La tortura del CDW Marbella al entrenar a 20 grados

Debido al cierre temporada de la única instalación de Marbella, la entidad andaluza en peso, con su equipo de Primera Nacional, se ha visto obligado a entrenar en una piscina al aire libre y sin climatizar

A día de hoy, en Marbella solo se dispone de una piscina pública, en la que entrenan habitualmente los integrantes del Waterpolo Marbella. Se trata de una instalación bastante antigua y lleva años con las revisiones justas para que siga en pié. Hará algo más de un mes, de las dos deshumidificadoras que había en un principio, se estropeó la única que funcionaba desde hace diez años, por lo que al apagar la caldera para revisarla, no fueron capaces de volver a encenderla, así que desde entonces los usuarios, incluyendo los waterpolistas del club se mantienen a la espera de alguna reparación y que llegue una caldera nueva. “Aún no nos han asegurado ningun plazo para que podamos volver a utilizar la piscina“, reconoce a WATERPOLISTA.com Miki Botello, presidente y entrenador del Marbella.

Por este motivo, el equipo se ha tenido que buscar la vida para continuar entrenando, y en particular su primer equipo femenino que representa a la ciudad en la Liga de Primera División Nacional. La primera semana entrenaron en la playa, aprovechado las primeras horas de la tarde que aún hacía calor. A partir de la segunda semana firmaron desde la entidad un convenio con el Ayuntamiento de Ojén, un pueblo en la montaña pegada a Marbella para poder entrenar en su piscina. Sin embargo, el problema pasa en que la piscina es descubierta y sin climatizar, así que al igual que hicieran en la playa, aprovechan las horas de sol, a pesar de que el agua esté muy fría. “Además cada día el agua está más fría, y por las noches, la temperatura baja hasta los 10 grados“, reconoce Botello, quien desvela que ya esta semana ha sido “inviable”, puesto que “el agua estaba congelada y al estar nublado la temperatura baja demasiado”.

Por este motivo hacen lo que pueden para buscar nuevas vías de entrenamiento. “Ahora andamos yendo dos días con las niñas a Algeciras y otros dos días con los niños a Puerto de la Torre en Malaga, que nos hacen el favor de dejarnos entrenar con ellos. Las categorías inferiores están trabajando en la piscina de un gimnasio, gracias a que un club de triatlón que entrena allí, nos ha cedido algo de espacio“, puntualiza el entrenador del club, quien confiesa que esta situación afecta a las chicas, ya que entre otras cosas los cambios de horarios han provocado que alguna de las jugadoras del equipo absoluta no pueda entrenar. “A esto hay que sumar los cambios de instalaciones, los kilómetros, la temperatura del agua, no saber si podremos entrenar mañana, o donde…. es muy difícil trabajar, hay una constante sensación de incertidumbre e intranquilidad“, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.