Jaime nos da una verdadera lección de vida

El joven deportista de 16 años padece un déficit de atención motor y perceptual y desde hace seis años juega a waterpolo en el CW Castellae Burgos donde recibe el calor de sus compañeros, que según su madre le han tratado siempre como uno más

Jaime posa para WATERPOLISTA.com junto al equipo / E.T.

Eque quiere puede. El que la persigue la consigue. Aunque suene a tópico es cierto que las barreras que nos pone la vida están para sortearlas de la mejor manera posible. En muchas ocasiones estamos moralmente obligados a armarnos de valor y hacer frente a aquellos inconvenientes que aunque en un principio nos parecen insalvables, con el tiempo asumimos que no lo son. En ocasiones somos nosotros los que nos ponemos esas barreras recurriendo en muchos casos a excusas vacías que vienen a ocultar el miedo al rechazo o al fracaso. Es en estos momentos, cuando la vida nos da la oportunidad de conocer historias de verdadera superación que nos permite comprobar de primea mano lo que es un héroe de verdad. Un valiente que nos viene a dar la mayor lección de nuestras vidas.

[bs-quote quote=”Jaime siempre ha sido uno más, ha jugado cuando le ha tocado jugar, sale con el equipo a jugar fuera y nunca ha tenido ningún problema con nadie” style=”style-14″ align=”center”][/bs-quote]

Este es el caso de Jaime Bartolomé. Jaime a sus 16 años tiene un déficit de atención motor y perceptual, es decir, una disfunción cerebral lenta y un trastorno de aprendizaje no especificado. Y sí, Jaime juega a waterpolo. Desde hace seis años practica este deporte junto a su hermano Gonzalo en las filas del CW Castellae Burgos que compagina la competición en Castilla y León con la Liga Euskal Herria. “Practicar un deporte en equipo le supone salir de la rutina y compartir momentos con compañeros, pasarlo bien y sentirse a gusto en un buen clima“, comenta a esta web su madre, Maria del Puy Sanz.

Su día a día

Jugar a waterpolo le permite sustraerse de su día a día y asumir hábitos saludables. Desde hace dos años el joven deportista asiste a un centro de educación especial. Allí también como actividad extraescolar hace natación, además de asistir en ocasiones a su anterior colegio donde recibe clases de robótica, otra de sus grandes pasiones. Todo ello lo combina con entrenamientos tres veces en semanas de waterpolo. Entrena con los equipos cadete, juvenil y absoluto. Aunque a la hora de los partidos, compite con éste último. “Se siente muy cómodo y contento al jugar con los mayores. Es uno más“, explica con orgullo su madre quien reconoce que desde el primer momento fue recibido en el club con los brazos abiertos. “Ha jugado cuando le ha tocado jugar, sale con el equipo a jugar fuera (sobretodo con desplazamientos al País Vasco) y nunca ha tenido ningún problema con nadie“, puntualiza.

El que jugara a waterpolo, a veces lo combina también con el ciclismo, fue una decisión meditada que contó con la total aprobación de su terapeuta. “Nos comentó que en el agua el sentido propioceptivo le hace estar más alerta“, comenta su madre, quien explica que “el agua ejerce una presión sobre el cuerpo y el sistema nervioso que la hacer percibir impulsos“. Hace siete años Jaime realizaba sesiones de terapia de integración sensorial y al estar practicando deporte en el agua le estimulaba mucho este sentido, más allá del trabajo de coordinación ojo – mano. Sin embargo, su madre destaca sobretodo el bien que le hace a la hora de relacionarse socialmente. Y es que lo que más le gusta al waterpolista son los viajes con los equipos, puesto que es ahí donde más se siente integrado con los compañeros.

En esta misma línea se pronuncia su entrenador, Ismael, el cual destaca de Jaime su “actitud“. “Siempre pone de su parte, es muy activo y positivo“, comenta el un técnico que reconoce que “tolera de manera positiva las correcciones“. Para uno de los miembros del cuerpo técnico del Castellae la adaptación al equipo fue desde el principio “muy buena”, “como cualquiera otra persona que quiere probar este gran deporte“. Tal y como comentó su madre, “es uno más”. “Se le ayuda y apoya para que mejore teniendo en cuenta que puede aprender a otra velocidad, pero siempre hay muchas ganas de hacer que mejore“, explica.

twitter-bird@etoster

8 Comentarios
  1. Margarita dice

    Yo como abuela que puedo decir de mi ( Osito Pelusin ) como le llamaba de pequeño y también alguna vez que otra
    Estoy muy orgullosa de todos mis nietos pero de Jaime en especial , porque El es así ESPECIAL
    Y Enhorabuena a sus padres por la labor y el sacrificio que están haciendo
    Un abrazo mi Osito Pelusin te quiero

  2. Maria dice

    Bravo Jaime!!!! Estamos orgullos@s de ti.

  3. María Ortiz dice

    Un auténtico campeón!!!!!!

  4. María Ortiz dice

    Bravo Jaime!!!!! Eres un auténtico campeon

  5. Roberto dice

    Por supuesto que es un ejemplo de tenacidad y resiliencia.
    Enhorabuena Jaime.

  6. Belén dice

    Muy bien Jaime. Eres un campeón. Estoy orgullosa de ti y de que seas mi alumno.

  7. Emiliano dice

    Enorme, Jaime
    Un ejemplo!!!

  8. Carlos V. dice

    Qué bonito puede ser el deporte. Mucho más que la mera competición, una escuela de vida. Ole por Jaime y por el Castellae. Dos ejemplos a seguir.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.