Claudia Abad: la aliada de Xavi Pérez en el agua

La deportista madrileña que reconoce sentirse "muy a gusto" en el CN Terrassa analiza en WATERPOLISTA.com el actual momento tanto del equipo catalán como el suyo a título particular

Tras un reconfortante periplo al otro lado del charco, Claudia Abad dice vivir un momento dulce en su carrera deportiva a las órdenes de Xavi Pérez en el CN Terrassa en una temporada que viene afrontando con suma ilusión debido a que reconoce sentirse “muy a gusto”. “El equipo es joven pero muy acogedor. No hay malos rollos y todas son muy trabajadoras a la par que divertidas, y así es muy fácil trabajar”, reconoció la deportista madrileña a WATERPOLISTA.com durante la celebración del WP Kids Tour 2019 de Madrid, donde Abad fue una de las embajadoras de un evento en el que a su vez confesó que la adaptación al plantel fue cómodo. “No he tenido ningún problema a la hora de integrarme. Los primeros días al ser de la mayores del equipo pensé que sería diferente, pero me han sorprendido a bien. Me encanta ir a entrenar porque siempre me sacan una sonrisa. A parte fuera de la piscina siempre solemos hacer cosas juntas y eso solidifica el equipo“, explica Abad.

Tal y como puntualizó Claudia es una de las jugadoras de mayor edad del primer equipo y eso le hace asumir un rol de peso dentro del día a día del grupo dirigido por Xavi Pérez, que ha sido la gran sorpresa para nuestra protagonista. “A Xavi solo le conocía de vista, cuando jugábamos con Terrassa, le veía competitivo y muy intenso. Antes de venir me habían hablado de él, de lo mucho que protege a sus jugadoras y se preocupa por ellas. Y he de decir que es totalmente cierto, es un entrenador muy cercano, siento que puedo confiar en él para contarle cualquier cosa tanto de waterpolo como externo. Le gusta ganar y ser el mejor y eso es algo que para mi es fundamental en un entrenador, el ser ambicioso“, argumenta alguien que en parte ha variado su ritmo de vida debido a que trabaja algunas horas más que el curso pasado. Claudia, que actualmente, combina los entrenos (uno de mañana y otro de noche) con el trabajo de profesora de inglés tiene claro cuáles deben ser sus retos a título individual. “Quiero mejorar como jugadora, y ello implica querer ser rápida, tener buen lanzamiento, mejorar mi defensa…. Todo esto que me lleve a aportar ese granito de arena para así poder quedar entre los cuatro primeros en la liga”, puntualiza una jugadora que se centra en poner el foco en los objetivos que debe plantearse el colectivo: “Hay que ser ambicioso y por lo tanto un tercer puesto este año creo que seria nuestro objetivo colectivo. El Sabadell y Sant Andreu siendo realistas están a un pasito por encima nuestros. Los demás equipos como son Mataró, Rubí y Mediterrani son equipos accesibles y de nivel parecido“, explica.

Una actitud única

Aunque tal y como demuestran las palabras de Claudia el reto puede ser acabar entre los tres primeros clasificados de Liga, los mimbres de este proyecto van algo más allá debido a la juventud de la plantilla, algo que para la madrileña te aporta tantas cosas buenas como no tanto. “Positivamente creo que es la actitud, al ser jóvenes todas tienen ganas, se nota la entrega. No llevan tantos años en esto por lo que siempre quieren mejorar y aprender. Y por la parte negativa obviamente la falta de experiencia. El jugar x años en División de Honor te va dando experiencia a la hora del juego y eso es algo que las jugadoras mas jóvenes no tienen“, confiesa Abad que vivió hace unos años ya al otro lado del charco “una de las mejores experiencias de su vida tanto a nivel personal como deportivo”.

Como jugadora crecí a niveles agigantados, ya que jugar con gente de tanto nivel, la profesionalidad que imponen allí, las horas y horas de entrenos, las condiciones todos son puntos para llegar a ser una mejor jugadora. Como persona creo que me aportó la madurez que tengo hoy en día, el vivir sola en un país de habla distinta me hizo crecer y hacerme fuerte“, argumenta una jugadora que considera que en Estados Unidos “le dan mucha más importancia al deporte”. “Allí implican mas horas y más dinero, y eso se nota. Las condiciones son incomparables, hasta el ultimo equipo de la liga entrena doble sesión, todas van uniformadas, tienen fisio, horas extras de video, estiramientos y demás elementos claves. Respecto al juego creo que allí es mas físico, en general las jugadoras son mas fuertes, y suelen ser polivalentes eso hace que el juego sea un poco más movido”, apostilla una deportista a la que le gustaría que se apoyara más al deporte femenino, y en especial al waterpolo. “Sé que con los años esto ha ido cambiando gracias a los logros de las guerreras tanto en mundiales como olimpiadas y europeos, pero aún así creo que hay mucho por trabajar. Las diferencias de sueldos, condiciones, sponsors… entre masculino y femenino son muy diferentes“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.