Los estudios de Yurema Sabio que buscan mejorar y potenciar el waterpolo

Conocemos en WATERPOLISTA.com a una profesional que a lo largo de estos años se ha formado a base de estudios centrados en el rendimiento y el neuroentrenamiento en waterpolo

Yurema Sabio es una de esas personas apasionadas del deporte, que no sólo vive en primera persona el devenir del mismo, sino que además se forma con la intención de llevar a la práctica todos aquellos conocimientos que ha ido adquiriendo a lo largo de su trayectoria profesional. Actualmente trabaja como profesora asociada en la Universidad Tecnocampus en los grados de CAFE y la Doble Titulación (Fisioterapia y CAFE). Sin embargo, hace poco vivió una etapa importante en su trayectoria profesional en Estados Unidos. Allí trabajó en la Universidad de California de Davis como Assistant Coach de los equipos tanto masculino como femenino. Función que se centró, principalmente en la planificación y entrenamiento, así como de análisis de video. Sin embargo, lo cierto es que una parte activa vino a ser la investigación, ya que en esta etapa al otro lado del charco colaboró activamente en el departamento de “Neurobiology, Physiology and Behavior” de la Universidad, donde trabajó para diseñar un test para medir el VO2max, de manera que sobretodo los equipos más humildes puedan saber donde esta el lindar anaeróbico sin necesidad de gastarse un dineral en la prueba de ergoespirometria.

Después de esta etapa americana, Yurema está ahora en Barcelona, y aquí sigue trabajando en sus diferentes estudios, puesto que desde que cursó sus estudios en INEFC en la Universitat de Barcelona con una doble especialización: en docencia y rendimiento, el waterpolo siempre ha ocupado un rol clave en su vida académica, y en particular el doctorado que realizó. “Hice la tesis trabajando full time en la Federación, no tenia ninguna beca, así que no fue fácil compaginarlo, aunque por otro lado tuve mucha más facilidad de cara a obtener la muestra y además, la Federación, tanto Catalana como Española, me apoyaron mucho. La tesis, para mi, más que la relevancia a nivel deportivo, fue una etapa de aprendizaje: adentrarme en ese mundo y aprender acerca de los diferentes métodos de investigación, revistas científicas, métodos estadísticos y programas para llevarlo a cabo, software de análisis de video y datos, diferentes autores/as de referencia, etc“, explica a WATERPOLISTA.com una profesional que cuenta con una etapa deportiva destacada, desde que se iniciara en el mundo de la natación por medio del Club Natació Viladecans y luego el CN L’Hospitalet.

| Su etapa como jugadora

En el club donde estaba, los chicos sí combinaban natación y waterpolo, pero las chicas no. No se exactamente porque había la creencia de que perjudicaba al estilo… A los 15-16, cuando empecé bachillerato, decidí dejar la natación, igual que muchas de mis compañeras. Es un deporte muy sacrificado y no era fácil levantarse cada día a las 5 de la mañana, estudiar y volver a entrenar por la tarde otra vez. Esto, sumado a que ya no disfrutaba tanto y que muchas de mis amigas también lo dejaban, fueron los principales motivos. En realidad, quería perder de vista las piscinas, pero una de mis amigas me convenció, y como “solo” eran 3 días a la semana (después de venir de hacer 12 sesiones a la semana parecía buena idea), y que es un deporte de equipo, con pelota, etc. decidí probar con el waterpolo. Fue genial, disfrutaba muchísimo. En ese momento solo había equipo absoluto en Hospitalet y nosotras éramos juveniles, así que fuimos al CN Sant Feliu, donde había categorías y podíamos jugar más partidos y seguir aprendiendo. He aprendido mucho en todos los clubes que he estado y estoy muy agradecida. En Sant Feliu pude jugar juvenil, junior y absoluto y entrenar con jugadoras muy buenas de las que pude enriquecerme. Después fui al CN Sant Andreu donde seguí aprendiendo y creciendo“, asegura Sabio, quien a su vez fue parte activa de la selección española en su momento.

Recuerdo una etapa bonita. Para mi era todo nuevo y me vino muy rápido, pero en general fue una etapa enriquecedora. Volví a entrenar muchas sesiones a la semana en el CAR y en el club, pero era diferente y me gustaba más“, comenta la académica, quien después dio el salto al staff técnico. “El pasar de jugadora a técnica fue chocante al principio, ya que las cosas se ven muy muy diferentes, pero estoy muy agradecida y contenta de mi paso por la Federación. Trabajar allí me ha permitido crecer muchísimo como técnica y como profesional del deporte en general, pero también como persona. He podido aprender de y con l@s mejores y compartir muy buenos momentos con todo el staff y los equipos en los que he estado”, reconoce Sabio, quien confiesa ahora que actualmente está más vinculada en referencia a estudios de waterpolo, al igual que desvela que “lo que me gustaría es empezar alguna línea de investigación basada en el neuroentrenamiento en waterpolo“, puntualiza al igual que explica por otro lado en cuanto a la situación del waterpolo español que “es un momento muy bueno a nivel tanto masculino como femenino (sin tener en cuenta el kit kat del covid claro…). Cada vez hay más competitividad, se evoluciona más y eso hace que nuestro deporte sea más grande“; concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.