Marcos Lapaz, todo un ejemplo de compromiso por el waterpolo

Charlamos con el capitán de la AR Concepción CL, el equipo que ocupa la última posición de la Primera División para analizar la situación del conjunto madrileño

Si hay una voz autorizada en la ‘Concha’, esa es la de Marcos Lapaz, y es que, tras 23 años jugando al waterpolo, y más de 10 en liga nacional (siempre permaneciendo en la entidad de la capital) hacen de este jugador todo un referente y ejemplo a seguir para las categorías de lo que es pasión por este deporte. Por estos motivos, entre otros muchos, analizamos con Marcos la situación de la Concepción, y muchas cosas más.

– ¿Cómo te definirías como jugador?
“Una persona físicamente muy dotada, pero técnicamente muy poco dotada, es el resumen de mi vida. Siempre he sido peleón, físicamente tenía unas condiciones muy buenas, lo único que técnicamente es lo que siempre me ha faltado para poder dar un paso más. He sido muy consciente de ello desde muy pequeño”.

– ¿Qué aportas al equipo y cuál es tu rol?
“Ahora soy el pastor, el padre… Tengo que asumir roles que yo ni pensaba. Venía a echar una mano, entrenar tres días y el resto ir al cine o al teatro, y por las circunstancias del equipo, dar todo lo que puedo”.

– ¿Te pesa ser el referente del equipo?
“No, es un rol que asumo, no me imaginaba que fuera a ser así, pero es una posición en la que me siento plenamente cómodo. Yo no me considero tanto un referente a nivel deportivo, pero sí que creo que con el tiempo que llevo en este equipo, y con la personalidad que tengo, sí puedo aportar cosas que la gente vea y que quiero que entiendan, que al final es la diferencia que yo siento que tiene la Concepción con otros equipos”.

– ¿A qué se debe el gran cambio de plantilla con respecto a la temporada pasada?
“Yo no creo que haya habido un cambio tan drástico de plantilla con respecto al año pasado. Ha habido incorporaciones, bajas como tal no hubo tantas a principio de temporada, y el problema es que la gente, por circunstancias, va dejando el waterpolo, y llevamos una época que no viene gente por debajo empujando como para mantener la línea”.

– ¿Por qué muchos veteranos decidisteis volver a competir tras estar jugando en regional?
“Porque nos gusta competir, porque el año pasado jugar en tercera, aunque a título de equipo fue muy guay, los que volvimos fue porque echábamos de menos disputar el sábado un partido competido. Al final, ya somos conscientes que nos queda menos tiempo de poder jugar y disfrutar de esto, y nos mola, y mientras podamos lo vamos a seguir haciendo”.

– ¿Cómo valoras la actuación del equipo en lo que va de temporada?
“Sólo hay que meterse en la página de la federación y ver la clasificación para saber que es mala, de hecho, es difícilmente empeorable. No obstante, yo creo que son circunstancias que estamos mejorando poco a poco, estamos aprendiendo, estamos dando pasos que no sé si serán suficientes para salvarnos, pero yo por lo menos espero que, aunque no sean suficientes, sí que sirvan para sentar unos cimientos y que el año que viene esto tenga algo de continuidad”.

– ¿Qué futuro (a corto y largo plazo) le auguras al equipo?
“Esto al final son cosas muy cambiantes. Sí creo que el equipo ahora tiene un problema, que es que la gente que somos mayores ya estamos muy mayores, el bajón físico se empieza a notar, y creo que sí ha faltado un grupo de jugadores entre los 21 y 25 que ya tienen la experiencia suficiente, porque al final la única persona que hay de ese estilo es ‘Josan’. El resto es gente que, o ya ha visto demasiados inviernos, o ha visto demasiados pocos. Y creo que esto es lo que se debe potenciar de cara al año que viene”.

– ¿A qué se deben los malos resultados?
“Es un cúmulo de circunstancias. Siempre digo que en cada equipo uno tiene sus roles. Por diferentes motivos, somos un equipo de gente muy mayor y gente muy joven y que a la gente joven, desde algunos sin experiencia en liga nacional, se les ha exigido desde el principio que metieran goles, y esto tiene un proceso. Creo que se debe un poco a esa falta de un núcleo intermedio que ya tenga la experiencia y calidad suficiente como para que sean quienes guíen del barco y el resto ser un complemento, que era mi idea de este año, no este rol que tengo. Todo el mundo ha tenido que dar un paso adelante, desde los más mayores jugando más minutos, a los más jóvenes. A mí con 17 años no se me exigía que metiera 35 goles en una temporada como se hace con Parrilla o ahora con Nacho. Son pasos que han tenido que quemar y saltarse por las circunstancias”.

– ¿Qué objetivos de marcas a nivel personal?
“Primero ayudar todo lo que pueda para salvarnos, y segundo, hemos hecho una apuesta Clemente, Miguel y yo, y el que más goles meta gana una cena. Evidentemente ganar la cena”.

– ¿Qué opinión te merece el waterpolo nacional por un lado, y el waterpolo madrileño por otra?
“Yo tengo una opinión muy particular. El waterpolo nacional, tal y como se plantea en Barcelona, evidentemente es un ejemplo y sólo hay que ver los resultados de la selección. Y el waterpolo madrileño, que ya es equiparable al resto de comunidades, creo que tiene un problema de enfoque, desde el punto de vista que no se trabaja como se debería. A nivel de clubes, porque no hay recursos, y a nivel de selecciones creo que hay menos materia con la que trabajar por esta falta de recursos, pero también existe cierto conformismo. Yo soy muy de profesionalizar las cosas, entonces sí que intentaría que en todas las áreas, sobretodo en formación, haya gente profesional. Hecho muchísimo de menos mayor publicidad en colegios, etcétera. Al final, es un problema porque no hay recursos. El mundial que tiene el espacio que tiene, muchos clubes sin piscina… los chavales que están saliendo buenos son de los colegios que tienen piscina propia. Por ejemplo, el Brains, con un proyecto que tiene su propia piscina… ¿cuántos Brains podría haber si a los clubes se les proporcionara una piscina? Esas son un poco las cosas que cambiaría, no sé si a nivel de federación o de instituciones. Sin recursos, es imposible sacar gente”.

– ¿Qué significa el waterpolo para ti?
“Es un hobby, mis amigos siempre han estado relacionados con el mundo del agua, de hecho, es el mayor núcleo de amigos que sigo manteniendo. Yo desde pequeño sabía que no iba a dar ese salto más, con 16 o 17 años era consciente que me faltaba algo para llegar a ser más y lo tomé como un hobby. Lo definiría como mi vida social, mi ocio favorito, con todo lo que implica luego”.

– ¿Qué significa la Concha para ti?
“La Concha es como mi casa, yo me siento parte. La Concha para mí son mis amigos, llevo viniendo desde que tengo 8 años, y cuando busqué casa lo hice a 1km de la piscina. Es como una familia”.

– ¿Cuánto tiempo nos queda para seguir viéndote en el agua?
“El año que se cansen de mí hago un máster. No tengo intención de dejar nunca el waterpolo. Ahora con las opciones que hay del máster, cuando me echen por malo o viejo, me voy al máster y punto”.

– Cuando cuelgues el gorro, ¿has barajado la opción de ocupar otro puesto (como presidente del club o entrenador)?
“Ahora mismo no, porque es una responsabilidad que, siendo claros, no me apetece asumir. Yo cuando hago las cosas, las hago bien, y sé la implicación que va a tener y creo que en el momento en que deje de tener la necesidad de bajar a entrenar, por lo menos uno o dos años, me va a apetecer tener tiempo libre para hacer lo que quiera”.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.