De Cataluña a Colombia: la historia del CN Badia

Daniel Páez, con pasado en el CN Badia del Vallés, fundó primero en Bogotá y tres años después en Barranquilla un club de waterpolo con el mismo nombre y escudo que el de la entidad catalana

Si hay una historia reciente de un club que cuenta con el waterpolo entre sus disciplinas, esa es la del CN Badia. El equipo fue fundado en 1978 en la zona de Badía del Vallès, que sería reconocida como ciudad en 1994 ya que desde el 75 hasta esa fecha pertenecía a las ciudades colindantes de Cerdanyola del Vallès y Barberà del Vallès. “El club nace debido al gran poder vecinal de la ciudad y para cubrir una necesidad básica de ésta, los valores del deporte”, nos cuentan fuentes del club. Y es que desde su fundación hasta hoy en día, el conjunto catalán ha sido un pilar fundamental para la ciudad ya que siempre ha sido de los clubes con más afluencia de deportistas. El club, únicamente centrado en la natación en sus inicios, apostó por el waterpolo en 1998 y la actividad comenzaría justo al año siguiente. Curiosamente, el club tiene una estrecha relación con otro formado en Colombia en el año 2006 con el mismo nombre. En ese año comenzó a jugar en el equipo Daniel Páez, un chico colombiano al que le encantaba el waterpolo. “Dani estuvo jugando cuatro temporadas en el club dónde se enamoró de los valores del Club Natación Badia, de su ambiente y de sus gentes”, nos dicen.

Al volver a su país únicamente tardó 1 año en fundar el Club Waterpolo Badia del Vallés en Bogotá y 3 años más tarde su hermano fundaría el Club Waterpolo Badia del Vallés en Barranquilla”, nos siguen diciendo. Sin embargo los años han ido pasando y han ido coexistiendo los 3 clubes, pero la distancia y los cambios de junta han ido enfriando las relaciones entre España y Colombia por lo que este año los miembros de los tres bloques han decidido oficializar el hermanamiento de los tres, y apostar por la colaboración entre clubes. “Creemos que éste paso simbólico nos permitirá retomar las relaciones entre los clubes y hacer que se establezcan unos lazos de colaboración en los ámbitos deportivos, comerciales, culturales y solidarios”, afirman.

Dos clubes del mismo nombre en países distintos

Para el Badía, tener dos clubes del mismo nombre en dos países distintos supone “un orgullo”. “Cuando Daniel regresó a Colombia pudo escoger un nuevo nombre, escoger un nuevo escudo, pero en vez de hacer todo eso decidió fundar su propio club y utilizar para ello nuestro nombre y nuestro escudo, demostrando así el bonito recuerdo que tenía de haber jugado aquí. Como club, nada nos puede hacer sentir más orgullosos que jugadores que hayamos tenido en nuestra piscina, den un paso tan importante como es la fundación de un club y nos tengan tan presentes”, nos dicen orgullosos desde el equipo. Ahora mismo en Cataluña el club cuenta con 140 deportistas, y aunque se sienten contentos, las fuentes del equipo nos aseguran que desean que esa cifra aumentara, algo que saben que no es fácil y que no depende solo de ellos. “Podríamos tener más jugadores y más categorías pero la lámina de agua es la que hay y tenemos que coexistir con cursillos de natación ofrecidos por el ayuntamiento y clubes que también usan las instalaciones como el de triatlón”, revelan. Además, en Colombia hay hasta 80 waterpolistas repartidos entre los dos clubes.

No ha sido un camino fácil y hace dos años el club sufrió uno de los peores momentos de su historia y estuvo a punto de desaparecer por culpa de una mala gestión. “Por suerte, con una moción de censura, los socios eliminaron a la persona al cargo y poco a poco estamos volviendo a los niveles de tranquilidad y de ilusión que había antes”, nos cuenta el Badia. Además, en el club catalán están apostando por una escuela conjunta que una la natación con el waterpolo, ya que el deseo es el de desarrollar ambos deportes. “Para ellos estamos formando a deportistas que se están especializando poco a poco en ambos deportes para que el día de mañana puedan competir en los dos y así prolongar los años en los que están vinculados al club”, explican.

Dar el salto a nivel nacional

Uno de los deseos del bloque es aumentar su influencia a nivel nacional y así nos lo cuentan. “Estamos luchando para promocionar el nombre del club. Queremos que sean más nadadores y waterpolistas los que luchen en categorías superiores y demostrar que en Badia del Vallès tenemos mucho que aportar al mundo de la natación y el waterpolo”, han comentado. Para la junta directiva, el mayor reto en estos momentos es el económico. “El club está en Badia del Vallès, uno de los municipios con menor renta per cápita de Cataluña, y si a esto le sumamos que no tenemos socios que solamente vengan a nadar, ya que las instalaciones son propiedad del ayuntamiento, tenemos como resultado que el club está formado únicamente por deportistas que pagan fichas federativas, árbitros, desplazamientos, entrenadores… Haciendo que las cuentas del club estén más justas de lo que nos gustarían”, afirman.

Por si esto no fuera suficiente, durante estos dos años, después de la moción de censura, el club ha tenido que ir pagando una deuda con la federación catalana heredada del anterior mandato. Es por eso que con la mente en intentar bajar las cuotas a nuestros deportistas y en poder financiar posibles ascensos de categorías en nuestros deportes, estamos a punto de llevar a cabo una campaña de patrocinio como nunca se había hecho antes en el club. Estamos hablando con varios clubes de los alrededores para que nos aconsejen y nos asesoren en éste paso, así como con el ayuntamiento para que nos respalde y podamos conseguir uno o varios patrocinadores que nos ayuden a hacer que el Club Natación Badia sea un referente para la ciudad y para la natación y waterpolo españoles”, concluyen desde el club.

twitter-bird@clemenklan

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.