Estiarte y su vínculo con el waterpolo manresano

La ciudad no quiere perder un referente y es por este motivo que en poco tiempo la piscina municipal de Manresa pasará a llevar el nombre de Manel Estiarte, mientras que el CN Minorisa tendrá el nombre del desaparecido CN Manresa

Manresa y waterpolo no son sinónimo, pero casi. El deporte acuático es todo un referente histórico en la ciudad situada geográficamente en el centro de Catalunya. La lista de nombres relacionadas con el waterpolo y la ciudad de Manresa es larga y peligrosa de escribir por riesgo a dejar en el tintero apellidos ilustres: Estiarte, Ventura, Payà, Canal, Sanz, Mora, Peirón….. Jugadores internacionales o con un recorrido enorme en la promoción y difusión del waterpolo. De entre todos un nombre marca, por encima de todos, el vinculo de Manresa y el waterpolo. El jugador con más representación olímpica, un totem del waterpolo mundial: Manel Estiarte.

La piscina se llamará Manel Estiarte

La ciudad no quiere perder un referente y es por este motivo que en poco tiempo la piscina municipal de Manresa, gestionada actualmente por la empresa pública Aigües de Manresa, pasará a llevar el nombre de Manel Estiarte. Y es que el apellido es historia no sólo en Manresa, sino en el deporte mundial. Desde los años 70 siempre un estiarte ha participado en unos juegos olímpicos. Empezo Rosa Estiarte, que fue una de las pioneras de la natación femenina. Después los cinco juegos de Manel, en los que era habitual en la clasificación de máximo goleador del torneo y lideró el equipo campeón olímpico de Átlanta. Y su hermano, Albert Estiarte, actual responsable médico del waterpolo estatal y referente para centenares de jugadores de este deporte.

La historia de waterpolo y la natación en Manresa está tan arraigada que incluso el ayuntamiento ha decidido impulsar un espacio museístico, tal y como avanzó en su día el diario local Regió7. El club se fundó en 1933. Fue un referente no sólo en lo deportivo, sino que durante el siglo pasado las instalaciones de la piscina eran el principal centro de ocio de la ciudad: baile, veladas de boxeo y actividades culturales formaban parte, también, de la vida social del club. La historia da para un museo muy rico en información.

Superar la crisis

Pero el Club Natación Manresa, que fue una fuente inagotable de waterpolo de calidad, sufrió en sus propias carnes la debastadora crisis de los inicios del siglo XXI, hasta el punto de la desaparición. Un nuevo club, el Minorisa, recogía immediatamente el testigo de tanto poso histórico que no se podía perder de ninguna manera. Y esa historia ha servido para resurgir el deporte acuático en la ciudad. El cambio de nombre de Manresa a Minorisa fue una imposición legal estatutaria después de la desaparición. Pero ahora, según avanza en diario local Regió7, el club recuperará su nombre. Una manera también de revalorizar su historia. Una historia que enorgullece a los habitantes de una ciudad en la que resulta verdaderemente extraño conocer a alguien que no sepa nadar, aunque sea de edad avanzada, porque la piscina sigue siendo un punto de encuentro para muchos ciudadanos.

twitter-bird@carlesjodar

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.