Un Europeo para disfrutar de nuestro waterpolo

Una de los mejores entrenadores del país que acumula más de 30 títulos diferentes es una voz más que autorizada para hacer una primera aproximación de lo que nos espera éste próximo verano en la ciudad condal con el Europeo

Lo que tenemos por delante es de vértigo. Un Europeo en el que seguro que volveremos disfrutar del waterpolo femenino, o mejor dicho, de nuestro waterpolo femenino. El de nuestras chicas, el de España. Después del sorteo podemos decir, en primer lugar, que partimos de dos grupos igualados con tres equipos fuertes en cada uno de ellos, un reparto que es habitual en una competición de este nivel.

[bs-quote quote=”Ser subcampeonas del Mundo es ante todo un orgullo; y ahora a por más éxitos” style=”style-16″ align=”left”][/bs-quote]

A España, más allá, de los equipos que de por sí le ha tocado es cierto que debutará en la Picornell por todo lo alto con un duelo ante Hungría, vigente campeón continental. Es cierto que a veces uno quizás prefiere jugar con un equipo que no sea tan potente para ir entrando en ritmo de competición, logrando de esta manera quitarte de encima los lógicos nervios. Sin embargo, la realidad es que haz de jugar con todo el mundo. Sólo una cosa más en cuanto a esto: Hungría es uno de los equipos más potentes, pero qué más da. A día de hoy veo a las chicas superiores a las húngaras, pero también al resto de equipos, siendo cierto que en Europa hay seis equipos potentes y cualquiera puede ganar si tienes un mal día. No vale improvisar, y cada encuentro es una final. A pesar de este aviso, tengo la sensación de que España está un escalón por delante de todos sus rivales.

Sin presión, mejor

Un paso por delante, pero sabiendo que un Europeo conglomera a lo mejorcito. Considero a estas alturas que habrá un buen nivel. Sumergidos en pleno ciclo olímpico (aún hay camino para Tokyo), el Europeo será una de las citas más esperadas y todos los que se acercarán a Barcelona no buscarán, otra cosa, que el oro sabiendo cada uno de los participantes que no suele ser muy habitual a nivel femenino el ver selecciones tapadas (la Canada del Mundial, un caso aislado). Y es que hay seis selecciones fuertes y la igualdad nos lleva a pensar que a pesar del posible nivel superior de España el oro puede recaer en manos de cualquiera de los denominados candidatos. Si me preguntan a mí, yo apuesto por España, puesto que están demostrando estar por encima.

[bs-quote quote=”Hay seis selecciones fuertes; pero a día de hoy España está por delante” style=”style-16″ align=”right”][/bs-quote]

Sin olvidar que las chicas juegan en casa, ante su público. Algo que por experiencia no creo que pueda suponer una presión más allá de la de por sí habitual, puesto que siempre te sientes cómodo jugando en casa, donde no es extraño ver como en muchos casos los arbitrajes pueden ser levemente mejor por el lógico ambiente que supone tener a más de 3.000 personas gritando durante los cuatro tiempos. Aunque tampoco es que te regalen nada (lógicamente). Te lo tienes que ganar y merecer. Tal y como hicieron en Budapest el pasado Mundial. Lo dieron todo y lograron un enorme éxito. Ser subcampeonas del Mundo es antetodo un orgullo. Lo que están haciendo estas chicas hasta el momento (y lo que le quedan por delante) es excepcional. Para recordar toda la vida. Y esto se ha hecho jugando y disfrutando del waterpolo, sin presión y desde la humildad. Y es que por ser subcampeón del Mundo no vas a conseguir el oro sin jugar, más bien tendrán que demostrarlo en el agua y este equipo es capaz.

twitter-bird@NaniGuiu

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.