El reto de Victor Cabanas en el CN Sant Feliu: “Espero aportar experiencia, intensidad y seriedad al equipo”

El deportista catalán con experiencia en División de Honor a través de CN Sabadell y CN Sant Andreu ocupará ahora un destacado rol en el proyecto del CN Sant Feliu que buscará luchar por el ascenso a la máxima categoría del waterpolo español

Una temporada más, el CN Sant Feliu se presentará como uno de los equipos que tiene entre ceja y ceja luchar por el ascenso a la máxima categoría del waterpolo español. Y justo por este motivo, está confeccionado una plantilla que mantenga por un lado el bloque plasmado el curso pasado, pero por otro que de un plus a un equipo que entre otras novedades contará con la de Víctor Cabanas, un jugador con notable experiencia en División de Honor debido a una trayectoria marcada principalmente por la constancia y el trabajo. “Desde los once años, el waterpolo fue mi prioridad absoluta en todas mis decisiones. Tuve una fase ascendente muy motivada por alcanzar un nivel olímpico entre los 15 y los 20 años. El apoyo de entrenadores como Rupert, en las categorías del Sabadell, Didac Cobacho en el el juvenil del Terrassa, y en especial Javi Aznar, que me dió mi primera oportunidad en un absoluto, y Quim Colet que apuesta por mi como titular de la selección junior en Volos donde ganamos una plata mundial, me dieron pie a creer que podía llegar a un gran nivel a pesar de ir acumulando una interminable lista de lesiones en los hombros. Xavi Garcia era mi absoluto referente en ese aspecto. Con 20 años, aprendo por las malas que los actos tienen consecuencias y me cargo mi ascenso. Aun así, y gracias al apoyo de Chava Gomez, a quien siempre estaré agradecido de su apuesta por mi, recaló en Sabadell para una etapa adulta como jugador, disputando ligas contra un Barceloneta intratable y jugando fases de Euro Cup y Champions. Aunque sabiendo que no volverían a llamarme para la selección. Con 25 años, justo el día antes de empezar el playoff, el hombro dice basta y me lesiono de forma grave. Tengo que pasar por quirófano, dejo de jugar durante 6 meses y, a partir de ahí, cada día de entreno supone dos horas de fisioterapeuta adicionales para poder seguir jugando. Aguanto dos años más con el nivel que exigen Chava y posteriormente Quim en el Sabadell, pero mentalmente no puedo seguir con ese nivel de dedicación y sufrimiento“, explica de manera detallada un jugador que una vez el CNS decide prescindir de él abre una nueva etapa deportiva y también vital.

Mientras termino el MBA y me adapto mi vida deportiva a la laboral, me llama Juan Carlos Sanchón para ayudarle en CN Sant Andreu, con un equipo humano increíble con quien ya había conectado al instante. Conseguimos un resultado histórico en el club ese año y es el momento en que me decido a, por primera vez, cambiar de prioridad y acelerar en mi carrera profesional, alejado de las piscinas. Con “Sanchi” llegamos al acuerdo de seguir entrenando con ellos por si me necesitaban debido a lesiones o sanciones, pero este año me ha mostrado que el nivel de exigencia en división de honor requiere una implicación que ahora mismo no puedo dar“, comenta Cabanas que fue este año cuando recibió la llamada del CNSF que le propuso un proyecto al que sus circunstancias laborales y personales le ofrece capacidad de adaptación, más allá del ambicioso reto de luchar por ascenso en División de Honor.

En este sentido, este periplo que Cabanas abrirá en El Complex supone una ilusión, a la vez que un reto para un jugador dedicada, disciplinado que entre sus puntos fuertes está su visión de juego, pero también su capacidad de asistencia. Bajo estas premisas, el catalán se suma a un proyecto que define como “más modesto, pero ambicioso“, y que ahora mismo se adapta a los estudios que cursa y a los dos trabajos que tengo fuera del mundillo del waterpolo. “Me parece un equipo con potencial. Fran es conocedor de los recursos que tiene y ha sabido montar los fundamentos de un equipo que crezca año tras año para llegar a subir de División de Honor sin quemarse en un par de temporadas y perder lo logrado. Ahora, toca aprovechar la oportunidad que ha sabido moldear“, relata a la vez que define el jugar en una Liga de Primera División como “un reto distinto”. “En mi experiencia, División de Honor está a veces encasillada en el presupuesto de cada equipo. Con Sant Andreu desplegamos un juego muy ordenado, capaz de ganar a los demás y poner en apuros a los cuatro grandes de la liga, pero nunca logramos quitarles un punto por muy cerca que estuviéramos. En Primera el objetivo está muy claro y el nivel muy parejo. No centrarse en un partido te puede costar el objetivo porque los niveles son mucho más similares”, detalla, a la vez que desvela que en el CNS espera aportar “experiencia, intensidad, seriedad y mucha solidez al equipo”, teniendo muy claro que a estas alturas de carrera deportiva su cabeza va “año por año”. “El último objetivo que me propuse fue llevar al Sant Andreu a Europa y ayudé a lograrlo. Este año el objetivo es el ascenso del Sant Feliu. En adelante, ya lo decidiré“, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.