“Poder hacer un ‘reset’ era una buena oportunidad”

El catalán Max Pugibet es a día de hoy no sólo la referencia ofensiva de un enchufado DN Portugalete, sino además es el máximo goleador de Segunda División con 13 tantos en tan sólo 4 partidos disputados hasta el momento

Hay muchos momentos en la vida en los que uno necesita dar un cambio de aires con la intención de crecer en todos los aspectos. Eso justo es lo que ha hecho Max Pugibet al fichar por la Deportiva Náutica de Portugalete que milita en la Liga de Segunda División Masculina. El deportista catalán que jugará mitad de la pasada temporada a las órdenes de Dani Ballart en el CN Sant Andreu necesitaba un cambio. Fue entonces cuando recibió la llamada de Joan Albella que le ofreció ser (por su experiencia en División de Honor) la piedra angular del equipo vasco en su regreso a categoría nacional. No rechazó la oportunidad y ahora ha demostrado (por el momento) que tiene un rol importante en la plantilla, siendo a su vez el máximo goleador del Campeonato con trece goles en cuatro partidos. De sus motivos por lo que marchar a Portugalete, así como de sus objetivos a título personal, el catalán habla en WATERPOLISTA.com con total franqueza.

– ¿Qué te llevo a fichar por el Portugalete?
“Hay varios motivos. El primero es mi situación personal. Como bien sabrás estaba en el Sant Andreu. Fui allí a jugar de suplente y me encontré que conseguí jugar muchos minutos con Dani Ballart, que para mí es un amigo, pero desafortunadamente tuvo que plegar a finales de la primera vuelta , puesto quepor temas personales y familiares tuve que dejar el waterpolo para ponerme a trabajar. Fue entonces cuando mellegó una llamada de Joan que si quería venir a la Nautica Portugalete. Me hizo una propuesta muy interesante del proyecto deportivo que hay aquí con la intención de creer como club y me anime de venir. El primer motivo fue para retomar el waterpolo, que ha sido el pilar central de mi vida, y el segundo fue la oportunidad de poner empezar de cero en un sitio, no pasaba por un buen momento y poder hacer un reset era una buena oportunidad. Hay un proyecto bonito se quiere cubrir la piscina exterior de 50 metros”.

– ¿Qué balance haces de tus últimos años como deportistas?
“Yo con 16 años debuto con el primer equipo del Sabadell de la mano de Gabi Hernández que por aquel entonces era el entrenador, pero no es hasta que llega Chava cuando empiezo entrenar a nivel de primer equipo. Estoy un par de temporadas, donde considero que a nivel deportivo crecí un montón. Después Chava me comunicó que no contaba conmigo, totalmente comprensible después de que llegaran dos boyas muy fuertes, pero me planteó una cesión al Rubí pero fue una temporada donde casi no pude entrenar pero hice grandes amigos. El curso siguiente, dos temporadas atrás jugué con el Molins Rei con Sergi Pedrerol y Xavi Pajuelo estuve muy bien y llegué a marcar goles 36 en División de Honor, son bastantes a más viendo de donde venia jamás imagine que podría llegar allí. Fue una temporada muy bonita que conseguimos salvar la categoría. Gracias a mi buena actuación esa temporada me gané la oportunidad y la confianza de entrenar con Dani Ballart en el Sant Andreu donde he tenido los entrenos más duros que he tenido nunca, pero personalmente ha sido la media temporada que más he disfrutado como jugador. Entrenamientos muy físicos, una táctica muy currada y Dani como entrenador. Fue un privilegio poder jugar bajo las ordenes de él, que me apoyado en mi trayectoria deportiva desde que soy juvenil. También pude jugar con Mathieu Peisson que para mí es un ídolo desde que estuve en el Sabadell, yo era una chavalin por aquel entonces. De otros jugadores como Alberto Barroso, Erik Brugué, Ramón Santís, también guardo muy buenos recuerdo. Les tengo mucho cariño”.

