Gyorgy Karpati: el héroe de la final más sangrienta de la historia

La pasada semana nos dejó una de las figuras más relevantes del waterpolo magiar e integrante de la selección que ganó a la Unión Soviética en la final olímpica de Melbourne

Cuando hablamos de ídolos del waterpolo, de jugadores que han hecho grande este deporte que tanto queremos, no podemos olvidar a personalidades que lo han hecho especial, que han sido capaces de remover los cimientos de esta especialidad y entre ellos, quizás el número uno es, era, puesto que nos dejó la semana pasada, con 84 años, como si quisiera llevar de la mano a Tibor Benedek hacia el olimpo.

Gyorgy Karpati, también ganó tres oros olímpicos, 1952, 1956 Y 1964, ello significa casi dos décadas en la élite, nada fácil de lograr. Este 23 de junio hubiera cumplido los 85 años. Yo le recuerdo como seleccionador, cuando formaba tándem con Dezső Gyarmati, otra gloria del waterpolo magiar. Formaban una pareja singular, puesto que su diferencia de estatura, 20 centímetros más alto Deszo, era curiosa. En mi mente al verle siempre pensaba eN el actor Mickey Rooney. Tenían algo que les unía, la visión del waterpolo, el concepto del juego veloz, con agilidad y buena natación. Ellos lo habían practicado, eran innovadores en este aspecto y creadores de la escuela húngara, la mejor del mundo.

Karpati, con 167 centímetros y solo 71 quilos, podría ser un símil de nuestro Manel Estiarte. Su agilidad en el agua, su inteligencia, su rapidez de pensamiento y ejecución le llevó a ser calificado como el Pelé del waterpolo. Las comparaciones con el futbol siempre han estado presentes. A él se le atribuye la invención de la amenazada, para fijar el portero y lanzar o bien, una vez atraído, pasar al compañero mejor situado. Por encima de las medallas de oro, Karpati, así como su equipo, fue alzado a la consideración de héroe en el país, cuando su selección se impuso a la soviética en la final de los JJOO de Melbourne, la que ha pasado como la más sangrienta de la historia, semanas después de la invasión de los tanques de Moscú en Budapest para aplastar el levantamiento antisoviético. Ello les llevó a ser recibidos como verdaderos semidioses que habían impuesto al opresor.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.