Álvaro Granados o como alcanzar el éxito sin perder la cordura

Relativizar y aprender, las dos claves de Álvaro Granados en los momentos duros que ha vivido hasta ahora como deportista de élite teniendo claro que hay que tener siempre los pies en el suelo

Hace tanto tiempo que Álvaro Granados empezó en el mundo del balón amarillo que ni lo recuerda y a día de hoy forma una parte tan importante en su vida que sería imposible de olvidar. “Es lo que me apasiona, a lo que me dedico, de lo que vivo, pero nunca hay que perder el punto de vista de que es un deporte y no es lo único, cualquier deportista debe pensar así”, asegura el número tres. Cuando un deporte ocupa tanto tiempo de tu vida, la constancia y el sacrificio siempre están al lado y la presión puede ser un factor que juegue en contra: “No todos los momentos son buenos y te replanteas si vale la pena seguir o no, pero por suerte son pocos y la mayoría son buenos y los recordaré toda la vida”, asegura Granados.

Llegar a la selección española es una de las aspiraciones de cualquier jugador y Granados recuerda con mucho cariño su momento de debut pese a los nervios: “Debuté porque un compañero se había lesionado a última hora, tendría 17 años y fue un partido de liga mundial contra Montenegro”. Por suerte la forma de jugar del Atlètic Barceloneta y la selección son similares ya que los entrenadores son hermanos: “Hay una gran comunicación entre ellos, se sigue una dinámica y entrenamientos parecidos”, añade el catalán. A partir de este día Granados ha jugado muchos partidos como internacional, tanto buenos como malos y dentro de los mejores para él se encuentra la semifinal del Mundial de Gwangju en 2019 cuando vencieron a Croacia: “Jugamos un partido de diez, el equipo dio un salto en lo deportivo y en lo personal, un salto de confianza bestial”, recuerda el jugador.

| La filosofía ‘Granados’

Y aunque no gusten tanto, también se viven momentos duros y no hace falta irse muy lejos para recordar el peor para Granados: “Fue la final del Europeo de Budapest de este año, fue duro, pero saco lecturas, estoy aprendiendo de ello y trabajando para que no me vuelva a ocurrir algo así”. Confiesa que le cuesta llorar, pero ese día hizo que el joven derramase alguna que otra lágrima para después tomárselo con filosofía: “Hay cosas mucho más importantes, hay que aprender de lo que ha pasado y eso es lo que convierte a un buen deportista en un gran deportista”, asegura Granados que tiene como lema deportivo este pensamiento. Pese a perder la final, conseguir una plata en un europeo sigue siendo un gran logro contando con el gran nivel que se vivió: “Sin duda el balance es positivo, hemos dado un saltito más en este europeo jugando a un nivel muy alto y plantando cara a selecciones como Serbia y Croacia”, analiza el deportista.

El waterpolo es un deporte minoritario y por consiguiente ofrece muy pocas oportunidades, el catalán asegura que vivir en una de las ciudades donde más activo está nuestro deporte nacionalmente ha ayudado a llegar donde está: “Por desgracia en España está muy centralizado en Cataluña, pero creo y confío que la Federación está trabajando bien e intentando llevar el waterpolo a todas las partes de España y eso es un logro para el deporte”. Aun así, una de las ventajas de ser minoritario es la cercanía de los amantes de este deporte con los grandes jugadores: “Nos llega más las muestras de cariño y las recibimos de una manera más sincera y sencilla, pero sin perder de vista que nosotros también hemos estado en ese lugar”, comenta Granados.

“A día de hoy, en esta situación de emergencia sanitaria derivada del coronavirus, lo más importante es la salud y el deporte es algo secundario”

Álvaro Granados – CNAB

El joven deportista también se acuerda de dos personas que para él han sido fundamentales en su crecimiento como jugador, en primer lugar, Svilen Piralkov, el que es la mano derecha de David Martin, apostó mucho por él y, en segundo lugar, Felipe Perrone: “He aprendido infinidad de cosas, tanto en aspectos deportivos como en extra deportivos y creo que es una suerte haberlo conocido”. Granados coincide con muchos de sus compañeros en que la situación que estamos viviendo referente al Coronavirus está afectando y afectará al transcurso normal de la liga, pero también está convencido de que no es lo más relevante ahora: “A día de hoy lo más importante es la salud y el deporte es algo secundario”. Deporte, series, cocina y descanso es lo que Álvaro Granados hace en estos días de cuarentena para llevar esta nueva tesitura de la mejor forma posible, aunque quiere volver a las piscinas pronto sabe que es momento de tener paciencia y cabeza.

twitter-bird@ines_lg99

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.