Abel Ángel Martínez, de la generación de los valores

Este amante del waterpolo que se inició por medio del CN Helios, pasó por el colectivo arbitral y ahora conecta con el balón amarillo por medio de sus funciones como delegado federativo

El waterpolo siempre ha venido ocupando un lugar clave en la vida de Abel Ángel Martínez, quien tiene una estrecha relación con el deporte aragonés, ya que fue allí donde se inició en el balón amarillo por medio del CN Helios, aunque en un inicio lo hizo por medio de la natación, hasta que en la adolescencia se volcó de lleno con el waterpolo. Vivió de cerca el deporte como jugador, hasta que se introdujo en el arbitraje. “Tengo buen recuerdo de los inicios porque nos ayudaron mucho, ya que siempre se actuaba con un árbitro veterano que te ayudaba y aconsejaba (árbitros como Carlos Silbes y Sergio Escolano)“, recuerda con cariño una persona que ahora actúa como delegado federativo, teniendo en cuenta que según reconoce “es otra forma de vivir el waterpolo y pienso que es una buena fórmula para crecer tanto el arbitraje como el juego”, comenta un apasionado del balón amarillo, que en este sentido confiesa que “el waterpolo para mi es una gran familia, y por suerte o por desgracia tuve la oportunidad de jugar desde los doce años en varias categorías superiores con lo cual participaba en muchos campeonatos nacionales o en las fases denominadas antiguamente zona norte. Es una gran fuente de valores como el sacrifico, compañerismo, respeto y también disciplina“, puntualiza.

En este sentido, Martínez considera que el arbitraje nacional goza “de un gran nivel gracias también al nivel de nuestras ligas, puesto que tenemos muchos árbitros internacionales muy bien valorados a nivel mundial“, comenta el que fuera árbitro, quien considera a su vez que “para mejorar el waterpolo es necesario un mayor apoyo a los equipos que no disponen de instalaciones o que dependen de instalaciones para intentar sacar nuevos equipo de todas las regiones“, puntualiza Abel Ángel que por otro lado considera que “en Aragón creo que se está trabajando muy bien desde hace ya muchos años, prueba de ello es el nivel de los clubes que están en categorías nacionales como Escuela Waterpolo Zaragoza, CN Helios, y ahora EM Olivar que buscará acceder a Segunda División“, puntualiza, al igual que pone el foco en que para el waterpolo aragonés, “el principal problema es la falta de competición por la falta de equipos y después la falta de instalaciones públicas donde se pueda realizar la práctica del waterpolo“, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.