La historia de superación del waterpolo femenino

El camino al éxito de los equipos femeninos en España ha pasado por poner siempre por delante el esfuerzo y la superación de todos los protagonistas; este es un recorrido por su pasado, presente y futuro

La historia del waterpolo femenino español es una historia de esfuerzo, no puedo escribir sacrificios puesto que todos los participantes en este proyecto, exitoso a todos los niveles, lo realizaron con gran satisfacción personal. Directivos, directivas, entrenadores, entrenadoras y sobre todo jugadoras, todos ellos y ellas merecen nuestro reconocimiento, agradecimiento y aplauso. Su anonimato no impide que las generaciones actuales que hacen grande en todos los sentidos el waterpolo femenino les recuerden con cariño.

Fue una etapa realmente empujada por la ilusión. Las competiciones, a diferencia de las masculinas, no disponían de las subvenciones de la federación para los desplazamientos. Crecían por su propia fuerza. De todas y cada una de las chicas y personas implicadas. Ello no fue un obstáculo insalvable. Todo se superó hasta llegar a la reluciente realidad actual.

El CN Catalunya ha sido el único campeón de España tanto en categoría masculina como femenina

Así como el waterpolo masculino el inicio de la competición estatal es en formato de Campeonato de España, de fin de semana y en sede única o en doble sede. En este formato se jugaron, si no recuerdo mal, los siete primeros campeonatos estatales. El primer campeón fue el CN Molins de Rei. Un equipo que por ser el primero merece recordarse: Montse Antón, Mónica Arriola, Maria Cardús, Teresa Xambó, Lidia Calomardo, Lluïsa Gonzalez, Núria Janés, Iolanda Cañellas, Silvia Cañellas, Txell Martí, Rosa Valls, Elisabeth Alcalde y Anna Arriola. Que fue el primer equipo en participar en competición europea de clubs. La segunda se jugó en la piscina del CN Catalunya, siendo este equipo el vencedor. Único equipo que ha sido campeón en categoría masculina y femenina.

La lucha por la primacía del waterpolo femenino se mantuvo dos años. Fue desde año olímpico en que el CE Mediterrani empezó una etapa de dominio, en una apuesta clara por el waterpolo femenino de las de Sants. El equipo barcelonés reforzado con jugadoras del CN Sant Feliu fue el primer equipo en plantearse como objetivo entrar en las finales de las Copas de Europa por clubs. El esfuerzo e ilusión de los pioneros se veía reforzado por la ambición de un equipo que entrenado por Mar Sanromà, miraba de compaginar el trabajo o los estudios con la doble sesión.

Esta “tiranía” se prolongó hasta el cambio de milenio, cuando el CN Sabadell, uno de los pioneros y promotores del polo femenino saco la cabeza para imponerse. El club vallesano realizó un fichaje importante, Patricia del Soto, la portera de Pedralbes, segunda en el CE Mediterrani detrás de Montse Jasse. Con grandes posibilidades llego a la centenaria entidad sabadellense y con ella los títulos completando un equipo formado por jugadoras del club. Fue el primer traspaso costeando los derechos de formación del waterpolo femenino. Una buena inversión.

El desaparecido Alcorcón

Fue en  la temporada 2005-06 cuando consiguió el título un equipo no catalán, fue el CN Alcorcón de Madrid, que con un gran potencial y después de un inmenso trabajo consiguió el título, hoy en día, aún se paga su desaparición a causa de problemas económicos, no encontrando el waterpolo madrileño, hasta el momento, su relevo, tan importante como líder ilusionante de nuestro deporte en la zona y competidor de altura con los equipos catalanes. Una lástima puesto que su esfuerzo, contratando incluso jugadoras extranjeras de nivel como podría ser la boya griega Alexandra Asimaki, tenía un reflejo en el nivel de la competición y sus participaciones en competiciones internacionales de clubs eran prestigiosas.

Tras ello, aplastante dominio de un CN Sabadell que unió el dominio en el campeonato estatal a sus aspiraciones a ser el mejor club europeo. En este camino de pleno dominio un equipo ambicioso, con prestigio, dirigido por un veterano de los banquillos, Pepe Alcazar, reclamó su lugar en la historia consiguiendo un titulo en el que tenían todas las apuestas en contra. Fue la temporada 2010-11. Desde allí los rivales de las bautizadas por los medios como las “alquimistas”, han ido consolidando un dominio cada vez más contestado desde clubes de la competición domestica.

“La aparición del CN Mataró a la lucho por los títulos es un éxito para todos”

Hasta llegar a tener como rival a un campeón de competición europea, el CN Mataró, que a sus grandes resultados en competición nacional, con titulo copero incluido, sumo su éxito europeo, permitiéndonos disfrutar de una Súper Copa de Europa femenina jugada por dos equipos de nuestra liga, CN Sabadell y CN Mataró. Un sueño hecho realidad.

“El sistema de diez equipos se ha consolido como lo idóneo”

Hoy en día hemos empezado una liga con un campeón que ejerce de favorito y dos claros candidatos a luchar por la sorpresa, un CN Sant Andreu, en clara línea de apuesta por la juventud y el waterpolo femenino y el mantenimiento como outsider de un CN Mataró consolidado en la lucha por todas las competiciones. Tras una etapa con 12 equipos en la Liga Nacional de División de honor, parece que la cifra de 10 equipos se consolida como idónea, tanto por el potencial de los equipos, como por unos calendarios internacionales cada vez más extensos, tanto en competición de clubs, como de selecciones, tanto a nivel LEN como FINA.

twitter-bird@GasparVentruaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.