España ya sabe lo que es jugar con el nuevo reglamento: esto opinan los jugadores

Tanto la selección española masculina como femenina jugaron sus primeros partidos con las normas del nuevo reglamento FINA, dejando en principio buenas sensaciones de cara a la cita del año: el Mundial de este verano en Corea del Sur

En el Mundial que se disputará éste próximo verano en Corea del Sur, las selecciones jugarán bajo el nuevo reglamento decretado por FINA que supone un cambio importante, principalmente, en el juego. Justo por este motivo, no es de extrañar que los diferentes seleccionadores no sólo trabajen en seco las repercusiones que suponen estos cambios, sino que a medida que se acerque la cita mundialista irán incrementando el número de partidos con la intención de que sus jugadores se adapten lo antes posible a esta nueva dinámica.

| ¿Cuáles son los cambios?

Las modificaciones que fueron aprobadas el pasado mes de diciembre con una amplia mayoría fueron descritas por la propia cúpula de la FINA como unos cambios “necesarios”, especialmente para atraer a jóvenes aficionados a este deporte. Estos cambios se podrían dividir en dos grandes bloques: la tecnológica y la referentes a las reglas del juego. Entre las primeras destaca la utilización de equipos de audio para la intercomunicación entre los árbitros, pero sobre todo la utilización de monitores de vídeo para revisar acciones polémicas (acciones violentas/agresiones) y también para detectar si un balón ha entrado o no completamente en la portería en el caso de duda. En este sentido, otra tanda de modificaciones se refiere a la duración de las posesiones. El tiempo de posesión se reduce a 20 segundos cuando un remate acabe en córner tras rechace del portero; cuando se produzca un rebote en un contrario después de un lanzamiento y el balón es recuperado por un atacante; o después de una expulsión. Cada equipo puede pedir dos tiempos muertos durante el partido en cualquier momento mientras tenga la posesión del balón y para ello se habilitará un botón de aviso; y también habrá un pequeño descanso de tres minutos entre el segundo y el tercer cuarto con lo cual se dará más continuidad al juego, menos descanso y más dureza física.

En cuanto al juego, la FINA también ha aprobado una serie de modificaciones sobre normas del mismo. Por ejemplo si un jugador se acerca a seis metros o menos del área, intenta un remate y es obstaculizado por un defensa sin que toque el balón, se señalará penalti. Por otro lado se podrá anotar gol a partir de una falta directa siempre que esté fuera de la línea de seis metros de tiro directo o después de una finta o ‘dribling’ y otro cambio es que un jugador que se dispone a iniciar una jugada después de córner puede chutar directamente o nadar y chutar sin pasar el balón a ningún compañero. Mientras que otra de las modificaciones principales son las relativas a los porteros y se adoptan las que se utilizan desde hace tiempo en el fútbol sala o balonmano con la aparición de la figura del portero-jugador. Así, el portero tendrá permitido moverse y tocar el balón sobre la línea del mediocampo e incluso traspasarla.

La experiencia española |

Sin ir más lejos, tanto la selección española masculina como la femenina ya han probado en sus propias carnes lo que supone estas reglas. Y es que las chicas de Mili Oca, por su parte, disputaron el pasado fin de semana en Turín (Italia) la fase final de la Euro Cup, acabando en quinta plaza y jugando por primera vez bajo este nuevo sistema. Mientras que por su parte, los chicos de David Martín hicieron lo propio esta pasada semana, jugando primero un amistoso ante Italia, y luego disputando la Euro Cup en Zagreb (Croacia). “Estos cambios “beneficiarán a nuestros equipos, que están bien físicamente y exprimen la velocidad”, comenta a esta web fuentes de la RFEN tras lo visto hace unos días.

Lo cierto es que en general las sensaciones son buenas, ya que entre otras cosas esperaban ansiosos este tipo de pruebas, tal y como reconoce a WATERPOLISTA.com Felipe Perrone, quien desvela que desde la selección “teníamos muchas ganar de jugar con estas nuevas reglas”. Según nos explica la que mayor incidencia notaron y por ende tuvo mayor impacto en el juego es “cuando vas hacia la portería y no te pueden tocar el brazo por detrás. Esto cambia mucho, ya que cualquier ventaja de movimiento se aprovecha. Otra también transcendental es que que puedas sacar la falta donde sea hace que el juego sea mucho más dinámico“, insiste el internacional español quien considera que este tipo de reglas beneficia al equipo nacional, destacando que “ha sido un empujón para incidir más en un juego dinámico y de movimiento”. “Ahora se premia mucho al jugador que consigue una ventaja. Dejas de tener un juego tan centrado en él boya y centrarte más en las contras y las entradas. Es algo que hemos podido notar en estos últimos entrenamientos“, asegura Perrone.

A nivel personal, la estrella del CN Atlétic Barceloneta confiesa que en general le ha gustado mucho todos los cambios, aunque tiene claro que para él se debería de jugar en 25 metros, puesto que haría un juego “más dinámico y divertido para el espectador”. Justamente eso es lo que ha pretendido hacer FINA con estas modificaciones. En este sentido, para Perrone, “el waterpolo volverá fomentar el juego del movimiento, de entrada, dinámico, no un juego tan centrado en el boya. Al final todos los equipos están jugando muy abiertos con el boya, un juego más estático porque las expulsiones las tenías en la boya y el movimiento para conseguir algo era muy difícil. Suponía un esfuerzo muy grande para conseguir una expulsión que lo conseguías en la boya. Con entrada que recibes el balón te dan un penalti”, argumenta el hispano – brasileño,  el cual entiende que de cara al Mundial “cada selección va a presentar una manera diferente a la hora de adaptarse y ya veremos cual esta más preparada en verano“, sentencia.  

| El GPS como medidor

Más allá de lo visto en Zagreb durante la fase final de la Euro Cup, lo cierto es que del partido amistoso disputado ante Italia nos podemos quedar con una serie de datos que nos ofrece la Federación Italiana, institución que está yendo un paso más por delante a la hora del estudio del impacto de estas nuevas reglas en el juego posicional. Y es que un equipo técnico liderado por Giovanni Melchiorri, jefe científico del Área de Waterpolo de la Federación introdujo una serie de mecanismos en los jugadores de ambos equipos: desde una especie de top al más estilo babero, hasta detectores de acta tecnología en los gorros. Según explicó el profesor a los compañeros de la web italiana ‘Waterpolo Development’ se trata de un proyecto de estudio que desde Italia esperan que ayude a comprender qué sucede con las nuevas reglar.

Después del último cambio de reglar producido en el año 2006, el modelo de juego del deportista en el agua ha cambiado con respecto a antes, y consideramos que ahora puede pasar exactamente lo mismo“, reconoce Melchiorri, quien desveló a su vez que esa especie de baberos permiten “medir la frecuencia cardíaca en tiempo real durante el juego”, mientras que los sensores en los gorros de los jugadores vinieron derivados de la instalación de un sistema de GPS, a través del cual pudieron monitorear en tiempo real los movimientos en el agua, “midiendo los medidores en ruta, los movimientos realizados, la velocidad y la aceleración de cada jugador individual“, tal y como se ve en el vídeo que encabeza este artículo. “Los datos recolectados ayudarán a modificar y mejorar el entrenamiento y la construcción de los deportista“, sentencia Melchiorri.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.