Pío Salvador: “Sólo deseo que el resto de clubes no tengan que pasar por este complicado y difícil trance”

Hemos charlado en WATERPOLISTA.com con el presidente del CN Alhambra que nos ha desvelado los motivos por el cual se vieron obligados a renunciar a continuar compitiendo en la Segunda División

Después de lograr el ascenso a Segunda División Masculina a principio de temporada, el CN Alhambra se vio en la complicada tesitura de renunciar a la competición a mitad de temporada. Una decisión “difícil”, según explica a WATERPOLISTA.com su presidente, Pío Salvador, quien en una larga charla con este medio explica los motivos al detalle por el cual abandonado la categoría nacional. “La pérdida de 10.000 € de patrocinio y de 21 deportistas con sus cuotas, la imposibilidad de hacer campañas de captación de deportistas de cantera, pues no estaba permitida la práctica del deporte a menores de edad durante más de 1 mes, nos abocaba desde el mes de marzo, a sufrir un déficit en el presupuesto que nos llevaría a renunciar a la competición nacional, y a la segura no continuidad del club la temporada siguiente”, asegura entre otras cosas el principal responsable directivo del Club.

– ¿Qué os ha llevado a tomar la decisión de renunciar con la temporada iniciada a jugar en la Segunda División?
“Me gustaría comenzar diciendo que ha sido una decisión muy difícil de tomar por varios motivos que ahora expondré, y que ahora pudiendo verlo con más perspectiva por el paso del tiempo creo que, no tomarla, hubiera supuesto la desaparición del club y haber ocasionado perjuicios al resto de equipos de la categoría. La situación que hemos experimentado en el club desde el inicio de la temporada ha ido empeorando día a día debido a problemas técnicos, logísticos y económicos asociados a la pandemia, que, además se fueron agudizando desde principios de octubre en Granada, de manera excepcional, pues tristemente se convirtió en la provincia española con más incidencia de contagios, llevándola al cierre total de la actividad no esencial durante más de 1 mes. Esta temporada se diseñó desde el mes de julio con la idea de crecer en cuanto al nivel de competición del equipo absoluto (ascender a liga nacional) así como el crecimiento de la cantera necesario para el futuro del club y para el sostenimiento económico del mismo. Se apostó por unir nuestro club al CW Motril para potenciar el nivel de nuestro deporte en la provincia, se contrató a un entrenador de relieve, Dragan Matutinovic y se reforzó el contrato del técnico de Motril y jugador del CN Alhambra, Miguel Molina. Se atrajo a algún deportista para reforzar el equipo absoluto y se llegó a acuerdos con patrocinadores para poder afrontar la temporada. Esta apuesta ambiciosa, con la que empezábamos el 1 de septiembre con mucha ilusión y motivación fue, lamentablemente, sufriendo reveses unos imprevisibles, y otros probables si la situación sanitaria empeoraba.

  • A principios de septiembre un problema de salud nos hizo perder al entrenador, y esa función volvió a recaer en mí.
  • La piscina de Motril retrasó su apertura más de 1 mes, provocando el desgaste de los deportistas y del entrenador de Motril, que finalmente también abandonó el proyecto por motivos personales y económicos.
  • A final de septiembre y primeros días de octubre, sufrimos varias bajas de deportistas por la pandemia, así como la retirada de un importante patrocinador, creando un escenario en lo económico difícil de reconducir. En cuanto nos clasificamos en la fase de ascenso y reestructuramos el presupuesto, los calendarios de competición y supimos que había una segunda parte de competición en la liga nacional, vimos que esa parte a realizar a partir del mes de marzo, no iba a ser posible, de manera que escribí a la RFEN el 6 de octubre para ofrecer nuestra plaza al Olivar, pero se me transmitió que no era posible sin una sanción, por lo que decidimos comenzar la competición al no tener alternativa.
  • El puente del 12 de octubre dio lugar en Granada a un ascenso de la incidencia acumulada de contagios que la sumió en Nivel de alerta 4 grado 2 confinándola perimetralmente en cada municipio y cerrando la actividad deportiva para menores de edad. Eso dio lugar a una situación compleja para con la cantera y la baja de deportistas con la pérdida aparejada de cuotas e ingresos. Esta situación no cambió hasta final de noviembre.
  • Comenzó la competición nacional el 31 de octubre contra el CN Tres Cantos y al día siguiente, uno de nuestros deportistas manifestó síntomas por coronavirus, y tras hacer las pruebas dio positivo. Parece ser que el contagio se produjo durante unos días que pasó en Málaga y tras la competición del domingo anterior. Al día siguiente su hermano y la familia, y desde el martes, otros 4 jugadores del grupo absoluto y varios núcleos familiares se contagiaron, dando lugar a un brote que nos mantuvo en cuarentena 14 días.
  • Retomamos la competición el 21 de noviembre en Valencia y en nuestro regreso, nos paró la Guardia Civil en Murcia por ir más de 3 personas en el vehículo aun con mascarillas al no ser convivientes (en la región de Murcia tenían una regulación distinta), proponiendo una sanción de 300€ por persona, 4.200 €.

