Noe Donato: “El arbitraje sigue siendo un mundo de hombres”

La que para muchos ha sido la mejor árbitra española de la historia habla sin tapujos en WATERPOLISTA.com sobre cómo fue su carrera como profesional y los motivos por los que decidió dejar el arbitraje en activo

Hablar de Noe Donato es posiblemente hablar de la mejor árbitra española de la historia de nuestro deporte. Y a los datos me remito. No sólo fue la primera mujer en dirigir una Final Four Femenina europea, sino que llegó a formar parte del grupo de árbitros que dirigieron el Campeonato de Europa Masculino de Málaga en 2008. La catalana tras continuar la tradición familiar como jugadora en activo (allá cuando no había Liga femenina como tal, sino Campeonato de España) poco tardó en sentir la llamada del arbitraje, cogiendo el testigo de su padre Joan Donato, quien no sólo fuera un mito del CN Atlétic Barceloneta (fue jugador, nadador y entrenador), sino también un colegiado de altas miras, llegando a ser árbitro nacional e internacional entre los años 1973 y 1979. Después de haber marcado un antes y un después, Noe decidió dejar el arbitraje en 2010. Aunque mantiene una estrecha relación con el waterpolo por medio de su rol como entrenadora en el CN Badia, a día de hoy siente un gran dolor por cómo se le trato en su momento cuando abandonó el colectivo. Sobre sus inicios, su trayectoria, pero sobretodo sobre el papel de la mujer en el arbitraje español habla en WATERPOLISTA.com sin pelos en la lengua. Aquí, con ustedes, y sin tapujos… Noe Donato.

– ¿Cómo fueron tus inicios en el waterpolo?
“Yo entrenaba natación en el CN Atlétic Barceloneta y a los 14 años cuando me surgió la oportunidad de hacer waterpolo me fui directa sin pensármelo. Recuerdo que mi primer partido fue en Lleida, y fue el día del atentado en el Hipercor en Barcelona. Es una fecha que cómo es lógico no se me olvidará”.

– ¿Se podría decir que tu pasión por el waterpolo viene de tradición familiar?
“En aquella época mi padre era entrenador del absoluto del CN Atlètic Barceloneta y mi hermana y mi prima también formaban parte del equipo. Y como he dicho antes a la que tuve opción de pasarme de la natación al waterpolo me fui de cabeza”.

– ¿Qué te llamó la atención para ocupar la posición de defensora de boya?
“En realidad no me llamó la atención, simplemente es que yo era un poco vaga y no me gustaba mucho nadar, por lo que como la posición ‘tres’ era la más retrasada, acabé jugando ahí. Hay que tener en cuenta que en aquella época el waterpolo femenino no tenía la calidad que tiene hoy día, entonces no era muy complicado jugar en esa posición y como no me gustaba ni nadar ni chutar me fue como anillo al dedo el ser defensora de boya”.

– ¿Qué recuerdas de tus inicios en categoría nacional?
“Puedo decir que soy una de las primeras que disputó un Campeonato de España Absoluto Femenino, que lo cierto es que no tiene nada que ver con lo de ahora que juegan una liga regular. Antes había la fase en Catalunya, en Madrid, en Andalucía… y cada Comunidad Autónoma aporta sus equipos. Si no recuerdo mal, en el año 1989 la competición estaba montada en dos fases: una en Molins de Rei y la otra en Santa Eulalia. Recuerdo que me lo pasé bien no, lo siguiente, en Molins era pisicna descubierta y fue muy divertido”.

– ¿Cómo era la competición por aquel entonces?
“Nada que ver con ahora. En cada Comunidad Autónoma se disputaba una liga. En Catalunya se clasificaban los dos primeros, en Madrid dos también en Andalucía uno y etc. Para nosotras era una fiesta que duraba tres días, de viernes a domingo. Te encontrabas con todo el mundo, con gente de años anteriores y la verdad es que estaba muy bien y era muy divertido y se hacía con mucha hermandad”.

– ¿Qué ha cambiado respecto ahora?
“Absolutamente todo. Ahora hay jugadoras profesionales, en aquellos tiempos lo hacías por amor al arte. Ahora hay una liga nacional con dos categorías. Lo que yo te puedo decir que si en aquella época hubiéramos tenido las facilidades que dan ahora seguramente España hubiera subido antes al pódium en campeonatos internacionales tanto a nivel europeo como mundial. Había muchísima calidad por lo tanto repito que si hubiéramos tenido las facilidades actuales, España hubiera subido al pódium y clasificarse para unos JJOO mucho antes”.

-¿En qué momento decidiste ser árbitra?
“Yo iba a ver a mi padre por la piscinas des de que tengo uso de razón, Campeonatos de España, partidos y demás. Llegó un día que viendo un partido le dije a mi padre ‘Ostia papa me gustaría ser arbitro’ y el me respondió, ‘No te lo recomiendo. Te vas a meter en un mundo de hombres, donde no te van a valorar pero si tu quiero yo te voy apoyar’. Y así empecé”.

– ¿Tuviste alguna referencia en tus inicios?
“Mi padre antes de ser entrenador había sido árbitro, muy bueno. Lo que pasó fue que la Federación sacó una norma que no permitía ser árbitro y entrenador a la vez. Una tantas cosas que no llegaré a entender en este mundo del waterpolo. Mi referente fue Lluis Cillero, que es como si fuera mi tío. Recuerdo verle arbitrar partidos de División de Honor Masculina y quedarme sorprendida de su actuación como árbitro”.

– ¿Cómo era ser mujer dentro del arbitraje?
“Creo que era como algo no creíble. Cuando yo empecé a arbitrar si que había algunas mujeres en activo. Estaba Olga Martínez, que para mí lo hacía muy bien, Tere Pascual. Era y es un mundo de hombres lo tengo muy claro”.

– Para muchos fuiste la arbitra de mayor relevancia del país ¿Opinas lo mismo?
“Visto lo visto yo creo que si. Yo recuerdo el primer partido que arbitré fuera de Cataluña, un Moscardó – Hospitalet y cuando el público me vio de blanco recuerdo el comentario: va arbitrar una mujer’, como si yo fuera un extraterrestre. Cuando fui a Canarias la gente no se creía que yo fuera a arbitrar, cuando fui a Zaragoza lo mismo. Sí que es verdad que yo abrí un camino que hasta entonces no estaba del todo abierto ¿Una referente de mayor o menor relevancia? Bueno yo diría que sí, al menos para las mujeres, ya que para los hombres era un obstáculo más. He tenido compañeros que les molestó que yo llegará donde he llegado arbitrando”.

– ¿Qué te llevó a dejar el arbitraje?
“Poco a poco fui perdiendo la ilusión, me dejó de gustar. Y de hecho le prometí a mi padre que el día que dejara de tener ilusión por arbitrar lo dejaría y así lo hice. Yo creo que en todos los clubes se tiene que cuidar aquel jugador, entrenador o delegado que haga bien su labor, y yo particularmente en ningún momento me sentido cuidada por el Comité Nacional de Árbitros. Al principio sí, pero cuando hubo un cambio de dirigentes, ya no. He sido la primera mujer en arbitrar una Final Four, he sido la primera mujer en pitar un partido de un Campeonato de Europa Masculino Absoluto (Belgrado 2008). Creo que se me podría haber reconocido o por lo menos una llamada interesándose porque dejé de arbitra. Ni he recibido ninguna llamada del presidente del Comité Nacional de Árbitros, ni de ningún delegado ni evaluador. Nadie se ha preocupado en porque lo he dejado. Me retiré en 2010 y nadie del Comité me ha preguntado. Antiguamente yo tenía una buena relación con el presidente de la RFEN y nunca me ha llamado para preguntarme porque dejé de arbitrar. Creo que cuando tienes una persona que destaca la tienes que cuidar. En ningún momento me he sentido ni cuidada, y eso duele. Tampoco me han llamado para que sea evaluadora de Liga Nacional. Creo que yo soy una persona bastante cualificada, pero nadie me ha llamado para decirme: ‘Oye Noe, ¿quieres ser puntuadora?’ Eso dolor lo sigo llevando dentro de mí. Les molestaba como árbitro a muchas vacas sagradas porque a lo mejor lo hacía mejor que ellos. ¿También les molestaré como puntuadora si lo hago mejor que ellos?. Lo que pasa que yo soy como soy, me gusta el waterpolo y me callo todo esto y podría decir muchas más cosas que podría molestar a mucha gente”.

– ¿Qué crees que necesita a día de hoy el colectivo arbitral?
“Esa pregunta la he hablado con varios entrenadores y jugadores la liga nacional. Creo sinceramente lo que falta es humildad y saber escuchar a los entrenadores. Muchas veces los entrenadores nos pueden dar lecciones de waterpolo para interpretar realmente lo que está pasando dentro del agua. Pero la palabra fundamental que falta es humildad”.

– ¿Crees que los jugadores y entrenadores entienden al árbitro?
“¿Y tú crees que el árbitro entiende a los entrenadores y jugadores? Creo que es una cosa recíproca, ya que se tendrían que entender ambas partes. Creo que somos el único deporte del mundo en el que no se puede tener una mínima palabra con el árbitro porque automáticamente te sacan tarjeta. El árbitro es el ser todopoderoso del partido. El árbitro tiene la potestad en cualquier momento de echar a un jugador y entrenador. Entonces podría entrar en una discusión siempre desde el respeto porque a lo mejor el árbitro se equivoca el entrenador tiene razón, en waterpolo pasan muchas cosas en muy poco tiempo. Al igual que un jugador se equivoca cuando falla un penalti o cuando coge un jugador que no tiene que coger el árbitro también se equivoca. Si nosotros fuéramos más humildes y reconociéramos que nos equivocamos creo que el mudo arbitral estaría mejor visto. Creo que el nivel arbitral ha dado un bajón impresionante comparado con el que había cinco años atrás. No lo digo yo, tengo la suerte de conocer a muchos jugadores y entrenadores que me han comentado que el nivel arbitral esta de bajón y también lo he podido corroborar yo que sigo viendo partidos. Si yo volviese arbitrar creo que lo haría mal porque los árbitros están en un estado que no se les puede decir nada y hablan con un despotismo hacia el entrenador que nunca había visto. También es verdad que hay veces que hay entrenadores que se les tendría que expulsar con tarjeta roja directa, a veces se vuelven locos. Pero si hubiera un mínimo de complicidad sería todo mucho más fácil”.

– ¿Qué características debe tener una persona para implicarse en el arbitraje?
“La primera y esencial es que te guste el waterpolo y si has sido jugador y has visto partidos de waterpolo mucho mejor. Como mejor se aprende a arbitrar es viendo partidos y arbitrando partidos de entrenamiento. Pero también es necesario humildad y ganas de aprender. Yo me fui y aún me quedaba mucho para aprender a arbitrar. Pero solo se aprende preguntando, equivocándote, rectificando. Aceptar que te equivocas y hacer autocrítica, en definitiva”.

– ¿Es fácil ser árbitro en España?
“La facilidad la pone cada árbitro. Es decir tú tienes la potestad de pitar, expulsar, no expulsar lo que tú quieras en cualquier momento. La facilidad o el listón de dificultad lo pone cada árbitro en cada partido. Sí que es verdad que si eres mujer tienes más cosas en contra, ya que sin ir más lejos el público alucina porque seas mujer. Pero si tú tienes las cosas claras es fácil arbitrar en España y en cualquier sitio”.

– ¿Cómo definirías el papel actual de la mujer en el colectivo
“Si nos fijamos puramente en los datos: 89 árbitros nacionales de los cuales solo 8 son mujeres. Entonces podemos decir que el papel es casi nulo. A la mujer no se la da la importancia que tiene un hombre, es decir si hay un Campeonato de España juvenil masculino van 8 hombres y 2 mujeres. En cambio sí es femenino van 4 mujeres y 2 hombres aunque los hombres pitan la final, aunque tendrían que ser mujeres quien lo pitaran si es un campeonato femenino. En un playoff de lucha por el título difícilmente arbitrará una mujer. Cuando mandaban otras personas me pusieron a mí pero lo veo complicado”.

– ¿Existe una integración real de la mujer?
“Por lo que veo y escucho te puedo decir que no, aunque si hay más movimiento. No obstante mi opinión personal no hay una integración real”.

– ¿Veremos más mujeres arbitrando una categoría masculina?
“Ojalá. Una persona que yo he visto arbitrar muy poquito pero que siempre me ha gustado mucho en su actuación es Marta Cabanas. Una chica que es seria, buena árbitra, aunque es verdad que siendo mujer no depende solo de ella, pero ojala llegué alto y lo haga mejor que yo llegando a unas Olimpiadas a un Mundial, cosa que no alcancé yo”.

– Por último, ¿qué es ahora de Noe Donato?
“Ahora mismo estoy muy feliz. Soy entrenadora en el Badia llevado el cadete y absoluto femenino. Disfrutando de este deporte que es mi pasión. Ahora soy feliz y mi meta es ser feliz en la vida”.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.