full screen background image
Search

Pío Salvador: “Nuestro nivel de juego no se ha visto recompensado en puntos por falta de experiencia”

1186

La trayectoria del Huetor Vega en categoría nacional se redujo a una temporada tras consumar hace poco más de una semana el descenso a Tercera División. Un año en el que el combinado granadino ha pagado caro su inexperiencia, así como su corto banquillo a lo largo de una competición igualada en la que han tenido opciones de conseguir la permanencia en categoría plata hasta la penúltima jornada. De la temporada y el futuro más cercano de la entidad andaluza habla en WATERPOLISTA.com Pío Salvador, presidente del Huetor Vega.

– ¿Cómo defines la temporada?
“La temporada ha supuesto un reto personal, profesional y deportivo muy estimulante. Sin duda, la experiencia ha sido fructífera y volvería a repetirla por el bien del club, de mis deportistas y de nuestra provincia, aunque ha supuesto muchos sacrificios, así como esfuerzos importantes en lo económico. No es una temporada larga pues otros años hemos terminado los playoff andaluces y la fase de ascenso la segunda semana de mayo. Hemos tenido momentos agridulces pues considero que nuestro nivel de juego no se ha visto recompensado en puntos y victorias por falta de experiencia en los últimos minutos así como falta de plantilla. Pero sin duda, positiva en su conjunto”.

– ¿Confiabas en la permanencia en la categoría?
“Es un reto que te fijas a principio de temporada, pero me considero una persona realista y me gusta poner en valor todas las variables que suponen el resultado final. Siendo nuevos en la categoría, con una plantilla de 10 jugadores (3 de ellos muy jóvenes), con el aislamiento de ser los únicos que jugamos al waterpolo a nuestro nivel en un radio de 150 kms. Sabía que la permanencia sería algo posible pero complicado. Desde que pasamos el ecuador de la temporada e íbamos últimos nuestro reto consistía en a pesar de terminar en puestos de descenso, quedar décimo para que en caso de rechaces pudiéramos ser repescados. Mirando las últimas temporadas, suelen producirse renuncias tanto en los que ascienden en alguna de las zonas del Campeonato de Tercera como de equipos que ya militan en liga nacional por diversos motivos, fusiones, problemas económicos, filiales de otros que ya están en la categoría etc. y en este caso, como sabes, se va ofreciendo la plaza por orden de clasificación”.

– ¿Cuáles han sido las claves del año?
“Básicamente empezamos muy bien la temporada porque la pretemporada fue muy buena, pero los resultados no llegaron por detalles que ahora no se producirían. Tras ello, llegamos a un mal momento como fue Navidad y período de exámenes en la que la falta de entrenamientos nos produjo un menor rendimiento en la mitad de la liga. Después, hemos mejorado el nivel de juego, pero ya ha sido tarde para reaccionar. La clave más importante es la ausencia de una plantilla nutrida. Es complicado trabajar a buen nivel cuando los integrantes del primer equipo en los entrenamientos no supera los 8-9 jugadores y debes completar con chavales jóvenes o jugadores del segundo equipo. A eso se une que cuando una plantilla es corta y algún miembro disminuye su rendimiento el entrenador no tiene instumentos para premiar o penalizar con la convocatoria pues todos son necesarios. La última clave, y creo que es común en esta categoría y nivel, casi todos los equipos pinchan a domicilio pues los equipos con los viajes se merman por integrantes que no pueden viajar, o por el cansancio del desplazamiento”.

– ¿Se les ha hecho larga la competición?
“No, creo que tiene una duración similar a la de la liga regional, lo más duro es el tener los fines de semana ocupados al tener que desplazarnos un día antes o después de cada partido a domicilio”.

– ¿Qué será ahora del Huetor Vega?
Lo primero que tenemos que hacer es ganar este sábado al CW Navarra. Es clave para nuestras aspiraciones por dos motivos: Primero es que ganando 19 puntos se demuestra que aunque descendamos hemos competido en la categoría. Y segundo es que si quedamos décimos estamos en el primer puesto en caso de renuncias para quedarnos en liga nacional. Si esto se produjera y tuviéramos plaza la temporada que viene, el CW Huétor Vega sí tendría el año que viene el nivel para aguantar bien la categoría, estoy seguro de ello, y si no fuera así y descendiéramos, pues tocaría trabajar de nuevo para lograr el ascenso. Existen varios problemas que pueden producirse, desmotivación de jugadores, bajada del nivel de compromiso, tapón a jugadores jóvenes al competir todos en liga andaluza, etc. Pero, por otro lado, nuestro club es joven, está todo por hacer y tenemos cantera, la vuelta llegará. Hay un tema que si he detectado pero me temo que es consustancial a los jóvenes de hoy, les permitimos conseguir competir en ligas y categorías que el resto hemos tardado años en conseguir, y cuando llegan, a los pocos meses se desmotivan, o jugadores que tienen 23 años, y ya creen que deben retirarse porque han ganado la liga andaluza, han ascendido a nacional y han competido. Siempre les digo lo mismo, he jugado 20 años en la liga andaluza de segunda y primera división y hasta este año no he debutado en Nacional, con 40 años, y me veo motivado y en forma física, por lo que siguiendo el argumento, a cada uno de ellos les quedan 20-25 años de waterpolo, la clave no está en el “cuando llegue”, sino en el “durante”.

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *