full screen background image
Search

Sara Dueñas, el ciclón marbellí

2091

Junto a María Ramos (Boadilla) y a Claudia Benito (Encinas), Sara Dueñas, del ya descendido Marbella, ha sido esta temporada una de las jugadoras más jóvenes de la Liga de Primera División Femenina. A su corta edad, ha tenido la extraordinaria oportunidad de jugar – y aprender- al lado de gente con mucha más experiencia. Y ha cumplido con creces el reto al tener una gran trascendencia, al igual que ya tuvo la pasada campaña cuando disputó diecisiete de los dieciocho partidos, marcando un total de siete goles.

Nacida el 14 de octubre de 2003, la marbellí empezó con apenas seis años a jugar. Lo hizo siguiendo el ejemplo de su hermana, que ya llevaba un año practicando esta disciplina. Y, también, porque sus padres quería que practicase algún deporte. Y es que sus padres le inculcaron siempre los valores del deporte. Sin ir más lejos, su padre fue campeón del mundo de kickboxing. Le ha legado una genética de deportista más allá de que ellos saben lo que es esto del sacrificio que supone hacer deporte. Las tres hermanas hacen waterpolo.

Según Dueñas, que se define como una jugadora competitiva y que cuenta con el afán de superarse y dar lo mejor de sí, el waterpolo es un deporte que le da la oportunidad de disfrutar de lo que más le gusta: la competición, la complicidad del equipo, el compañerismo, la piña en los viajes…

En cuanto a sus referentes, la integrante de la selección andaluza que participó en el último Campeonato de España asegura que su ídolo ha sido siempre Maica García. “Me gusta mucho cómo juega, cómo se mueve en el agua y la intensidad que le pone”, explica la jugadora del Marbella, que tiene como deseo de futuro llegar a participar en los Juegos Olímpicos, algo que, como ella menciona, le supondrá mucho trabajo y sacrificio.

“Incansable”, según su entrenador

En el conjunto marbellí, se encuentra bajo las órdenes de un Miki Botello que se deshace en elogios hacia su jugadora, de quien dice que es muy fuerte. “Le encanta el cuerpo a cuerpo, no rehúye a la lucha, siempre da el cien por cien y no se da por vencida nunca”, comenta Botello, que también destaca que Dueñas es incansable: “Se come los entrenamientos más duros como si nada, y aún te mira pidiendo mas”.

En relación al Marbella, se trata de uno de los conjuntos más jóvenes de la competición. En este sentido, Botello afirma que es un honor poder ver la evolución de las “niñas” a lo largo de la temporada al competir contra equipos más formados y experimentados. “Es un gran aprendizaje, tanto para ellas como para nosotros”, explica el entrenador.

El gran hándicap del club, la falta de una universidad en la ciudad, algo que hace difícil la continuidad de las chicas una vez cumplida la mayoría de edad. De momento, el objetivo es seguir trabajando desde abajo y, en el ámbito femenino, intentarán componer un equipo por categoría para, de este modo, poder progresar cada curso y tener un amplio flujo de jugadoras desde alevín hasta absoluto.

twitter-bird@nicolasarlanzon




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *