full screen background image
Search

Xavi Valles: “Me retiré antes de que el deporte me retirara a mí”

1487

Un 3 de agosto de 2013 Xavi Vallès vivió su último partido de waterpolo como jugador profesional. Fue en una abarrotada Picornell en la que la selección española de Rafa Aguilar vencía a Grecia obteniendo el quinto puesto del Campeonato del Mundo que acogió la ciudad condal aquel año. La afición española le brindó un bonito homenaje que cuatro años después todavía recuerda con emoción. “Fui todo un privilegiado”, declara en esta entrevista a WATERPOLISTA.com Vallès, quien mantiene su vínculo particular con el mundo del waterpolo gracias al CN Sabadell donde ejerce de responsable dentro del Departamento de Sistemas, Redes y Conunicaciones del Club.

– ¿Qué es de Xavi Valles?
“Disfrutando del waterpolo, como gran aficionado que soy, desde el otro lado en este momento, se disfruta de otra manera. Por otro lado, trabajando como cualquier otra persona, en mi situación, en el departamento de Sistemas, Redes y Comunicaciones en el CNS, de alguna manera u otra, sigo vinculado a la “piscina” (la veo cada día)”.

– ¿Cómo matas el gusanillo por el waterpolo a día de hoy?
“Creo que los “grandes” deportistas siempre encuentran la manera de ‘matar el gusanillo’ competitivo que llevan dentro y mirar de seguir siendo competitivos… de la forma en que su cuerpo y su forma física les permite, en mi caso, jugando al Básquet con mi grupo de amigos, el otro deporte que me apasiona. Referente a el gusanillo del waterpolo, creo que son etapas, ciclos, que se tienen que cerrar y seguir adelante, aunque me gusta ver si puedo “partido de la jornada” de las grandes ligas Europeas”.

– ¿Echas en falta algo de la alta competición?
“Como te comentaba antes, creo que en la vida, hay varias etapas, una de ellas la deportiva. Este éxito, que te lleva a ser el centro de atención, los tratos personalizados, te da viajes y te envuelve entre medios de comunicación, esté conjunto de elementos logran en cierto momento sientas que vives en un mundo paralelo y a veces ficticio. Por ello, creo que hay que cerrar etapas o ciclos en la vida de uno mismo, porque si no pueden girarse en contra de uno mismo. El ‘desentrenamiento’ deportivo es necesario tanto para cuidar la salud física y mental”.

– ¿Cómo decide un jugador con tantos años dedicándose al waterpolo colgar el gorro?
“Hay dos tipos de retiro, el voluntario y el involuntario. En mi caso, pude decidir retirarme antes que el deporte me retirase a mí. Era el momento, la ciudad, la competición, la sensación deportiva ideal para llevarlo a cabo delante de mi familia y público”.

– ¿En algún momento te has arrepentido de haberlo hecho?
“No me he arrepentido, porque lo decidí yo. No fue una lesión ni algo externo. Fue una decisión mía. No hay nada malo en dejarlo, y estoy disfrutando mucho del momento actual, en otro plano diferente. Ahora puedo hacer otras cosas que cuando estaba compitiendo no podía hacer. Tanto de ocio como de otras actividades deportivas. Se disfruta de otra manera.”

– ¿Que ha sido lo mejor y lo peor como waterpolista?
“Podríamos hablar de un montón de cosas buenas que puede aportar el waterpolo. El deporte más completo (o entre los cinco del mundo), más competitivo, exigente, podríamos hablar horas y horas, pero te comento par de cosas. El trabajo en equipo es primordial, es una de las habilidades que las empresas demandan hoy en día, aprender del otro es primordial para que los negocios funcionen. Todos estos años, la gestión de grupo ha sido clave para nuestros éxitos. Me quedo con eso, lo mejor, el grupo (pude disfrutar de unos ambientes de vestuarios geniales) y las amistades eternas que se crean. Lo peor, por decir algo, las derrotas y las lesiones”.

– ¿Qué es lo primero que recuerdas cuando piensas en el día que jugaste el último partido?
“Alegría, emoción y feliz del momento que viví. Un privilegiado”.

– ¿Te hubiese gustado que hubiese sido de otra forma?
“No lo pienso”.

– ¿Como era el Xavi Valles waterpolista?
“A nuestro deporte lo he amado con locura, lo he hecho con la máxima intensidad, con mucha pasión y sacrificio. He aprendido a ganar, a perder, a saber que la motivación es esencial y a que el trabajo en equipo es una gran virtud.
Por eso, creo que siempre antepuse mis actuaciones personales en bien del equipo. Por mi posición, sabía que si no estaba bien posicionado, cerca de la portería rival, nuestro ataque no sería efectivo. Creo que era más por técnica y desplazamiento, que por fuerza. Siempre intentar ayudar a cualquier persona del equipo para lo que necesitase. Disfrutar al máximo cada momento vivido, porque la etapa del deporte que es corta pero muy intensa”.

