Amberes: el punto de partida de nuestra gran historia olímpica

En los Juegos de Amberes 1920, justo después del final de la Primera Guerra Mundial la selección española vivió en primera persona su primer compromiso en una cita olímpica

En un momento en el que el waterpolo español está mostrando un gran nivel en todas las competiciones. Dejando tanto en el femenino como en el masculino unos Juegos Olímpicos brillantes, sobre todo con la plata conseguida en Tokio por las chicas de Miki Oca que rozaron la excelencia. Campeona y subcampeona de Europa en el último Europeo de Budapest 2020, España se muestra como una de las selecciones más formadas, todo ello gracias al notable crecimiento de jugadores/as y de ambos entrenadores con un trabajo valiente. El waterpolo español tuvo la oportunidad de jugar su primer partido olímpico hace 100 años. Ahora tras cien años del primer partido olímpico se refleja el crecimiento a través de la historia del waterpolo español. En ese momento, comenzaron a construirse los cimientos que hoy en día tienen unos pilares fundamentales que han permitido luchar por todas las competiciones internacionales.

| Un equipo de otra época

El primer partido olímpico se disputó en los Juegos de Amberes 1920 y en un contexto delicado cuando aún era muy reciente el final de la Primera Guerra Mundial. El riesgo de jugar unos Juegos Olímpicos en ese momento era notable, tras acabar la Gran Guerra el ambiente no era el mejor para que se disputará una competición de esa altura. Sin embargo, Amberes acogió todos los deportes que se disputaban en ese momento, todo esto supuso una alegría para una ciudad que en aquel momento era de las más devastadas de Europa. Allí fueron doce las selecciones que disputaron la modalidad de waterpolo.

Dentro de aquellos Juegos Olímpicos las cicatrices de la Primera Guerra Mundial estaban presentes en todas las selecciones hasta en las propias instalaciones que se habían ideado en una ciudad hundida. La piscina donde España disputó su primer partido olímpico se llevó a cabo por medio del resultado de la guerra. Se utilizó un foso de la guerra para poder construir una piscina olímpica, el ambiente bélico estaba presente en todo momento. La selección española se vió en la obligación de constituir una Federación Española de Natación Amateur para poder competir en los Juegos Olímpicos. El primer partido de nuestra historia se disputaría un 22 de agosto de 1920 y terminó con victoria española sobre la selección italiana. El partido se disputó bajo un ambiente bélico, pero además sobre el frío de Amberes. El resultado se resolvería en la prórroga con triunfo español por 2-1. La selección española consiguió acceder a la siguiente ronda, sin embargo cayó de forma abultada (0-8) frente a la futura campeona, Gran Bretaña. El equipo estaba formado por Lluís Gibert, Manuel Armangué, Ramón Berdemás, Jaume Fontanet, Francesc Gibert, Enric Granados, Alfons Tusell y Antoni Vila-Coro. Nuestro recuerdo y reconocimiento 100 años después.

twitter-bird@enriquecalvoo

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.