Rubén Michavila: “Retirarte con 30 años y no tener experiencia laboral es un hándicap”

Conocemos a un ex - waterpolista que formó parte de una generación única y que cuenta con un notable palmarés: plata en las Olimpiadas de Barcelona 92 y cuatro medallas más entre Europeos y Mundiales

Hoy día Rubén Michavila no tiene vinculación directa con el waterpolo, pero durante años este deporte fue pieza angular de su vida desde que comenzará a jugar a los 10 años en las filas del CN Terrassa, puesto que como bien reconoce a WATERPOLISTA.com, “el waterpolo ha supuesto para mí una forma de vida, ya que me ha transmitido unos valores de esfuerzo y compañerismo que me han resultado muy útiles en mi vida laboral”, reconoce el ex – waterpolista, quien considera que lo mejor fue siempre “la adrenalina de la competición, y también el vivir el compañerismo en un vestuario“, aunque por otro lado desvela que lo peor es tener que afrontar “el hecho de que no cuenten contigo”, comenta una deportista que formó parte de una de las mejores generaciones del waterpolo español y que contó con una amplia trayectoria deportiva, ya que sin ir más lejos a los 18 años se incorporó al CN Montjuic de Dragan Matutinovic, para después pasar por el CN Barcelona, regresar al CN Terrassa, recalar de nuevo en el CNB, incorporarse al CE Mediterrani y terminar finalmente en su lugar de origen: la entidad vallesana.

Lo cierto es que sus experiencias en estos clubes le permitió en convertirse en un gran jugador para formar parte de una generación que define como “de genios”. “Eran tan buenos que te hacían sentir muy pequeño a su lado, ya que se caracterizaban por ser creativos, impredecibles, ganadores. Lo tenían todo para marcar una época. Fue realmente increíble“, explica Michavila, el cual desvela que la retirada siempre “es algo que no resulta agradable”. “Solamente algunos privilegiados escogen cuando hacerlo, pero el resto de mortales tenemos que aceptarlo cuando llega sin más. A nivel particular lo que más eché de menos fue dejar de vivir el día a día con el equipo. Pero llega un momento que debemos incorporarnos a la sociedad como el resto de la gente y no resulta nada fácil ya que no estás acostumbrado a horarios laborables fijos. Sería muy importante que los clubes se preocuparan de que sus jugadores estudiaran y pudieran tener un futuro cuando se acabe la carrera de un jugador. Acabar una carrera con 30 años o más y no tener experiencia laboral es un handicap. Quizás sería mejor priorizar en el futuro de lo jugadores y no en los títulos”, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.