‘De la masa sale… ¡el pan!’

Cada año hay más equipos y cada vez hay más competiciones. ¿Realmente todo este guirigay de equipos y de competiciones están consiguiendo en suma que se supere el nivel con mayúsculas del waterpolo?

Esta semana hemos podido comprobar la realidad del deporte rey, El Real Madrid pierde de manera ostentórea que diría Sr Jesús Gil, en casa para satisfacción y alegría de sus detractores. Lo que está claro que la final una vez más la jugará el CF Barcelona y otro más en este caso el CD Valencia. Lo que tenemos claro normalmente es quién siempre está en la cresta de la ola. En nuestra competición de Copa del Rey 2019. Una vez más y van…. se ha perdido la cuenta. El CN Atlétic Barceloneta ha vuelto a consolidarse una vez más como sempiterno campeón de liga y de Copa. La noticia en todo estos Campeonatos es el saber quién será el segundón que acompaña en la final al gran campeón anécdotas incluidas como los 23 años que ha esperado el CE Mediterrani para volver a estar en una final.

La liga no tiene aliciente hace ya muchos años. Todos sabemos que fulanito ha quedado segundo y menganito baja de categoría. Desplazar al campeón… nadie, y lo peor, es que ni se le espera, ni se le conoce. Las razones son variopintas. Poco presupuesto en las entidades para enfrentarse a una competición, jugadores insuficientes, entidades con muchos equipos para poder enfrentarse a tantos frentes en óptimas condiciones y un largo etcétera.

Recuerdo en tiempos pasados cuando la DDR (Alemania Oriental) tenía grandes éxitos en natación y atletismo a nivel mundial y olímpico. Se le preguntó porque no se dedicaba a trabajar con equipos de conjuntos (balonmano, baloncesto, fútbol,etc).La respuesta fue: “No podemos enfrentarnos a diversos frentes en óptimas condiciones y hemos elegido la competición individual“. Quizás hay excesiva competición y que cualquier entidad que se platee competir en grupos de edades y en categoría masculina y femenina debe de sopesar si va a poder hacerlo en condiciones de cierta solvencia o por el contrario se ciñe a labores sociales en las que compitan la mayor cantidad de sus miembros sea cual sea el resultado final.

La competición nacional debe de superarse y ser más competitiva pero hay que solucionar estos pequeños detalles, económicos o sociales. Que no permiten situarse en la misma línea de salida a los diferentes miembros de la prueba. Este punto de vista se circunscribe a la poderosa Cataluña que milita con ocho equipos en la División de Honor. El resto de equipos de otras zonas, cuatro en este caso, podemos echar un vistazo de soslayo en la clasificación de esta semana y nos dará una idea al respecto. Real Canoe NC situado en octava posición, representante principal de la capital de España. Viendo anualmente como cada año emigran sus talentos o al menos los talentos de Madrid a otros lares por falta de interés o de potencial o ambos. AR Concepción que ha tenido el baño de azufre más que de fuego esta temporada consiguiendo hasta ahora batir el record de derrotas en una liga. CN Echeide equipo canario luchando por los tres últimos puestos. CN Navarra situado delante del CN Catalunya único equipo catalán situado en la zona baja. En la Primera División, el IARA-Latina hasta hace poco luchando por los primeros puestos va lentamente descolgándose de la cabeza. Y finalmente en la Segunda división Tres Cantos parece que se aguanta por el centro de la clasificación así como el grupo IARA-Latina que una vez más consiga mantenerse en la cola del pelotón.

Se habla y se hablará del gran esfuerzo por ampliar el espectro de equipos y de ciudades y Comunidades que inviertan e intervengan en esta gran fiesta del balón mojado. Cada año hay más equipos y cada vez hay más competiciones. ¿Realmente todo este guirigay de equipos y de competiciones están consiguiendo en suma que se supere el nivel con mayúsculas del waterpolo? Nuestro equipo nacional está consiguiendo consolidarse gracias al esfuerzo de los sufridos clubes que están aportando un montón de arena y de grava para poder elevar nuestro nivel. Y es que las diferentes Federaciones están comprometidos con esta superación y aportan su apoyo incondicional y naturalmente con hechos, tales como ayuda en horarios para los equipos participantes en competiciones nacionales.

Un seguimiento solvente de sus jóvenes talentos para que puedan continuar su formación en equipos adecuados a su nivel y que no se pierda el trabajo y el dinero empleado en su formación. Las competiciones programadas en cada una de ellas es la más adecuada o es tan sólo de compromiso sin crítica a los resultados concluyentes. Con la aportación conjunta de los diferentes clubes que participan en la competición pero no en su elaboración. Consolidar a sus equipos a través de una programación acorde a lo que se espera para una competición nacional y una participación más que testimonial en los equipos nacionales.

Alguien dijo hace muchos años que de la masa se saca la calidad. Se comentaba que era los soviéticos los que proclamaban esta sentencia. Si la población deportiva no entrena, compite y se mantiene a nivel de superación extrema y en los mejores condiciones tanto deportivos como económicas. Seguiré pensando que de la masa se saca… el pan

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.