España se mantiene entre las potencias europeas

El waterpolo español femenino ha demostrado la autoridad necesaria como para continuar entre los mejores del circuito internacional a nivel de categorías: aquí un análisis de la cita continental

La medalla de bronce dicen que sabe tan bien como la de oro, pero sin pasar por la penitencia de la derrota de la semifinal y nuestra selección consiguió un meritorio tercer lugar después de imponerse por tres goles, 9-6, a Grecia en un tramo final en la que supieron imponer su superioridad. Y es que la selección de Javi Aznar y Carla Fargas, a mi entender, pagó tener un camino demasiado fácil hasta llegar a las semifinales ante Rusia, un partido al que sus rivales llegaban más rodadas y habiendo jugado algún partido de nivel, esto llevó a tras un inicio de partido en el que se llevó ventaja en el marcador, y aguantar hasta bien entrado el último cuarto, estar en la lucha por estar en la final de la competición, torneo en el que defendían el título.

Al final, las rusas supieron jugar mejor sus bazas y la precipitación, más los nervios que producen la necesidad de marcar cuando queda poco para el final y vas por detrás en el marcador, llevaron a desaprovechar hasta tres penas máximas, bien paradas por la portera contraria. En la final, las húngaras ratificaron su victoria anterior durante la competición, aunque no sin sufrir, ambos equipos se mostraron como dignos finalistas y con jugadoras con proyección, pero, lo más destacado para nosotros en esta final es el arbitraje, con Marta Cabanas como protagonista, cuajando una gran actuación, digno broche a una competición en la que ha dejado patente su calidad.

Una consolidación de la competición en su segunda edición, con detalles preocupantes para el waterpolo femenino europeo, puesto que potencias como Italia o, la más sangrante, Holanda, mostraron el que no sé si es un olvido del trabajo de base o solo una generación con menos calidad de lo habitual. Croacia e Israel, perseverando en su trabajo son las notas positivas, puesto que, aunque lejos de la élite, muestran un progreso que induce al optimismo en su futuro. En resumen, consolidación de nuestro waterpolo femenino, sea cual sea la categoría, en la cima del waterpolo europeo, condición que asegura nuestro futuro por muchas temporadas. Enhorabuena a todo el equipo, con técnicos y staff al completo y a los clubes por su trabajo.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.