La situación del día a día en Granada a nivel sanitario y deportivo, la pérdida de 10.000 € de patrocinio y de 21 deportistas con sus cuotas, la imposibilidad de hacer campañas de captación de deportistas de cantera, pues no estaba permitida la práctica del deporte a menores de edad durante más de 1 mes, nos abocaba desde el mes de marzo, a sufrir un déficit en el presupuesto que nos llevaría a renunciar a la competición nacional, y a la segura no continuidad del club la temporada siguiente. Esto sin contar el día a día que supone sacar el proyecto adelante con cambios diarios en la instalación, en los trabajos y estudios de cada deportista, y tras la baja de los entrenadores, poder programar la liga nacional, la andaluza y las categorías. Esto y el desaliento de la situación que se vivía en Granada, también hizo mella en el aspecto emocional, en especial a mí, pues me recayó el trabajo de presidente y entrenador, difícil de conciliar con la vida profesional y personal haciendo complejo encontrar soluciones. La directiva y algunos padres, para salvar la situación, nos pusimos a trabajar para ver distintas posibilidades, y mientras tanto, se comenzaron a hacer gestiones con el presidente de la FAN y de la RFEN para poder dejar la competición sin sanción. La propuesta del club no fue salir de la competición de manera abrupta, sino continuar la primera parte de la competición hasta el 14 de febrero y abandonar en la segunda parte sin perjudicar a los que ya habían comenzado, o lo que incluso hablé con algún club de segunda nacional, que estuvo de acuerdo, transformar la segunda parte en una fase de fin de semana, limitando el coste económico y los desplazamientos para los equipos que ya no optaban a subir (puestos 7-12) algo que podríamos asumir económica y logísticamente. Tras esa reunión, pasados unos días, me llamó el presidente de la RFEN D. Fernando Carpena ofreciéndonos la posibilidad de dejar la competición, pero de manera inmediata para no perjudicar al resto de equipos. No es la situación que queríamos, pero sí la menos mala para todos. Alegamos procedentemente nuestro caso, y se admitió debido a lo excepcional de la situación”.

– ¿Qué ha supuesto para la plantilla de jugadores renunciar a la Segunda División?
“Sin duda un jarro de agua fría para todos, jugadores, padres, afición, rivales, patrocinadores, etc. Pero especialmente para los jugadores. Todos son competitivos y ambiciosos, y ha sido lo que más ha pesado para haber tomado otra decisión. Yo personalmente he estado casi un mes y medio en una situación de tensión permanente y sin dormir porque esta decisión suponía perder a algún/algunos jugadores a corto y medio plazo que estaban ilusionados con el proyecto y comprometidos, e incluso porque alguno estaba en Granada por el hecho de poder competir en la categoría. Pero no había opciones reales de haber decidido en otro sentido. Si no tomábamos la decisión, la situación en marzo hubiera sido insostenible, de hecho, a fecha de hoy, ningún indicador ha mejorado, no tenemos nuevos deportistas, no hemos conseguido nuevos patrocinadores, y las restricciones por el nivel de incidencia de los contagios siguen en vigor, más si cabe ahora. Sólo que ahora afecta a toda España. Entiendo que haya jugadores que no estén igualmente motivados en liga nacional que en liga andaluza, pero estamos ante una situación excepcional. Entiendo que lo importante en un momento como el actual es continuar con la actividad física y competir, aunque sea en un nivel inferior, para subir el nivel deportivo de los que vienen por detrás, así como colaborar con el club para captar, en cuanto sea posible, nuevos deportistas en la base. Esto es algo que algunos han entendido y siguen comprometidos, y otros, lamentablemente no han deseado continuar esta temporada, aunque espero que la próxima estén con nosotros. Es de agradecer por ejemplo el cambio de rol que ha tomado Raffa, un jugador del equipo absoluto que ha dado un paso al frente como entrenador”.

