Lidia Flaqué pone nota a ‘su’ proyecto

En el año 2008 Enric Betrán confió en Lidia Flaqué para ponerse al frente de la vocalía de waterpolo de la Federación Catalana; diez años después, una de las primeras jugadoras de waterpolo del país hace balance de su trayectoria tras da un paso a un lado

Lidia hizo balance en WATERPOLISTA.com / E.T.

En el año 2008 Lidia Flaque llegó a la Federacion Catalana con la intención de ponerse al frente del Comité de waterpolo. Diez años después de que Enric Betrán confiara en ella desde un principio para asumir una de las vocalías de mayor relevancia de la FCN, Flaqué da un paso a un lado y cede el testigo a Sergi Borrell, hasta ahora vocal de waterpolo en el Comité Nacional de Árbitros (CNA). Su trayectoria como directiva no se entendería si no hacemos un repaso a su más que dilatada relación con el waterpolo. Una trayectoria estrictamente deportiva que inició a principio de los años 70 cuando era nadadora del CN Montjuic. En aquellos años sus compañeros de club jugaban todos a waterpolo, por lo que de una u otra manera ella no se perdía ningún partido. Diez años después empezaron a formarse los primeros equipos femeninos en Cataluña y el Montjuic poco tardó en seguir los pasos de otro tan mítico como CN Molins de Rei. Es por ello que muy pronto se sumaron al equipo no sólo Lidia y su hermana Laura, sino también las hermanas de Manel Silvestre (Lidia, Silvia y Pilar), Nuri la madre de Dani Ballart y otras más. Con el paso de los años Lidia no sólo asumió el rol de jugadora en el Montjuic sino también el de entrenadora y hasta delegada llegando inclusive a formar parte de la organización del Mundial de 1986 en Madrid como voluntaria, habiendo sido mano derecha del director del evento, Tirso Gómez, padre de Chava Gómez.

[bs-quote quote=”Uno de los principales retos que teníamos cuando llegue a la Federación era el de estructurar un centro único de tecnificación de chicos y chicas en el CAR” style=”style-11″ align=”left”][/bs-quote]

Fue en 1989 cuando el rumbo de Lidia Flaqué dio un vuelco. En aquel año se hizo la primera selección española. Ante la imposibilidad e entrar como jugadora, la catalana escribió una carta a la RFEN para ofrecerse como delegada del equipo y la aceptaron. En aquel entonces su hermana Laura si que estaba en la selección. Lidia fue delegada del equipo nacional hasta el año 1993, puesto que a partir de ese momento un cambio de rumbo en la dirección de la Federación hizo que la RFEN prescindiera de sus servicios hasta que en 1997 volviera de nuevo para cumplir una función que vino realizando hasta 2008, fecha en la que con su hija Ona ya en la selección absoluta, las chicas lograron la primera medalla. Esta continuada relación con el balón amarillo le permitió asumir un influyente rol en una Federación a la que llegó con la intención de llevar a la práctica una serie de retos. Entre los que destacaban por un lado la ejecución definitiva de un centro de tecnificación único para chicos y chicas en el CAR de Sant Cugat, puesto que hasta entonces los chicos estaban en la Blume, y según desvela la propia Flaqué “necesitaban un mejor servicio de tecnificación“.

A éste complicado reto que después se acabó cumpliendo a la perfección, una de las principales motivaciones de su vocalía era la de promocionar el waterpolo femenino pero también el de categorías. “Ya después vinieron otros objetivos como mejorar la formación de entrenadores y árbitros o expandir el waerpolo por todas las provincias catalanas, sin olvidar una de nuestras grandes apuestas: la organización de eventos nacionales e internacionales en todo el territorio“, reconoce la dirigente catalana, quien siempre itentó llevar a la práctica uno de sus granes aspiraciones: “conseguir el mayor número posible de waterpolistas catalanes en la selección española”. Diez años después, la ahora secretaria de la ejecutiva de la FCN confiesa que “casi todos los retos se han cumplido excepto el expandir el waterpolo en todas las provincias y en el aspecto tecnológico yo quisiera haber llegado más lejos pero los presupuestos lo impidieron“.

Una situación boyante

[bs-quote quote=”Una asignatura pendiente es la de un servicio para los deportistas como asesoría psicológica, seguimiento formación académica ” style=”style-11″ align=”right”][/bs-quote]

A día de hoy Cataluña acumula gran parte del protagonismo a nivel nacional. Para muestra, su enorme influencia pero también los números que dejan. Y es que Cataluña es la región con mayor número de licencias, y también de clubes. De los datos extraídos se descubre que 705 deportistas de los 2.427 totales con ficha nacional son catalanes. Aunque bien es cierto que entre todas las categorías a nivel regional, contó el curso pasado con cerca de 3.500 fichas. “Creo que la situación es muy buena, ya que todos los clubes están trabajando mucho para el waterpolo y la Federación los ayuda en lo que puede“, comenta Flaqué, quien considera que “en estos diez años las licencias han aumentado mucho sobre todo en waterpolo femenino y en categorías. Los jugadores y jugadoras catalanes acostumbran a ser la mayoría en las selecciones de categorías y absolutas de España y cada año ganan medallas“. Aunque para la exvocal de waterpolo lo más importante reside en la evolución de las categorías: “hemos ido creciendo en categorías femeninas y masculinas. Y los campeonatos de Catalunya son de un nivel muy alto y muy igualado y la mayoría de veces los equipos catalanes ganan sus correspondientes campeonatos nacionales“.

Otro de los datos a tener en cuenta, es que a lo largo de su etapa como vocal, Cataluña ha sido en varias ocasiones epicentro del mejor waterpolo internacional. “Ha sido fabuloso poder disfrutar de Mundial de Barcelona 2013 y ver como conseguían la medalla de oro nuestras chicas. De muchas finales europeas de clubes, concretamente dos Final Six con un campeón como el CN Atlétic Barceloneta y creo que cuatro copas de Europa del Sabadell dos celebradas aquí y una LEN trophy del Mataró también celebrada en Catalunya. Ha sido increíble que todos hayamos podido animar y estar al lado de nuestros waterpolistas“, explica Flaqué, quien por otro lado reconoce que a partir de ahora como Federación “tenemos unos objetivos que también afectaran a los waterpolistas”. “Yo destacaría dos asignaturas pendientes: el patrocinio, puesto que hace falta conseguir ingresos para la federació y los clubs y mas servicio para los deportistas como asesoría psicológica, seguimiento formación académica y defensor del deportista“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.