evitó una goleada mayor (0-2, 1-3). A destacar, el último cuarto, en el que se mostraron letales al contraataque.

Serbia, de más a menos

En cuanto al grupo D, Rumanía se aseguró el luchar, por lo menos, por la segunda plaza. Los rumanos, que dominaron el partido contra Eslovaquia a su antojo durante los tres primeros cuartos (4-1, 2-0, 2-1, 1-3) acabaron dejándose llevar en el ya intrascendente último periodo (1-3). El resultado final fue de 9-5. En el último partido, se verán las caras con una Rusia que plantó cara hasta el final el final a la campeona del mundo. Mucho trabajo tuvieron los serbios para derrotar a un combinado ruso que vendió muy cara su derrota (9-11). Con este triunfo, Serbia se aseguró prácticamente pasar como primera de grupo.

Finalmente, en el grupo B, Montenegro y España pelearán por la primera posición en la última jornada tras superar, respectivamente, a Malta y Francia. Pocos problemas tuvieron los vencedores de la World League, que mataron el partido en la primera parte. En la segunda, se dejaron llevar ante un equipo maltés que sigue viviendo un sueño en Barcelona. Al final, victoria para los montenegrinos por 17-5.

Por su parte, España se colocó como líder provisional por la diferencia de goles tras superar a Francia por 7-4. Los de David Martín, conscientes de la importancia del partido, salieron muy concentrados desde el inicio y se mostraron muy intensos en todo momento. Funcionó bien el plan del técnico, ya que la selección española se acabó imponiendo a un equipo que, al igual que este miércoles, ya le había puesto las cosas muy difíciles en el pasado.

twitter-bird@nicolasarlanzon

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.