España no cree en los cuentos de hadas

Los de David Martín superan a una débil Malta en su debut por 4-21 en un partido sin historia que sirvió al técnico para preparar los cruciales duelos ante Francia y Montenegro

Debutar con una victoria siempre es plato de buen gusto. Hacerlo con una goleada, todavía más. Y es lo que hizo la selección española masculina en el Campeonato de Europa de Barcelona, que se aprovechó de una débil Malta que poco pudo hacer más allá de marcar cuatro goles, uno en la primera y tres en la segunda. La considerada como una de las cenicientas del torneo vio como España, que aprovechó para preparar su estrategia de cara a los definitorios duelos ante Francia y Montenegro, le pasó por encima (4-21).

Nada pudieron hacer los de Karlo Izzo, que fueron los encargados de inaugurar el marcador, para contrarrestar el alto ritmo impuesto por los locales. Un combinado nacional que se tomó el partido como un entrenamiento se tratara. Eso sí, un entreno de alta intensidad en el que, sobre todo, practicaron el lanzamiento a puerta. Delante, un portero, Nicholas Gritxi, que, seguramente, fue de los mejores de su equipo. Al menos, el que más protagonismo tuvo durante los tres cuartos que jugó al evitar una derrota más contundente.

De más a menos

La gasolina le duró una mitad a los malteses, a los que la selección les endosó dos definitorios parciales de 1-4 y 0-5. Minguell, Granados, Larumbe, Del Toro, Tahull, Bustos, Fran Fernández y Munárriz fueron los encargados de perforar la portería rival en esta primera parte en la que la circulación de balón de la escuadra dirigida por Davíd Martín fue una auténtica pesadilla para Malta, que únicamente vio pasar la pelota.

Combinó el mismo arma España en la segunda parte con la velocidad y el contraataque, a lo que Malta, ya derretida, no pudo responder. Marco tres goles, sí, pero en defensa no pudo contrarrestar los continuos ataques españoles. Perrone y Mallarach se sumaron a la fiesta goleadora en los dos últimos periodos, en los que España, cuya portería defendió Edu lorrio durante ese tiempo, logró dos parciales de 2-8 y 1-4.

Victoria para la selección española, en la que todos los jugadores tuvieron minutos y los menos habituales tuvieron la oportunidad de reivindicarse a base de goles y esfuerzos. Un triunfo que les otorga una gran motivación para lo que les viene ahora: Francia, un rival que ya le ha puesto las cosas difíciles en más de una ocasión.

twitter-bird@nicolasarlanzon

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.