La OB1 húngara: mejor formato y misma historia

El principal Campeonato de Hungría (cuna del waterolo) vive un gran momento debido a la inyecciones económicas de Gobierno y Federación; a pesar de ello dos son los claros dominadores: Szlnoki y ZF Eger con permiso del FTC

La Liga OBI húngara tiene una peculiaridad sumamente relevante en el transcurso de su Campeonato doméstico, puesto que la competición se divide en dos grupos de ocho equipos, los cuales bien se pueden clasificar para los playoffs por el título o bien pueden acabar luchando por la permanencia en una fase por el descenso. Los cuatro primeros se clasifican para una cosa y los otros cuatros para la otra. Una circunstancia que permite que esta Liga esté en pleno auge y qué los equipos realicen una apuesta decidida por formar plantillas competitivas, puesto que las plazas por el playoff se rifan.



Más allá de esta situación si es cierto que salvo sorpresas aisladas, dos son los equipos que desde antes de comenzar la competición aspiran a ser los protagonistas de la gran final a finales del mes de mayo. Sin embargo, esta temporada a entrado un tercero en discordia, el Ferencvaros que aunque compite en la Euro Cup, bien tiene equipo para jugar en Champions. No obstante, en Hungría las plazas europeas se pagan bien caras. Por el momento va camino de revalidar el título de campeón de la segunda competición europea más importante por excelencia. No obstante a nivel nacional, la segunda plaza del Grupo A que todo el mundo esperaba que mantuviera a lo largo del Campeonato la ha perdido.

Plaza que ha caído a manos del BVSC-Zuglo que le aventaja en un sólo punto pero eso sí con dos partidos menos. El Szolnoki, por su parte, se muestra intratable y es líder de grupo con 24 puntos, el doble que Daniel Varga y compañía. No obstante, éstos tienen tres partidos menos que los actuales campeones. Sobre el papel parece que las diferencias entre unos y otros son claras. Sin embargo, viendo el despliegue de fichajes realizados por el FTC este verano, todo se andará. Tener en cuenta que la estructura de club de este equipo es relevante, puesto que cuenta con muchas más disciplinas deportivas -como el fútbol- y la masa social juega un papel sumamente relevante. La intención de su directiva es la de rememorar aquellos años en los que marcaron toda una época en Liga con 22 Campeonatos en su palmarés. El último fue en el 2000.

El ZF Eger, tras el rebufo

Es cierto que el ZF Eger es un equipo con una amplia nitidez deportiva y que cuenta con un enorme respeto a nivel nacional, pero también a nivel internacional, debido en gran parte a sus habituales participaciones en Champions League, aunque sin ninguna gesta continental relevante más allá del subcampeonato de Copa LEN logrado en 2008.

El pulso mantenido en los últimos años con el Szolnoki no ha estado exentos de éxitos deportivos. Sin embargo es verdad que en cuanto a plantillas tienen diferencias insalvables, tal y como se comprobó hace unas semanas cuando los actuales campeones de Europa consiguieron la Magyar Kupa a costa de sus vecinos del Eger. Y es que es cierto que estos últimos cuentan con jugadores de enorme nivel, sin embargo, el juego y la solidez que transmite el planteamiento del Szolnoki es superior. Y sino que le pregunten al Pro Recco que dominó por momentos pero se acabó viendo sorprendido por un Szolnoki que se salió gracias a las notables actuaciones de Prlainovic y Viktor Nagy. Tanto el ataque como la defensa del equipo está muy bien cubierto. Y si hace falta algo, ya están Gocic, Batori y Cuk.



A pesar de esta circunstancia, el ZF Eger lidera el Grupo B de manera clara, imponiendo diferencias notorias al resto de equipos. A estas alturas de temporada -y con siete partidos disputados- le saca seis puntos al segundo clasificado, el OSC Ujbuda y nueve al tercero, el Miskolci. Mucho tienen que cambiar las cosas -casi debería darse un milagro- para que a final de curso, el Szolnoki no sea el campeón y el ZF Eger haya sido su víctima en la final. En Champions, la historia es un poco más diferente, aunque en este caso el Szolnoki continúa ganándole la partida al Eger que por el momento en quinta plaza está fuera de la fase final. No obstante no podemos olvidar que el Eger es un equipo completo en el que destaca Harai, siendo el más desequilibrarte, sin olvidar a otras piezas como Vlachopoulous o su portero Mitrovic.

Aunque el nivel es superior, si es verdad que se vive una, dos y hasta tres Ligas como ocurre en otros países como el nuestro, donde los favoritos amedrentan -por plantilla y presupuesto- al resto de clubes. No obstante la batalla está servida y si es cierto que cuando llega el dinero -hablamos de derechos televisivos, subvenciones de Federación y Gobierno- la calidad, la emoción pero sobretodo la intensidad de cualquier competición se incrementa considerablemente. El dinero manda, no lo olvidemos. A día de hoy es difícil competir con este tipo de competiciones.

twitter-bird@riloga22

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.