– ¿Qué esperas aportar ahora al Portugalete?
“A nivel deportivo espero poder ser un punto de referencia a los chavalitos de la cantera, que crezcan, que se motivan y que tengan claro que trabajando se puede llegar algún sitio como conseguir jugar en División de Honor. También aportar liderazgo, goles porque esa es mi función principal, y sobretodo ayudar a compactar el grupo. Conjunto con Joan y otros jugadores contribuir a que el equipo madure para que trabajemos todos a una y poder hacer un waterpolo de calidad”.

– ¿Qué tal está siendo los primeros partidos de la temporada?
Llevamos cuatro partidos, dos victorias, un empate y una derrota. El estreno nos dejó un sabor amargo ya que íbamos ganado todo el partido y falta de dos minutos cometimos dos errores garrafales que nos costaron que el rival se pusiera por delante. Conseguimos empatar a pocos segundos del final. Segundo partido fue una situación totalmente inversa fuimos a Caballa sin Borja Requena ni Carlos Rodrigo, los lideres del equip , Además del viaje tan pesado con avión, bus y ferri. Llegamos y se nos plantó un Caballa muy duro y seguro. Nos pegaron un repaso al principio llegando a perder de cinco. Pero Joan supo leer bien los tiempos y la gente se supo adaptar a sus roles durante el partido combinado con una buena defensa al final nos acércanos al marcador nos lo empezamos a creer, acertado en ataque y férreos en defensa conseguimos empatar y falta de dos segundos metimos el gol de la victoria. Ganar así sube la moral a cualquiera y nos abrió los ojos que Segunda es muy difícil pero que todos los equipos se pueden ganar, si juegas bien siempre va haber opciones a todo. El tercer partido contra La Latina tuvimos un buen inició, sí que es verdad que el primer tramo el conjunto madrileño falló bastante, nos pusimos con un resultado cómodo y luego aguantamos todo el partido y pudieron jugar jugadores que normalmente no tienen minutos”.

– ¿Cómo definirías el grupo?
“Lo definiría como un equipo si que es verdad que hay jugadores que juegan más y otros menos. Hay jugadores que aún sabiendo que no tendrán minutos el fin de semana se dejan la piel durante los entrenamientos. Estamos muy entregados los unos a los otros. Así da gusto sobretodo gente que no vive de ello, es más paga por jugar. Es brutal la entrega que tienen”.

– ¿ Y cómo definirías a Joan Abella como entrenador?
“A mi Joan Abella personalmente me ha sorprendido mucho. Lo defino como una persona luchadora y entregada. Tiene mucho trabajo. Se deja la piel en cada entreno, intenta que cada sesión sea distinta. Nos mantiene bastante a raya. Sabe ponerse serio cuando toca y sabe forma parte de la broma en el momento justo. Sabe leer los partidos, y como afrontarlos. Es un líder nato del grupo, muy trabajador y muy abierto”.

– ¿Qué objetivos se marca el equipo?
“El objetivo que se debe marcar el equipo es el siguiente partido en casa frente Hospitalet. La Segunda División por lo que hemos visto es una competición dónde hay mucha rivalidad e igualdad. No nos podemos marcar objetivos a largo plaza como el ascenso, la permanencia o media tabla, ya que eso se sabrá en las últimas jornadas. Hay que ir partido a partido es la única manera de trabajar de manera constante y hacer equipo”.

– ¿Qué retos personales te marcas?
“A pesar de tener 23 años mis retos son pagar las deudas y las letras del coche, acabar el grado de fisioterapia y seguir con el waterpolo con el objetivo e ilusión de volver a tener minutos en la División de Honor. De momento puedo decir que estoy genial en Portugalete, me siento como en casa y dispongo de una gran oportunidad para seguir creciendo deportivamente”.

twitter-bird@jove_grada

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.