Judit Pujol no se pone límite alguno

La profesional catalana que ejerce de entrenadora dentro del staff técnico del CN Sant Feliu tiene el reto de alcanzar algún día la dirección de un primer equipo en División de Honor a base de trabajo y esfuerzo

Cuando algo te apasiona y esa pasión la conviertes en tu trabajo, la vida la miras de forma diferente. Eso es lo que le ocurre hoy día a Judit Pujol, quien no concibe su vida sin el waterpolo, ya que según reconoce a WATERPOLISTA.com gracias a este deporte ha aprendido y adquirido diversos valores como “el respeto, el trabajo en equipo, el compromiso, la lealtad y el sacrificio”. “El waterpolo forma parte de mí vida, puesto que simplemente es mi pasión“, puntualiza una profesional que desarrolla ahora su actividad en el CN Sant Feliu, donde ejerce de entrenadora de las categorías cadete y juvenil femenino, función que combina con su labor como segunda de abordo de Manolo Suárez en el primer equipo femenino, y de su cargo como coordinadora de la formación femenina de un Club que tal y como explica Pujol le dio la oportunidad de “formar parte de este gran proyecto deportivo“. “Durante este tiempo estoy creciendo personalmente y profesionalmente para seguir formándome con la finalidad de conseguir mis objetivos. Estoy orgullosa de formar parte de este club tan familiar“, insiste.

En este sentido, la entrenadora catalana es una gran conocedora del actual absoluto femenino del CNSF. “El equipo se caracteriza por ser un equipo joven, competitivo, sacrificado y con una gran capacidad de mejora para aspirar a los objetivos marcados. Durante la temporada 2020/2021 el equipo está evolucionando y creciendo deportivamente y se refleja en los resultados de las jornadas. Trabajamos y luchamos por posicionarnos entre los seis primeros, competir en la Copa de la Reina y promocionar a las jóvenes deportistas adquiriendo experiencia en la máxima liga nacional” explica Pujol, quien por otro lado considera en cuanto a este curso, “los equipos han llegado con muchas ganas e ilusión a causa de estar confinados sin poder entrenar ni competir por el Covid19. La División de Honor está resultando ser una liga muy competitiva e igualada con los rivales directos. La mayoría están evolucionando y creciendo positivamente, a pesar de que hay limitaciones a causa de la pandemia”, relata una entrenadora que se considera ambiciosa y trabajadora en cuanto a marcar sus objetivos: “Quiero llegar lo más lejos posible profesionalmente como entrenadora. Uno de mis objetivos: Ser primera entrenadora de un equipo de División de Honor. No me pongo límites“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.