Carla Fargas se ‘reinventa’ en el CAR de Sant Cugat

Tras colgar el gorro coincidiendo con la desaparición del CN Manresa, la ahora entrenadora se ha volcado en su trayectoria en los banquillos; hoy día es una de las integrantes del staff técnico de la Federación Catalana formando tándem con Jordi Valls

Para muchos, Carla Fargas es un diamante en bruto que está llamada a ser la voz cantante (más pronto que tarde) de esa camada de entrenadoras españolas que vienen destacando por encima del resto. Hoy día, la técnico catalana ocupa varios puestos de suma responsabilidad. Entre ellos el que comparte junto a Jordi Valls en el CAR de Sant Cugat desde que abandonó en 2016 el CN Minorisa, donde venía ejerciendo de coordinadora y entrenadora. Y es que en aquel entonces la Federación Catalana quiso premiar la buena labor que venía desarrollando Fargas integrándola en el staff técnico que ahora dirige Nani Guiu como Director Técnico de la FCN. Formada en la escuela de natación del desaparecido CN Manresa, con sólo 6 años, pasó a formar parte de los equipos de competición de natación pura de esta entidad hasta los 19 años, momento en que dio el paso al waterpolo. Lo cierto es que su capacidad no pasó desapercibida nunca por los dirigentes del club y pronto hizo sus primeros pinitos en los banquillos. Todo esto hasta el nacimiento del CN ​​Minorisa en que pasó a ser la coordinadora de la sección de waterpolo. Una sección que empezó de cero, sólo con los equipos alevín e infantil, y que ahora ya cuenta con seis equipos. Sobre sus inicios, pero sobretodo sobre sus retos a nivel profesional, Fargas habló largo y tendido con WATERPOLISTA.com, donde marco hoja de ruta que le gustaría llevar a cabo como entrenadora.

Fargas nos ha confesado que no comenzó a interesarse por el balón amarillo hasta los 18 años. “Hacía natación desde pequeña y, cuando me cansé de nadar, decidí apuntarme a waterpolo”, nos cuenta. Y es que cuando Carla empezó a jugar el waterpolo femenino estaba empezando a crecer. “Cuando yo empecé ya era absoluta y el equipo del Manresa estaba en nacional. En aquel momento el waterpolo femenino ya había crecido y ya se habían formado muchos equipos”, explica la catalana, que considera que era una jugadora “constante, con ambición y luchadora”, ha reconocido que echa de menos esa época. “Éramos un equipo unido y disfrutábamos entrenando y jugando”, nos cuenta.

El trabajo que está haciendo en el CAR la FCN es espectacular. Un claro exponente de ello son los resultados obtenidos este pasado verano”, reconoce Carla Fargas
En este sentido, Carla nos ha contado el momento en el que decidió colgar el gorro. “Decidí colgar el gorro cuando el CN Manresa desapareció. Llevaba dos años compaginando ser entrenadora de natación y waterpolo y jugar y tuve que decidir. Además, el último año de Manresa éramos muy pocas jugadoras de casa, vinieron a ayudarnos 4 jugadoras jóvenes cedidas del Sabadell, que nos ayudaron mucho a tirar ese año adelante”, dice la actual entrenadora, la cual ha reconocido que no fue una decisión fácil pero que fue “la más acertada”. Aun así, echa de menos cosas de su etapa como jugadora como “entrenar y tener un objetivo el fin de semana”. “Está claro también que echo de menos ver a las jugadoras, tener nuestros momentos de equipo tanto dentro como fuera del agua. Sigo teniendo contacto con varias de ellas, y a día de hoy, algunas son muy amigas mías”, añade.

Momentos buenos, pero también duros

La ex jugadora ha repasado sus mejores y peores momentos en el mundo del waterpolo, y aunque no es capaz de quedarse con un mejor momento entre viajes y divertidos entrenamientos, sí tiene un duro recuerdo de sus días como jugadora. “El peor momento que he vivido en el mundo de waterpolo y, podría decir uno de los más duros, fue cuando una amiga y jugadora del equipo tuvo un accidente de coche y falleció. Para mí, para todo el equipo y para el club, fue un golpe muy duro. Pasamos unos meses muy malos, pero, por ella, seguimos adelante”, revela Carla.

Tras terminar su carrera como jugadora, Fargas no se desvinculó del waterpolo, y comenzó su andadura en los banquillos. “Desde siempre me ha gustado hacer deporte y me fijaba en los/as entrenadores/as que tuve. A la hora de escoger la carrera universitaria tenía muy claro que quería estudiar algo relacionado con los deportes, y así lo hice. Primero cursé el módulo de grado superior, AAFE (Actividades de Animación Físico Deportivas), y posteriormente estudié CAFE (Ciencias de la Actividad Física y del Deporte) época durante la cual, empecé a ser entrenadora de natación y waterpolo”, nos cuenta.

Sus pasos la han llevado a la Federación Catalana de Natación. “Estoy trabajando el programa de tecnificación femenina y masculina junto con Jordi Valls y Svilen Piralkov en la Federación Catalana. Son niñas y niños cadetes. Al margen de lo que son los entrenamientos propiamente dichos, una de mis prioridades es que los niños y las niñas crezcan como deportistas y personas y sean mejores cada día. Inculcar unos valores a través del deporte creo que es fundamental”, explica Carla que además considera que “el trabajo que está haciendo en el CAR la FCN es espectacular. Un claro exponente de ello son los resultados obtenidos por las distintas selecciones nacionales, no sólo este verano que ha sido increíble, sino estos últimos años. Hay un equipo técnico y humano inmejorable.  Además aquí en el CAR de Sant Cugat disponemos de unas condiciones de trabajo envidiables” añade la catalana.

Mujer y entrenadora
“Me siento valorada y mucho, puesto que trabajar para la FCN representa una experiencia increíble y más al lado de entrenadores como Jordi Valls”, puntualiza la catalana
Carla, que quiere seguir mejorando y creciendo personal y profesionalmente, nos ha contado algunas de las dificultades a las que se enfrenta la mujer en nuestro deporte. “No es nada fácil, pero es cierto que poco a poco hay más mujeres que quieren dedicarse al waterpolo, algunas de ellas con gran experiencia y formación. Ya empezamos a ver entrenadoras responsables de equipos absolutos femeninos tanto a nivel nacional como aquí en Catalunya y otras que ya se hacen cargo de equipos masculinos y femeninos de categorías inferiores, afirma, alguien que considera que “a día de hoy, ya hay una mujer a nivel nacional que se encarga de un equipo absoluto masculino (Lorena Miranda) y, espero que en un futuro no muy lejano podamos ver entrenadoras responsables de equipos absolutos masculinos y que esto sea visto con toda normalidad”, sigue diciendo.

Con todo esto, Fragas se siente valorada dentro del mundo del waterpolo. “Me siento valorada y mucho. Trabajar para la FCN representa una experiencia increíble y tener la oportunidad de trabajar al lado de Jordi Valls y Svilen Piralkov es un aprendizaje constante en el día a día. Quiero agradecer a David Martin por confiar en mí, y, ahora a Nani Guiu y poder formar parte de ese gran equipo técnico”. “No sé dónde me veo en unos años, lo que sí sé es que me encanta trabajar para la FCN, compartir muchas horas con técnicos de tanto nivel y entrenar a jugadores y jugadoras que son el futuro del waterpolo catalán y muchos de ellos ya toda una realidad”, concluye Carla Fargas.

twitter-bird@clemenklan

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.