Juego de medios

Los que queremos al waterpolo estamos afrontando la promoción y difusión pero también la búsquedad de personalidad propia, de identidad y en definitiva un lugar en los corazones de la sociedad

Una imagen del sorteo / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

el XXXIII Campeonato de Europa, significa no solo la celebración de un gran acontecimiento deportivo en Barcelona, es mucho más para un deporte (en la ciudad condal tiene su hogar) que busca su reconocimiento público más allá de lo que ya de por sí son sus seguidores. La presentación del sorteo celebrado ayer, en un marco magnifico (el plató de TVE en Barcelona) ha sido una muestra del potencial del waterpolo español. Ver que el presentador del acto, Juan Carlos García, está acompañado por una espléndida Jennifer Pareja, ya es un triunfo, un paso firme hacia el objetivo. Que se hable de Dani Ballart como la figura ausente, dando por descontado que es de sobras conocido por propios y extraños, es otro peldaño hacia el objetivo conquistado. La presencia de los representantes de las administraciones, los presidentes de los clubes, directivos de la Federación Catalana y Española, seleccionadores nacionales y componentes de los equipos nacionales, daba realce a un acto que tenía en si mismo el propósito de hacer visible el waterpolo y dar el pistoletazo de salida para los no habituales de las piscinas.

Pero, lo que dio el plus, fue que durante el acto se procedió a la entrega a Laura Ester, del galardón como mejor jugadora europea del año. Mérito mayor para la cancerbera del Astralpool CN Sabadell, que por su posición en el campo, siempre es más difícil el reconocimiento, puesto que los goles visten mucho. Y era nuestra, de nuestra selección. Y aún íbamos más allá, las figuras mundiales eran también nuestras, Jordi Chiqui Sans, Sergi Pedrerol y Laura López. Ellos ayudaban a Gianni Lonzi y Marco Birri, los representantes de la LEN, en el sorteo de grupos. Las estrellas son nuestras.

Identidad propia

[bs-quote quote=”En la competición masculina se juntan los mejores equipos mundiales, y el nivel es superior al de los JJOO” style=”style-16″ align=”left”][/bs-quote]

Esta apuesta por llegar a la sociedad es también patente en nuestras Ligas Nacionales, por fin con patrocinadores. Estoy seguro que estamos en buena línea y el camino elegido es el correcto. Dejando aparte el sorteo, con un valor relativo, quizás los seleccionadores piensen diferente, creo que es importante recordar, hacer memoria que el waterpolo está en una lucha constante para defender su identidad, su peculiaridad y su fuerza. Así como, el el escrito sobre la WPA, hablaba del sentimiento diferencial de los amantes del balón amarillo, este sentimiento de hablar de una federación separada de la de natación, a nivel internacional, no en FINA , pero si en LEN, donde el polo acuático es muy fuerte, ha existido la voluntad de tener su propio campeonato. Hasta el año 1999 (hace realmente cuatro días) las competiciones de las hoy especialidades acuáticas iban juntas.

La natación era el mayor de los atractivos, mientras el waterpolo luchaba por su puesto, por su lugar en la prensa y en el corazón de los espectadores. Asi, en el año 1971, cuando se celebró el primer campeonato de Europa en Barcelona, las figuras eran Mates, Fasnatt, Larsson…, nadadores fantásticos, que luchaban con nuestros Esteva, Corell, las personalidades, políticos, etc. Visitaban las inauguradas para el evento, Bernat Picornell, el waterpolo tenía en aquel marco el último partido de la jornada, mientras que la monumental Sant Jordi acogía el resto de competición. Mágico fue el día en que la piscina del carrer Diputació, quedó pequeña para ver el España – Rumanía, que significaba el pase al grupo de los seis primeros, perdimos, pero, fue memorable. El waterpolo femenino aún no tenia presencia en los europeos.

[bs-quote quote=”Nuestro deporte busca su reconocimiento público más allá de lo que ya de por sí son sus seguidores” style=”style-16″ align=”right”][/bs-quote]

Nuestra especialidad completaba la competición, era importante para el waterpolo, pero encontraba a faltar un mayor reconocimiento. Con esta idea rondando, incluso sin dejar dormir a los dirigentes del waterpolo, constantemente llegó un momento en que, ayudados por la implantación del waterpolo femenino que fue creciendo y cogiendo fuerza, dieron el paso definitivo para tener su competición propia. La competición de waterpolo en letras mayores. No lo duden, en la competición masculina se juntan los mejores equipos mundiales, y el nivel es superior al de los JJOO, donde la representación de los continentes, en ocasiones, priva de la participación de los mejores. No así en la femenina, en que a pesar de tener un gran nivel, las selecciones de USA, Australia y China, son potencias a las que no se puede olvidar.

Hoy en día, los que queremos al waterpolo, estamos afrontando este reto, el de la personalidad propia, el de la identidad y buscar un lugar en los corazones de la sociedad para que elija nuestro deporte y sumemos cada día más, estamos en la buena senda, no cejaremos.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.