Las árbitras al poder

Poli Baños, Marta Cabanas, Rosa Rodríguez y Yolanda Ruiz fueron cuatro de los ocho árbitros que dirigieron la Copa de la Reina más femenina de la historia que viene a ser un primer paso por el que las mujeres ganen protagonismo en el arbitraje español

Las cuatro posan para WATERPOLISTA.com / JOSEP ARNAU (ATELIER PHOTO)

A día de hoy (y por desgracia) pocas son las mujeres que se han aventurado al arbitraje. Las cifras hablan por si solas. Es suficiente con echar un vistazo al cuadro de árbitros del Comité Nacional (CNA). De los 89 integrantes, solo 9 son chicas, repartidas en tres de las cuatro categorías (A1, B y C). Hay aun una categoría más elevada, la A, sin presencia femenina. La más nueva es Marina Fernández, del Comité Vasco, mientras que la gran veterana es Rosa Rodríguez, del Comité Vasco. Casualmente ésta última junto a tres compañeras más (Marta Cabanas, Rosa Rodríguez y Yolanda Ruiz) hicieron historia, puesto que por primera vez la mitad de árbitros de la pasada Copa de la Reina fueron mujeres. Un hecho que parece ser la primera piedra superada por un gremio que aunque históricamente han sido minoría, buscan mayor protagonismo bajo un muy buen nivel.

Un camino difícil

[bs-quote quote=”El nivel del arbitraje femenino cada vez es mejor; somos más y más comprometidas” style=”style-11″ align=”left” author_name=”Yolanda Ruiz” author_job=”Árbitra del Comité Catalán”][/bs-quote]

Pocas empiezan, al principio deben enfrentarse a unos años duros, en el que es fácil equivocarse y hay que aprender a que no te afecte los comentarios del público. Como mujer nos vemos con la necesidad de actuar con más rigor para conseguir el mismo respeto que nuestros compañeros. Una vez superado esto el arbitraje te debe gustar mucho porque dedicas muchas horas para estar al día. Pero una vez conseguido, si te gusta arbitrar, adelante“, explica Yolanda Ruiz, árbitra catalana con más de 20 años de experiencia que fue una de las encargadas de impartir justicia en el último torneo del KO. En este sentido considera clave esta numerosa participación de árbitras: “Me parece muy bien esta presencia. El nivel del arbitraje femenino cada vez es mejor. Somos más y más comprometidas con este deporte“, puntualiza la colegiada catalana quien considera que la hoja de ruta que se está llevando a cabo es buena: “creo que se están dando oportunidades y facilidades para potenciar el arbitraje femenino. Pero es difícil, ser árbitra requiere muchas cualidades y esfuerzos que no todas las árbitras están dispuestas a superar“.

[bs-quote quote=”Creo que se está trabajando mucho y muy bien para fomentar el arbitraje femenino” style=”style-11″ align=”right” author_name=”Marta Cabanas” author_job=”Árbitra del Comité Catalán”][/bs-quote]

Su homóloga, Marta Cabanas va por la misma línea. “La Copa es la competición femenina nacional más importante que tenemos actualmente, donde cada equipo va a jugar al máximo nivel. Por lo tanto todas las personas que formamos el equipo arbitral tenemos en esta competición una gran responsabilidad y debemos estar también en nuestro máximo nivel. El hecho de que estés dentro de la lista de árbitros elegidos para actuar en esta competición es un reconocimiento a todo el trabajo que realizamos durante la temporada. A mí personalmente me hizo mucha ilusión estar convocada porque era mi primera Copa en las dos temporadas que llevo en la categoría nacional” explica con franqueza una joven Cabanas que insiste en el gran momento que se encuentra el arbitraje femenino.

Sin embargo, Cabanas pone el acento en las dificultades que en ocasiones se le presenta dentro del gremio. “En España aún somos pocas las mujeres que estamos en categoría nacional si nos comparamos con la cantidad de hombres que hay, pero si es cierto que siempre todas las arbitras que han estado y están han demostrado un gran nivel. Creo que las mujeres tenemos un gran futuro a nivel arbitral pero tenemos que seguir trabajando todos para conseguirlo“, recalca.

Una final más femenina

La final celebrada ayer domingo entre CN Sabadell y CN Terrassa tuvo como protagonistas (más allá de los propios equipos), Rosa Rodríguez. La colegiada vasca dirigió junto al catalán Ernest Iñesta el gran partido. La experimentada árbitra sintió orgullo pero también enorme responsabilidad, puesto que representa a todo un sector que busca continuar creciendo. “Está claro que es el momento en el que el interés mediático se ha puesto sobre la mujer y esto es un claro ejemplo de ello. Espero y confió que siga el camino abierto y vayamos a más aunque dejemos de «estar de moda»“, reconoce con contundencia una colegiada con más de 25 años de experiencia, la cual considera que “la paridad también debe estar presente en la competición masculina, puesto que la mujer en este deporte ha respondido a las expectativas creadas y en algunos casos con nota muy alta“.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.