La historia continúa viva: Xabi y su regreso a la Askartza

Es una leyenda viva de la entidad vasca que este año regresó tras su periplo de dos años en la División de Honor con CN Rubí y CW Navarra; el jugador de 32 años repasa su trayectoria y habla de su actual momento deportivo

Esta semana hemos puesto rumbo hasta el País Vasco para hablar con uno de los veteranos del lugar y con un fijo en las ligas nacionales en los últimos años. Xabi Orozco, leyenda viva de la Askartza, ha regresado a casa tras dos años en División de Honor (Rubí y Navarra) y ha repasado con nosotros su carrera deportiva, lo que supone para él pertenecer al club bilbaíno y los objetivos de los suyos en Primera División esta temporada.

El jugador vasco nos ha empezado contando sus inicios. “Ha pasado ya mucho tiempo, pero si no recuerdo mal empecé a jugar con 13-14 años. Entonces practicaba natación en el club de Leioa y Javi Vidal, el que era mi entrenador entonces, nos propuso empezar con el waterpolo. Entonces yo no conocía el waterpolo porque en aquel momento no existía sección de waterpolo en el club, pero tras una pequeña explicación no dudamos en apuntarnos. Nos resultaba más divertido y dinámico y por los años que llevo jugando… Me atrevería a decir que le cogí el gustillo”, nos dice Orozco, quien considera que es un jugador de mucho trabajo y sacrificio. “A lo largo de mi carrera he jugado prácticamente en todas posiciones, excepto bajo palos, hasta afincarme como boya donde más he conseguido destacar. Eso hace que en ocasiones cubra otras posiciones en el agua y pueda ayudar al equipo en lo que haga falta”, explica. Además el waterpolista nos ha contado su debut en nacional y su evolución con el paso de los años. “Con 16 años tuve la oportunidad de entrar en el club de Askartza y poco a poco me fui ganando minutos y peso dentro del primer equipo de la mano de Sergi Pérez. Pero fue con Joan Albella con quien terminé de explotar y más responsabilidad recayó sobre mí, cuenta.

El boya ha regresado este año al club de su vida tras probar suerte en División de Honor las dos últimas temporadas, en las que ha jugado con el Rubí y con el Navarra respectivamente. “Personalmente era mi vuelta al club de Askartza tras dos años de aventura en División de Honor y el equipo que me he encontrado era prácticamente nuevo. El primer cambio notorio era el entrenador, Javi Cortés, quien desde el primer momento apostó por mí”, nos empieza diciendo. “En cuanto al resto del equipo, apenas seguían jugadores con los que compartí mi último año y al principio se me hizo un poco raro. Pero son un gran grupo y ha sido muy fácil adaptarme a ellos y entrar en su dinámica de juego”, añade el veterano jugador, que también nos ha dicho que está contento de la decisión que tomó y que disfruta mucho tanto dentro como fuera del agua.

Aportar y ayudar

En su retorno, el jugador tiene claro que con 32 años lo que tiene que aportar es experiencia, aunque quiere ayudar con más cosas. “Además de la experiencia intento transmitir mis ganas de seguir mejorando, de competir y ayudar en todo lo posible. Incluso me permito dar algún que otro consejito con el permiso del míster. En lo que al juego se refiere, intentaré darles alternativas a mis compañeros desde la boya, provocando expulsiones o  defensas cerradas. En defensa sobre todo intensidad y lucha”, explica.

El jugador ha vuelto a un equipo que ha regresado a Primera Divisiñon solo un año después de haber descendido a Segunda. El conjunto entrenador por Javi Cortés se encuentra en una cómoda sexta posición y lejos del descenso, como era el objetivo inicial. Además, se encuentran a solo 5 puntos del liderato en una liga que está más apretada que nunca y que en estos momentos comanda el Rubí. “Está siendo un año muy bueno. Ahora mismo el equipo pasa por un momento de juego de gran nivel y prueba de ello son los resultados que estamos obteniendo y esto hace que podamos pensar en objetivos más ambiciosos que la salvación. Aún queda mucha temporada y no podemos relajarnos pero estar en la zona tranquila de la tabla hace más fácil seguir trabajando duro y entrenar cada día para seguir disfrutando del waterpolo como lo estamos haciendo. Está siendo el premio que se merece este equipo tras todo lo sufrido los dos últimos años”, opina Orozco.

El waterpolista, que personalmente busca disfrutar del waterpolo y pasarlo bien en los entrenamientos con sus compañeros, nos ha hablado también de su rol en el equipo. “A lo mejor por mi experiencia puedo tener algo más de peso dentro del grupo pero este es un deporte de equipo y todos somos piezas clave para afrontar los partidos”, dice Xabi que ha terminado la entrevista contándonos lo que significa para él pertenecer al club de su vida. “Es un orgullo. Es una familia enorme en la cual puedes sentir el calor de todos los que forman el club. Desde los másteres, padres, madres, aficionados hasta los más peques Los partido en casa son un espectáculo que como jugador es muy bonito de vivir”, concluye el jugador.

twitter-bird@clemenklan

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.
1 comentario
  1. Beñat dice

    Un ejemplo dentro y fuera de la piscina. Enhorabuena.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.