– ¿Qué ha supuesto para el Club esta renuncia?
“Sólo deseo que el resto de clubes no tengan que pasar por este trance. Tomar esta decisión ha supuesto un proceso muy complejo. Algunos podrán decir que podría tratarse de una “decisión cobarde” pues supone dar un paso atrás y no atreverse a continuar contra viento y marea. Pero hay que vivir ese momento, las decisiones se toman en un momento concreto, con un nivel de información específico, en una situación económica, sanitaria y anímica precisa, y en ese momento, considero que fue una “decisión valiente”. ¿Por qué? Porque supone salvar el proyecto, porque supone admitir que nos hemos equivocado, en especial yo. No era el momento adecuado de emprender un proyecto ambicioso con el entorno tan desfavorable. Pero a nivel de club, supone apostar por crear una base sólida antes de crecer en la cima de la pirámide. Llevamos 4 años cuyo objetivo principal es la captación de deportistas de base y chicas para crear un equipo femenino con garantías. Eso no lo hemos podido o sabido hacer. Ascender y contratar a un cuerpo técnico con experiencia creíamos que podría atraer a nuevos deportistas, pero los sucesos acaecidos y la situación sanitaria, no lo han permitido. Concentrar de nuevo todos nuestros esfuerzos técnicos y económicos en el grupo absoluto, sin tener en cuenta que no tenemos equipo benjamín ni alevín, apenas varios infantiles y sin femenino, no es asumible a medio plazo. Y más si supone terminar la temporada con un déficit elevado, la imposibilidad de continuar en categoría nacional la temporada siguiente, la no captación de categorías, y las fuerzas e ilusión mermadas. No sé que nos deparará el futuro tras esta decisión, pero seguro que no haberla tomado, habría supuesto la desaparición del proyecto”.

– ¿A qué retos se enfrentan ahora?
“El reto principal es la reconstrucción desde la base. Tenemos que recuperar la motivación de los senior, e involucrarlos en un proyecto para subir el nivel del segundo equipo y juveniles cara al futuro. Además, cuando la situación lo permita, tenemos que captar deportistas de base e ir creando equipos en todas las categorías. Por otro lado, este club lleva buscando sin éxito un director técnico que quiera hacer crecer la institución y hacerla perdurable, y puede que tras la renuncia lo haya encontrado en la casa. Otros retos pasan por mantener y conseguir nuevos patrocinios, cumplir los compromisos con los que ahora nos han apoyado, así como continuar con la relación existente con el Ayuntamiento de Granada para poder seguir en la piscina de la Chana. No podemos afrontar una competición nacional de segunda división sin una base mínima de deportistas, tanto para dar lugar a relevos generacionales en el futuro, como para sostener el coste económico con las cuotas. Sigo sin entender por qué la segunda nacional no está financiada con el Plan Estrella, que sólo incluye categoría máxima y submáxima. Es una categoría igual o más cara que el resto porque los equipos pertenecen a provincias y regiones muy distantes entre sí, y o se sectoriza la competición por territorios, o se buscan ayudas como el Plan Estrella, o para participar, el club tiene que tener una base importante de deportistas y recursos económicos para hacer frente al coste de la competición y los desplazamientos”.

– ¿Comprenden que haya personas que no entiendan la renuncia?
“Sobre esta cuestión, matizaría el concepto. Yo creo que pueden no compartirla pero entenderla sólo puede la persona o entidad que se encuentra en esa situación tan compleja. Vuelvo a repetir que sólo espero que el resto no pase por esta situación. En muchas conversaciones y foros he mantenido que la competición tendría que haberse retrasado en el tiempo (excepto la División de Honor por el calendario olímpico). Ha habido situaciones muy desiguales en provincias y regiones españolas por la pandemia. Cuando nosotros conseguimos la clasificación a liga nacional es cuando tomo conciencia de la segunda parte de la liga, creía que esta sólo la jugarían los equipos involucrados en ascenso a primera división. De hecho, en cuanto me entero de esa cuestión planteo que nos sustituyan en la competición, no hemos querido perjudicar a nadie en momento alguno. Comprendo que haya personas en la Federación que puedan estar disgustadas, equipos que pudieran estar disfrutando nuestra plaza, o incluso clubes que, a pesar de las dificultades de este año, estén soportando las dificultades contra viento y marea. Pero en mi opinión, lo nuestro no han sido dificultades a superar, sino una situación que a diario se torcía para suponer en unos meses la desaparición, y si como presidente, veo que va a producirse este hecho en febrero o marzo, por responsabilidad, tengo que actuar antes. Fundé este club hace 8 años, sin ayuda de ninguna entidad pública ni de las federaciones. Se fueron añadiendo deportistas y padres contando con personas en la directiva, hemos superado multitud de dificultades, quedarnos sin piscina, sin entrenadores, sin presupuesto, hemos ganado ligas, ascensos, hemos descendido también, pero siempre mirando al frente y con un porvenir mejor. El problema es cuando el porvenir se torna un callejón sin salida, ahí tienes que detenerte, analizar la situación, tomar decisiones y salvar la situación. Siento si alguien se ha visto perjudicado por nuestra renuncia y sólo deseo que entiendan nuestra situación y acepten nuestras disculpas.
Ahora toca seguir”.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.
1 comentario
  1. Profesor dice

    No digo que no sea frustrante tanto esfuerzo para nada y se puede agradecer el esfuerzo. Ahora bien si la RFEN era conocedora de esta situación el 6 de octubre, es de juzgado de guardia. Un poco más de cintura señores, menos pensar en sancionar y volver a sancionar y más soluciones. Si bien es cierto que me gustaría escuchar la versión de la RFEN

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.