Fernando Moreno: todo un ‘romántico’ del waterpolo

El madrileño que estuvo muchos años vinculado al CN La Latina (como jugador y entrenador) destacó por haber vivido una destacada trayectoria como árbitro nacional; ahora es delegado federativo

Siendo un niño, Fernando Moreno vivió un flechazo total con el balón amarillo. “En mi club, CN La Latina, echaron un día un balón al agua y cambié mi negro futuro de nadador, por el incierto del balón mojado“, reconoce hoy día un verdadero amante del waterpolo que vivió un deporte muy diferente al actual. “Un solo arbitro, balón de cuero (los teníamos para entrenar) que se cambiaron por los famosos Pensilvania y gorros sin orejeras. Los partidos de liga nacional se veían en Madrid como un acontecimiento. Todo muy distinto al de ahora, que es mucho más técnico, más rápido, de infinita mayor calidad pero, aquel era más “romántico“, recuerda con nostalgia Moreno quien una vez terminó su etapa como jugador en activo, se sumergió en el mundo del arbitraje. “Hice el curso de arbitro territorial en 1982 y ese mismo año ya empecé a dirigir partidos. Durante unos años lo aparqué para entrenar a las categorías inferiores de mi club y en 1997 di el salto definitivo al aprobar el curso de acceso al CNA“, explica Fernando, que nos detalla su trayectoria arbitral: “cómo arbitro Nacional empecé (como todos) en la categoría C, de la que salté a la B en la siguiente temporada. Me “curtí” en esta categoría (también como todos) un par de temporadas o tres para llegar a la A en 2000-2001, categoría en la que estuve hasta el final, etapa en la que tuve la suerte de arbitrar finales de play off, de Copa del Rey, de Copa de la Reina, Supercopa masculina y de todos los campeonatos de España de edades. En 2014 participé como árbitro en el Campeonato del Mundo Master de Montreal y como arbitro auxiliar en los Mundiales de Barcelona 2003 y 2013, Campeonato de Europa Málaga 2008, Juegos Mediterráneos Almería 2005 y Universiada de Palma 1999″, asegura.

En este sentido, Fernando considera que lo que más le ha venido aportado el arbitraje es el de “ser parte activa de un deporte al que amo y hacerlo al mejor nivel posible, dentro de mis capacidades y conocimientos. También e igualmente importante, conocer a mucha gente con la que he compartido muy buenos momentos“, explica el madrileño que por mandato legal (la edad máxima por aquel entonces era de 55 años) dejó el arbitraje en activo un 20 de diciembre de 2014. Aunque eso no le ha alejado del waterpolo, puesto que aún sigue muy “enganchado”. “En Madrid, ostento la vocalía de waterpolo del Comité Territorial de árbitros de la FMN, intentando formar nuevos árbitros (es lo que más me gusta) con los que de vez en cuando arbitro algún partido con los más jovenes. A nivel nacional soy delegado federativo – evaluador y formo parte desde hace un par de meses de la Vocalia de waterpolo del CNA“, reconoce.

| El waterpolo español, de ahora

En este sentido, Moreno como parte activa de nuestro deporte a lo largo de los últimos años hace su propia valoración de la situación en la que se encuentra el waterpolo español: “a nivel internacional, muy buena. Los equipos nacionales, tanto masculino como femenino (las chicas nos han “malacostumbrado” para bien), son candidatos a las mejores clasificaciones en todos los campeonatos. Muchas esperanzas en los próximos JJOO. A nivel de clubs, también positiva. CN Atletic Barceloneta, como siempre, está entre los mejores y en chicas, CN Sabadell, CN Mataró y CN Sant Andreu nos han demostrado estar al nivel de las mejores en Europa. En las ligas nacionales, sigue habiendo una gran diferencia entre los cuatro primeros equipos de la liga masculina y los siguientes pero el escalón de calidad es muy alto entre los equipos de división de honor y los de primera división y me temo que es algo que durará todavía mucho tiempo. Lo mismo sucede en la liga femenina, si bien y debido al “reparto” de las mejores jugadoras entre otros clubs, la distancia entre el CN Sabadell y el resto se ha acortado lo que hace que el interés se ha revitalizado”, asegura a la par de que considera que no es muy optimista sobre el waterpolo en la Comunidad de Madrid.

Seguimos lastrados por problemas endémicos de difícil solución (falta de instalaciones, la mayor parte de los clubs -en realidad son equipos de waterpolo no clubes, que es algo muy distinto -, no tienen instalación propia y por tanto no pueden gestionar tiempos de entrenamiento, perdida de jugadores al final de su etapa juvenil por falta de expectativas y un largo etcétera) lo que hace que los mejores valores –cuando salen-, se marchen a otros equipos de fuera de Madrid, debilitando mucho a sus clubs de formación y crecimiento. A nivel de árbitros, la situación es parecida pero por otros motivos, aunque estamos luchando por conseguir nuevos valores que perduren en el tiempo, en afición, en vocación y que el arbitraje llegue a ser para ell@s algo más que un pasatiempo“, explica Fernando, que valora como “muy positiva” el actual momento del arbitraje en España. “A los árbitros internacionales de mi época a los que admiré y de quienes aprendí, les han sucedido con mucho éxito los actuales. El nivel medio es muy alto (como lleva sucediendo desde hace mucho tiempo). Como asignatura pendiente nos falta una mayor presencia de mujeres. Las que hay tienen muy buen nivel, pero no es suficiente. Tenemos que incrementar la presencia femenina tanto en cantidad como en calidad y en ese proceso -prioritario para la actual vocalía de waterpolo del CNA- estamos, aún siendo conscientes de que no será tan rápido como nos gustaría pues formar nuevos árbitros no es algo que se consiga en poco tiempo”, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.