Los ‘cicerones’ del waterpolo

El árbitro catalán y columnista de esta web analiza en éste artículo la figura del cicerón de nuestro deporte. "entre las características destaca en primer lugar que hace de enlace, de nexo, de encaje con el entorno y entre dos entidades", argumenta

La palabra cicerone surge de Marcus Tullius Cicerón (106-43 A.C.) político, filósofo y orador en la antigua Roma. Por sus dotes del dominio del discurso y su conocimiento de Roma, un cicerone es alguien que guía, que lleva a las personas por diferentes sitios explicando los aspectos más relevantes del lugar. Y es que el término que mejor se le asemeja es el de hospitalidad entendida como acogida a personas de otros lares.

Aprovechando la frase de la ONG más popular ahora, “open arms” seria la imagen que englobaría la actitud de las personas que hacen de cicerones. Me parece muy interesante poner en valor la figura del Cicerone en el waterpolo para entender la importancia de acoger a los equipos rivales o árbitros y delegados que llegan a nuestras piscinas. En menor escala, me gustaría, es una opinión muy personal, que la función de cicerone la restableciera el delegado de campo de los equipos.

Características singulares

Recibir a los equipos y árbitros en el aeropuerto, estación de tren o en la entrada de la piscina y acompañar a los mismos al hotel, a cenar o de turismo por la ciudad es una actividad esencial no para pensar que así los árbitros ante la duda…sino porque siendo un poco empáticos todos queremos que nos acojan, nos guien y nos acompañen por lugares que nos son desconocidos y así sentirnos mucho mejor.

Entre las características del cicerone destaca en primer lugar que hace de enlace, de nexo, de encaje con el entorno y entre dos entidades, sean clubs, federaciones o entes privadas. Por otro lado, el cicerone es un experto, tiene experiencia y acompaña. Como pasa en el coaching, a las personas que han llegado a aquel lugar. El cicerone domina el funcionamiento de las cosas y es un buen orador; la comunicación es muy básica para entender que sucede en cada momento. No obstante algunas de las características de un buen cicerone son: la lealtad, la gentileza, la alegría y el sentido del humor, la afectividad, la responsabilidad, la puntualidad, la flexibilidad, la empatía, la paciencia, la asertividad, la proactividad, generador de autoconfianza, la buena imagen, la seriedad,…

Funciones del cicerone

  • Acompañar a las personas que llegan
  • Solucionar problemas burocráticos y logísticos
  • Escuchar demandas, opiniones e inquietudes
  • Dialogar sobre cualquier aspecto que surja o haga surgir
  • Estar presente en los momentos de grupo; charlas, cenas, entrenamientos, partidos
  • Acompañar en la despedida al aeropuerto o estación de tren

Como ejemplos hemos acompañado a las selecciones de China masculina y femenina durante 15 días, también hemos hecho de cicerones en la Euro Cup femenina en Pontevedra acompañando a los árbitros asistentes al evento. También los días que hay partidos de champions en Barcelona, llevamos a los árbitros y delegado al restaurante Can Cargolet, donde degustan unos buenos caracoles y comida típica catalana especializada en carnes. Realmente, en esos momentos se lo pasan muy agradablemente porque son cenas informales y distendidas y están muy cerca del hotel.

Para acabar, esta faceta es primordial para sentirnos todos muy bien y así hcer nuestro trabajo más agradable y también mejor. No cabe duda que a todos nos gusta que nos tengan en cuenta y esta faceta es barata aunque de un gran valor.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.