Serbia se va a por su cuarto oro Europeo consecutivo tras tumbar a la campeona del mundo

Los chicos de Dejan Savic jugarán su sexta final europea de las últimas siete tras vencer a la vigente campeona del mundo, Croacia, por 9-7

No hay quien pare a Serbia. Tras un partido accidentado, con dos expulsiones con cambio y cinco jugadores que no terminaron el partido, el combinado liderado por Dejan Savic luchará por el cuarto campeonato de Europa seguido tras conseguirlo en 2012, 2014 y 2016.

El 5-3 que reflejaba el marcador al final de los primeros ocho minutos auguraba un partido fluido y vistoso. Nada más lejos de la realidad. Serbia mandó desde el primer minuto y, aunque en ningún momento vio en peligró la victoria, los árbitros se hicieron con parte del protagonismo. El segundo acto comenzaba trabado. Ni rastro de los ocho goles que se vieron en el primer cuarto. Cuatro expulsiones por bando y un solo gol, anotado por el joven zurdo serbio Dusan Mandic, eran el balance de este segundo cuarto. Se fueron a la calle con doble expulsión definitiva Loren Fatovic por parte de los croatas y Milos Cuk por parte de los serbios, quien tuvo tiempo de anotar tres tantos.

Tras el 6-4 anotado por el capitán Andro Buslje, Croacia desaprovechó la oportunidad de ponerse a un gol antes del descanso. Un total de 20 expulsiones ponían fin a una primera mitad en la que la labor arbitral cobró más protagonismo que la calidad de dos de las mejores selecciones del mundo.

Croacia perdona, Serbia sentencia

Después de dos primeros cuartos antagónicos, Croacia tuvo tres superioridades a favor para invertir el marcador, pero las desperdició. No perdonó Stefan Mitrovic, quien tras un gran chut puso el 7-4 para la vigente campeona de Europa. Finalmente, en el cuarto hombre de más Andro Buslje recortaba distancias para la Cuadriculada (7-5). En este tercer acto también dijeron adiós al partido un jugador por cada lado tras cometer su tercera expulsión: Sava Randjelovic en Serbia y Ivan Buljubasic en Croacia.

El último cuarto arrancó con la expulsión del entrenador croata Ivica Tucak y dos expulsiones consecutivas a favor de los balcánicos. La segunda la aprovechó Andrija Prlainovic para poner el 8-5 y encarrilar el pase a la final. Mientras tanto, Marko Macan se convertía en el tercer jugador croata en dejar el partido.

En un final con poco por decidir, Croacia consiguió ponerse a dos goles (8-6). Finalmente, el tercer gol de Mandic y un último gol de Ante Vukisevic dejaron un marcador final de 9-7. Tras tres intentos fallidos de ganar el oro europeo en España (dos platas y un bronce), Serbia deberá superar al equipo anfitrión para invertir ese dato.

twitter-bird@marti_cerca

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.