‘Con el juego no se juega’

Nuestro deporte ha vivido un avance significativo, y actualmente son más presentes los torneos, campus, stages, y eventos similares y/o relacionados que logran enriquecer y potenciar, y por tanto hay que definir la creación de esta 'escuela deportiva'

No cabe duda que en los últimos años nuestro deporte ha vivido un avance significativo. Actualmente son más presentes los torneos, campus, stages, y eventos similares y/o relacionados que logran enriquecer y potenciar el desarrollo integral de nuestros y nuestras deportistas. Lo mismo ocurre con el número de licencias y escuelas deportivas. Una gran noticia para el mundo del balón amarillo.

No obstante, todavía nos cuesta definir y profundizar acerca de las implicaciones y consecuencias que conlleva la creación, estructuración e impulso de una escuela deportiva. Ésta tiene el objetivo de iniciar el aprendizaje, perfeccionamiento y especialización de una o varias modalidades deportivas desde un enfoque integral (motriz-cognitivo-afectivo), donde el y la deportista es la protagonista. Siempre. Indudablemente, nos sentimos orgullosos y orgullosas cuando hablamos de nuestra cantera, de nuestro presente y futuro, de nuestro tesoro. En otro post comentamos que los niños y niñas donde mejor se sienten es en C.A.S.A., debido a que les supone un espacio de Curiosidad, Admiración, Seguridad y Alegría (Aguado, 2014). Por esa razón, los clubes deportivos tienen la obligación de crear y consolidar una situación semejante a la citada si creemos que el niño y la niña son el eje central, lo fundamental.

Sinceramente creo que esta realidad todavía no es visible a nivel general y nos queda largo camino por recorrer. Todavía se ve al niño y/o niña como una pequeña adulta. A pie de piscina y fuera de ella. Durante toda la semana. Sin embargo, el niño es niño, en mayúsculas. Y la niña es niña, en mayúsculas. Con sus fortalezas y debilidades. Igual que tú, igual que yo. José Antonio Marina (2011) plantea que todas las personas nacemos con los siguientes deseos: el deseo de pasarlo bien; el deseo de que nos quieran, de querer, de que nos aplaudan, de sentirnos importante en medio de otros y otras; y el deseo de sentirnos capaces, competentes, útiles. De esta manera, debemos respetar su tiempo, respetar su proceso, respetar su infancia. Y para ello, tenemos ante nosotros y nosotras un gran aliado: el juego.

En Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama, Francisco Mora (2013) nos explica que “el juego en el niño se produce utilizando esos mecanismos de la curiosidad que están conjuntados con la emoción, la recompensa y el placer. El juego es el mecanismo inventado por la naturaleza a través del cual el niño aprende y adquiere habilidades y capacidades de un modo eficiente y que le hacen más apto para el mundo”. Del mismo modo, Jesús C. Guillén (2012) determina que “el juego es imprescindible porque despierta la curiosidad, es placentero y nos permite aprender. Los estudios demuestran que al jugar se libera dopamina y se promueve la memoria de trabajo, una memoria a corto plazo que utilizamos al conversar, leer o reflexionar, se mejora la autoestima, se desarrolla creatividad y se optimiza la atención. El feedback y la motivación asociados al juego son imprescindibles para el aprendizaje”.

Igualmente, se ha comprobado que los y las estudiantes asumen mayores riesgos cuando las tareas escolares se presentan como juegos (Howard-Jones, 2011). En ocasiones, la incertidumbre o el miedo a equivocarse a consecuencia de la actitud presentada por el o la referente, les impide crear, les impide soñar, les impide crecer. Chris Frith (2008) dice que “estas señales sobre los errores de nuestras predicciones nos permiten aprender sobre el mundo sin necesidad de profesor”. Así, el error se convierte en compañero de viaje. Reflexionemos. Por lo tanto, “es jugando y solamente jugando que el individuo, niño o adulto, es capaz de ser creativo y de usar su personalidad completa. Es sólo siendo creativo que el individuo descubre su yo” (Winnicott, 1975). Lo dicho, con el juego no se juega.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.