full screen background image
Search

La Liga española, cuna de holandeses

1098

Jesse Nispeling del CN Barcelona es uno de los holandeses que compiten en la Liga española / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

Es bien sabido que el waterpolo holandés está de moda. Mientras que su selección nacional madura a pasos agigantados, sus jugadores buscan mejorar su competitividad dando el salto a otras Ligas del continente de mayor nivel que su propia competición domestica. La Liga española se ha convertido, por tanto, en lugar de llegadas de numerosos waterplistas provenientes de los Países Bajos. Sin ir más lejos, esta vigente temporada hasta ocho jugadores se reparten entre cinco equipos. La pasada campaña fueron siete. “Podríamos decir que estamos en una segunda fase del proyecto”, reconoce a WATERPOLISTA.com Xavi Balaguer, principal interlocutor entre Federación holandesa y clubes españoles.

“Tras dos temporadas vemos como varios de ellos han cumplido un ciclo y han crecido mucho como jugadores recibiendo ofertas ante las que los clubes españoles no han reaccionado valorando a esos jugadores en su nueva etapa más madura y profesional”, apunta uno de los miembros ilustres de la Academia BIWPA. Sin ir más lejos tres de los que la pasada temporada militaron en la Liga española han dado el salto a Hungría (Koopman, Van Mil y Reuten), mientras que Winkelhorst juega en Alemania y Lindhout en Grecia. Éste último fue un verdadero revulsivo en el Quadis CN Mataró acabando la temporada como máximo anotador con 64 dianas en su haber.

PIEZAS CLAVES EN LOS CLUBES

Esta temporada, en cambio, se han incorporado al programa nuevos nombres para un nuevo ciclo olímpico. Jugadores jóvenes de enorme proyección nacidos entre 1995 y 1997 con talento, grandes condiciones físicas y una excelente actitud de trabajo. Condiciones éstas sumamente ventajosas para los clubes, puesto que muy pronto se han convertido en piezas claves para sus proyectos. Dos de los holandeses (Guus Van Iperen y Jesse Nispeling) juegan en el CN Barcelona a las órdenes de Toni Esteller con quien ocupan la quinta plaza de Liga. El Sant Andreu de Dani Ballart, por su parte, cuenta con Kjeld Veenhuis, Ricky William Thomson y Cas Willem Westerwoudt, mientras que el recién ascendido Molins de Rei (colista de la categoría) se hizo con los servicios de Johannes Muller y MIka Smelt. Los equipos de Quadis Mataró y Mediterrani decidieron apostar por Thomas Lucas y Sam Van den Burg, respectivamente.

“La evolución individual de estos waterpolistas hacen que este proyecto de la Federación Holandesa, gestionado por BIWPA, sea un éxito del que la práctica totalidad de los equipos de División de Honor catalanes se habrán visto beneficiados durante estos tres años”, puntualiza Balaguer, el cual confiesa que una de las claves de su rápida adaptación al país y a la competición es la implicación de los deportistas, ya que participan todos juntos en Barcelona dos veces a la semana en clases de español (costeadas por la Federación) que permiten una mejor relación con sus compañeros en los clubes.

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *