El 52% de los árbitros en Nacional son catalanes

Con los datos en la mano hacemos un repaso sobre la distribución geográfica de árbitros nacionales por las cuatro categorías, comprobando entre otras cosas que de los 89 colegiados a nivel estatal, 46 radican en Cataluña

Un colegiado en una piscina / QUINTÍN GARCÍA

negar la influencia de Cataluña en el mapa nacional es cuanto menos una aberración. Y a los números me remito. Este año de los 55 equipos participantes en categoría nacional, 26 radican en Cataluña, es decir un 47,3%. En División de Honor ésta presencia es mucho más boyante. Sin ir más lejos, en la Liga PREMAAT hay nueve clubes catalanes de los doce participantes, mientras que Iberdrola hay siete de diez. Éstos registros provocan que se produzca un trasvase de éxitos dentro de sus fronteras. Es más, en competición masculina sólo ha habido un equipo no catalán capaz de hacerse con el título de campeón: hablamos del Real Canoe madrileño que logró en 1999 y 2000 sus dos únicos Campeonatos. Situación similar en la femenina, puesto que tenemos que retornar al año 2006 para recordar un título de un equipo más allá de las fronteras catalanas. En aquella ocasión fue el histórico Ondarreta Alcorcón.

Éste poder de influencia se da por razones obvias a la par que conocidas: la tradición y el arraigo histórico del deporte del balón amarillo en Cataluña, la profesionalización puesta en marcha por los clubes (en la mayoría de los casos con una nutrida masa social) y por último la estructura deportiva y técnica que se lleva a la práctica desde la base. Es por todo ello que no es extraño comprobar como el gremio arbitral no es ajeno a esta relación de amor entre el waterpolo y Cataluña. A día de hoy el Comité Catalán es el más numeroso con 130 árbitros y más de 250 auxiliares. Algo que se entiende si tenemos en cuenta que tiene más de 3.400 fichas entre todas las categoría, lo cual nos da 246 equipos de 36 clubes diferentes. Desde la Federación Catalana se calcula que cada fin de semana se juega más de 100 partidos en todo el territorio autonómico.



El curso más completo

No obstante, el estamento arbitral catalán no sólo destaca por ser numeroso, sino por ser de calidad. Algo que le permite ser el 52% de colegiados nacionales. De los 89 árbitros que copan las cuatro categorías, 46 son catalanes, uno menos que la temporada pasada debido a una excedencia. Para Sergio Galindo, presidente del Comité Catalán esto es tan sólo un “reflejo de la también destacada presencia de equipos catalanes en Ligas Nacionales”. Según el árbitro internacional la preparación de los colegiados juega un papel fundamental: “el curso de acceso a árbitro y auxiliar en Cataluña consta de 22 horas de teórica y 15 de prácticas, más 5 prácticas en partidos oficiales y asistencia a dos partidos de División de Honor comentados por los profesores. Creo que pocas comunidades tienen un curso tan completo. Este año tenemos 36 alumnos 16 para árbitro (entre ellas 6 chicas chicas) y 20 para auxiliar“, reconoce a esta web.



En cuanto a categorías, Cataluña supera al resto de Comunidades a excepción de en el grupo C donde cuenta con el mismo número (seis cada una) de árbitros que Madrid, segunda en el ránking con 16 representantes a nivel nacional. Una de ella mujer, puesto que nueve son las árbitras que copan todo el protagonismo del gremio. De las cuales cuatro son catalanas y ninguna de ellas en la categoría más alta (en la A). Tres forman parte del grupo A1. Entre ellas destaca la única colegiada de las Islas Baleares entre las cuatro categorías que además es junto a siete compañeros más árbitro internacional, siendo todos de Cataluña a excepción de la balear, del único representante de Aragón (lo hace en categoría A) y de un colegiado andaluz, único de ésta Comunidad en el grupo de los 21 mejores árbitros del país. Andalucía, por su parte, nueve árbitros y es la tercera comunidad con mayor representación.

Por último, destacar que a día de hoy hay hasta diez Comunidades que no tienen representación a nivel nacional. No obstante, está en marcha los exámenes por lo que se puede acceder.  Anualmente el CNA convoca curso de árbitro nacional y cada territorial presenta a los candidatos que cree oportuno. Requisito hasta la fecha llevar tres temporadas como territorial, por lo que se debe presentar un currículum de los últimos tres años. En Cataluña, sin ir más lejos, tienen categorías A a posibles candidatos. “Intentamos siempre presentar árbitros jóvenes con proyección“, confiesa Galindo.



twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.