– ¿Te ves reflejado en algún jugador que juegue en la actualidad?
“Complicado, porque tampoco veo ni un nuevo Jordi Sans, Salvador Gómez o Iván Pérez. Aunque si me dices que te diga algún nombre, Roger Tahull aparte, te diría que me gustaría ver en 2020 como han evolucionado la pareja de boyas jóvenes que tiene el CN Terrassa. Internacionalmente, me gusta por técnica y desplazamiento, el boya de la selección Montenegrina del Mundial Juvenil del último verano”.

– ¿Porque elegiste el waterpolo y no otro deporte?
“Eso fue cosa de mis padres, ya que siempre me pasaba los veranos cuando era niño con mi hermano jugando a lanzamientos con la pelota en la playa cerca de la orilla, y de allí decidieron llevarme a la piscina del barrio y hasta aquí”.

– ¿Cómo ves el waterpolo de ahora?
“Como bien comentaba y estoy de acuerdo con mi ex -compañero y gran amigo, Albert Español, hoy en día somos testigos de una lucha tremenda para conseguir el tiempo de la gente. Compañías de entretenimiento, marcas comerciales, medios de comunicación, equipos deportivos, artistas, canales de televisión, sitios web…todos se pelean por un minuto de atención, un clic en un enlace o un comentario en una publicación. La oferta que disponemos para gastar nuestro tiempo es infinita. En deporte, para obtener éxito se tiene que llegar a la gente y ofrecer espectáculo. En nuestro deporte en raras ocasiones aparece en algún canal de televisión, solo se puede ver en streaming (solo un partido de la jornada) y se puede seguir minuto a minuto algunas veces en redes sociales (no todos los equipos). Por otro lado, estamos en medio de una batalla de LEN y FINA para las nuevas reglas. Los cambios se tienen que ratificar al mes de julio en Budapest y van encarados en dos direcciones: por un lado, para que el juego sea más dinámico, se propone acortar los tiempos de posesión. Así, un ataque normal pasaría de 30 a 25 según, después de un córner se dispondría sólo de 15 segundos en lugar de reiniciar el cronómetro nuevamente, y las acciones de superioridad numérica se verían reducidas de 20 a 15 segundos. La medida del campo también sería más pequeña: de 30 a 25 metros en competiciones internacionales. Todo esto es muy razonable, pero comporta un problema: si con la modificación de reglamento propuesta el waterpolo se convierte en un deporte más exigente y físico, como se podrá soportar esta carga extra con menos efectivos? Por mi parte, creo que modificando la regla del lanzamiento de 5m pasarlo a 7m, haría que hubiesen mas movimientos, mas entradas, no todo el mundo podrá lanzar desde 7m ( lanzadores cualificados), y la figura del boya volverá a tener más protagonismo”.

– ¿Y concretamente el español?
“Pues la verdad, difícil de encontrar alguna solución a la financiación de los clubes. Cada vez tenemos más competencias a la hora de captar niños para nuestro deporte base. Tenemos que luchar contra otros deportes que tienen mas cabida en la televisión, publicidad, como fútbol, básquet, tennis, y así es difícil que las juntas quieran apostar por deportes que no tienen apenas beneficios. Si tuviéramos mas captación generaríamos más dinero y los clubes podrían hacer un replanteamiento de la situación. Eso añadido a que cada vez más los entrenadores no son cien por cien profesionales (dedicación completa), con los sueldos actuales, no pueden dedicarse por completo a entrenar solo, tienen que compaginarlo con otros trabajos. Eso influye en el rendimiento y la formación de los jóvenes. Creo que desde la Federación tienen que incentivar de alguna manera, existen propuestas, para hacer este deporte cada vez más profesional, y así, todo el mundo saldría ganando. Y hablando de la Federación, creo que la selección está en buenas manos, con mi amigo y ex compañero de infinitas batallas David Martín. La metodología que se implantó en su día en el CNAB está dando su fruto y creo que es un buen camino para conseguir resultados en la selección. No hay que olvidar, que el gran trabajo de Gaby -Hernández-, ahí estuvo, primeros de grupos en Río 2016 (lástima el cruce con Serbia, sino seguro que hubieran seguido luchando por medallas) hará un poco más fácil el camino de esta selección. Fácil no hay nada, pero si es cierto, que cogiendo a la base del titular de Río, mas incorporaciones de jugadores contrastados, más la suma de Perrone y Delgado y algún nacionalizado más, y sobre todo la gestión de grupo de David, hará que España vuelva estar en medallas. Eso sí, si siguen con la política de rejuvenecer el equipo como se dijo en la presentación del nuevo ciclo olímpico, si ninguna de estas incorporaciones comentadas, lo tendrán más difícil. Sea lo que sea, espero de corazón, buenos resultados”

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *