Cifras y curiosidades de una racha para la historia del waterpolo

Algo fuera de lo común en el deporte es acumular 241 victorias consecutivas en la fase regular de una competición; eso lo hizo el CN Sabadell hasta hace unos días cuando perdió en Can Llong ante el CN Mataró

La victoria y la derrota son el ABC del deporte. Desde pequeños hemos aprendido que unas veces se gana y otras se pierde. Algo fuera de lo común es acostumbrarse más a lo primero que a lo segundo. Y en el deporte de élite, donde la competencia es máxima, algo extremadamente excepcional es acumular 241 victorias consecutivas en la fase regular de una competición. Ni un mínimo desliz, ni un mal día, ni un empate esporádico. Nada. Por este motivo, lo que consiguió el Mataró el jueves pasado en Can Llong era difícil de creer para los ahí presentes. Quizás más para los amantes de las estadísticas y las hemerotecas que no para las propias jugadoras. Al fin y al cabo, casi nada es eterno. El Sabadell estaba en preaviso tras perder la Supercopa de España un mes y medio antes en los penaltis contra el mismo rival y en el mismo escenario. El cambio de paradigma en la liga estaba anunciado desde los movimientos que se sucedieron en verano.

Rememorando años anteriores, el Mataró se ha convertido en el principal candidato a desbancar al Sabadell de su trono. A finales de la pasada década lo intentaron equipos como el Mediterrani o el extinto Ondarreta. El conjunto del barrio de Sants tenía, hasta el pasado jueves, el honor de haber sido el último en vencer en liga a la plantilla entrenada entonces por Nani Guiu. Eso sí, estamos hablando del 2 de mayo de 2010, en el último partido de la final del playoff por el título y con Laura Ester y Jennifer Pareja en las filas del ‘Medi’. Desde entonces, 214 partidos invicto del Astralpool y 108 victorias consecutivas en Can Llong.

Dejando de lado las eliminatorias, el Ondarreta fue el último rival ante el que sucumbió el Sabadell en fase regular. Fue en Alcorcón hace justo 12 años, el 10 de noviembre de 2007. Entre las waterpolistas que jugaron aquél partido, una joven Pili Peña con 21 años y aún en Madrid, y unas aún más jóvenes Mati Ortiz y Maica García, con 17 años recién cumplidos. A partir de ese momento, una, dos, tres… y hasta las ya mencionadas 241 victorias consecutivas en liga regular. Si retrocedemos aún más con la máquina del tiempo y buscamos la última derrota en casa y en fase regular del Sabadell nos tenemos que remontar a principios de 2001… cuando al centro de Can Llong aún le faltaba un año para ser inaugurado. Desde entonces, 178 partidos invictas en casa. Como bien recordaba Adrián Arroyo, compañero en Ràdio Sabadell y autor de otros artículos en esta web, cuatro de las waterpolistas que actuaron el jueves pasado en el equipo de David Palma —Ruth Ariño, Laia Rion, Judith Prados y Nona Pérez—ni habían nacido por entonces.

Cifras que dan a entender la magnitud de lo que se ha apostado y se ha logrado en el Sabadell. Habría que hacer un extenso trabajo de investigación, de base en base de datos de otros deportes, y difícilmente encontraríamos algo igual. Ni el Atlètic-Barceloneta, la versión masculina del pentacampeón de Europa, ha conseguido encadenar una racha como esta durante sus años de reinado doméstico. El contador vuelve a estar a cero, pero la vida sigue y los títulos permanecen en juego. Ahora solo falta esperar para ver de qué pasta está hecho el espíritu de un equipo de leyenda (muy) poco acostumbrado a perder.

twitter-bird@PauVituri

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.