full screen background image
Search

Un evento dulce dentro de un tiempo amargo para Krikorian

872
El seleccionador estadounidense después de conseguir el oro olímpico / V.K.

El seleccionador estadounidense después de conseguir el oro olímpico / V.K.

Después de tantas horas de preparación, entrenamientos, viajes, comidas, cenas, hoteles, aeropuertos, autocares y partidos, un deportista o entrenador pasa más tiempo con su equipo que con su propia familia. Aunque se pase tanto tiempo con esa ‘segunda’ familia, es la primera la que da todos los valores y prepara el deportista o entrenador para el camino hacia su futuro. El hermano mayor de Adam Krikorian, seleccionador del equipo femenino de waterpolo estadounidense, Blake, falleció el pasado 3 de agosto con 49 años. Aquél día el equipo ya estuba en Rio, preparandose para el primer partido de los Juegos Olímpicos ante España. Comprensiblemente Adam volvió a California para llorar la muerte de Blake con el resto de su familia, dejando la selección en las manos de los asistentes Dan Klatt y Chris Oeding. En una entrevista concedida a la revista americana Sports Illustrated, Adam dijo que de niño, Blake siempre le ganaba en el videojuego Atari. Pero no sólo le ganaba, a Blake le encantaba dejarle a Adam muy claro que era el perdedor. Hoy en día reconoce Adam que eso no fuera de mala intención sino que era para hacerle más duro como persona, como competidor. Le había enseñado uno de los valores más importantes para llegar a ser el jugador y entrenador tan ganador que ha llegado a ser. Las chicas de EEUU seguían entrenando bajo los órdenes de los asistentes, pero Adam volvió a su segunda familia en Rio para el estreno y victoria por un contundente 11-4 contra España. Ganaron todos los partidos del grupo y ahora están en semifinales contra Hungría. Y eso que las dos familias de Adam, tanto su original como su segunda, le han apoyado de sus maneras particulares para pasar el evento duro que es perder un hermano. La unión de la plantilla norteamericana se vio con claridad en la gran final, cuando las vigentes campeonas olímpicas le dedicaron la victoria a su entrenador.

twitter-bird@D_Harg




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *