Paco Ruiz: un ejemplo de vida con el waterpolo como testigo

El balón amarillo es un pilar en el que este deportista andaluz sustenta su día a día, poniendo en valor que nada (ni mucho menos una discapacidad física) puede frenar su amor por el waterpolo

La vida te puede poner todo tipo de piedras en el camino, pero la clave pasa por saber como sortearlas y progresar en la senda adecuada. Un ejemplo perseverancia y entrega es Paco Ruiz, actual jugador del CN Alhambra de Granada que compite hoy día en la Liga andaluza. Este deportista debe tomarse como un ejemplo a seguir, ya que siempre ha tenido el objetivo de disfrutar del día a día del waterpolo con sus compañeros. “Aunque a pesar de ello día a día me marco nuevos objetivos sobre todo físicos. Sin embargo, sinceramente uno que quiero destacar aunque no sea físico es dar a conocer este deporte y más en gente que tiene alguna discapacidad física como la mía. No hay muchos equipos con gente que tengan esta discapacidad y eso junto con el desconocimiento de la gente hacia este deporte, hace que no evolucionemos. Por eso hay que luchar y juntos un día podríamos llegar a conseguir participar en los juegos paralimpicos”, reconoce a WATERPOLISTA.com este waterpolista que se inició a los cinco años. “Siempre me ha gustado el deporte acuático y además me he sentido muy cómodo desde que era pequeño. He estado en cursos y practicando otros deportes, pero el agua era lo que siempre me fascinaba. Un día me enteré a través de uno de los patrocinadores del club que había un equipo de waterpolo y me animé a probarlo. Yo ya lo veía muchas veces en la televisión y me fascinaba ya que es un deporte que lo veía muy intenso y muy competitivo que es uno de mis rasgos“, puntualiza.

Ahora mismo forma parte de la familia del Alhambra, club que define como una familia. “Empecé siendo un niño y sin conocer a nadie y poco a poco he ido madurando e intengrandome más hasta el punto de tener mi propio hueco en el club e incluso, yendo más allá, he compartido cientos de miles de experiencias con mis compañeros. Todo ello ha forjado un fuerte vínculo con el club que espero que nunca se rompa del todo. Tengo que agradecerles mucho y más por haberme acogido y depositarme esa confianza a pesar de las condiciones en las que me encuentro”, reconoce así como desvela que “el waterpolo para mí ya no es un simple deporte. Ya es un estilo de vida ya que ha formado parte de mi desde que empecé y mi vida ha girado entorno a el”. “No sólo ha significado una rutina sino me ha enseñado muchos valores y potenciado muchas de mis propias capacidades ya no solo físicas sino también mentales“, puntualiza Ruiz quien se caracteriza por su competitividad. “Siempre doy el 100% en los partidos y en los entrenamientos para que podamos seguir sumando y evolucionando. Sinceramente no me considero bueno ni tampoco malo pero lo que si puedo garantizar es que me comprometo con el equipo y como he dicho antes lo doy todo por él y por mis compañeros“, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.