Fermín Bennasar, la extensión de Albert Español en el banquillo

Con un importante peso en la natación tinerfeña, su juventud vinculada al waterpolo le ha permitido mantener una relación especial con el balón amarillo que ahora desarrolla en el staff técnico del Tenerife Echeyde

Albert Español llegó esta temporada a las filas del Tenerife Echeyde de la Liga de División de Honor Masculina con la intención de potenciar las bases del proyecto y liderar una revolución que permita consolidar al equipo en la élite del waterpolo. La doble función del catalán como jugador y entrenador hace que necesite un segundo de abordo capaz de ayudarle a desarrollar los objetivos del grupo a corto y medio plazo. Esa es la figura que ocupa Fermín Bennasar, quien se encarga principalmente de organizar la preparación física de los jugadores, intentando que estén en las mejores condiciones para poder disputar los partidos, además de ayudar a Albert en la planificación de la temporada y en el desarrollo diario de las sesiones de entrenamiento. Particularmente su vinculación con la entidad tinerfeña comenzó la pasada temporada, “tras una inesperada llamada de David -el presidente del club-, que me conocía de nuestra época como jugadores, y que me ofreció la oportunidad de incorporarme al equipo”, puntualiza el profesional deportivo que cuenta con un importante peso en la natación tinerfeña.

Sin embargo, ahora sus labores en el combinado canario le permite tener un contacto más cercano con un deporte que comenzó en su etapa universitaria. Con el paso de los años “lo que más valoro de mi relación con el waterpolo son los vínculos de amistad que se crean. Al fin y al cabo son muchas horas de convivencia, entrenamientos, partidos, viajes, en los que vives momentos alegres… otros que no lo son tanto, pero eso crea una relación muy fuerte entre los miembros del equipo, y eso queda para siempre, aunque pasen muchos años, incluso aunque perdamos el contacto durante algún tiempo“, explica al igual que considera que “en cierto modo el Echeyde me ha supuesto una segunda oportunidad de vivir el waterpolo de alto nivel desde dentro. Como jugador nunca tuve la oportunidad de jugar en ese nivel, viéndolo siempre desde fuera, así que después de estar más de 15 años totalmente alejado del waterpolo y con casi 50 años, jamás me hubiera imaginado que iba a poder verlo desde dentro. Y aunque seamos un equipo modesto, solo el hecho de estar y competir en la máxima división nacional no deja de ser un motivo de orgullo“, asegura.

En este sentido, Bennasar reconoce que esta temporada ve al equipo “comprometido y muy ilusionado“. “La llegada de Albert ha supuesto un cambio importante y ha marcado el camino a seguir. Todos sabemos que los resultados no llegan de un día para otro, pero sí tenemos la seguridad de que estamos dando los pasos adecuados para que puedan llegar. En esta temporada el equipo ha sido capaz de competir muy bien en muchos momentos, pero también hemos alternado otros en los que dejamos escapar nuestras oportunidades, así que aún nos falta asentar nuestro juego, ser capaces de mantener la concentración, ganar seguridad, no perder los nervios en los momentos complicados… en definitiva, ser capaces de mantener nuestro mejor nivel en todo momento”, explica con claridad Fermín quien entiende que “aunque desde fuera pueda parecer otra cosa, porque al fin y al cabo los resultados mandan y hemos conseguido pocos resultados positivos, la evolución creo que ha sido notable. Sobre todo hemos ido mejorando nuestro nivel técnico y táctico, tanto a nivel individual como colectivo, los jugadores cada vez tienen más recursos y poco a poco vamos construyendo nuestro sistema de juego defensivo y ofensivo. Físicamente creo que también somos un equipo “más rocoso”, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.