El salto de calidad de Carlota Quemada

Hace dos temporadas, la deportista madrileña de 18 años llegó al AR Concepción Lineal con la intención de mejorar como jugadora, y vaya si lo ha hecho: a día de hoy es la máxima goleadora del segundo clasificado de la Primera División

La madrileña posa para WATERPOLISTA.com / E.T.

A sus 18 años y en su segunda temporada en el equipo, Carlota Quemada ha conseguido ocupar un rol determinante en el AR Concepción Lineal. La joven deportista madrileña es la principal referente ofensiva del conjunto que entrena Sergio Fernández. En 11 encuentros disputados hasta el día de hoy acumula la friolera suma de 25 dianas en su haber, es decir, una media de casi tres goles por partido. Gracias a sus destacados dotes ante la meta rival, la ‘Concha’ mantiene el pulso con el líder de la categoría. A estas alturas de temporada, el combinado madrileño se encuentra segundo a tan sólo dos puntos del CN Catalunya. En juego hay una plaza directa para acceder a la máxima categoría del waterpolo español. Todo ello en un actual curso doméstico en el que según reconoce la propia Carlota el equipo “ha tenido altibajos“, puesto que aunque “vamos por el buen camino, podríamos haber obtenido mejores resultados“.

[bs-quote quote=”En el AR Concepción Lineal todas tenemos un objetivo común, algo que motiva mucho” style=”style-11″ align=”left” author_name=”Carlota Quemada” author_job=”Jugadora de AR Concepción”][/bs-quote]

Carlota cogió el testigo de su padre, quien fue un activo del waterpolo desde los 14 años. La tradición familiar por este deporte va más allá de su progenitor, puesto que sus primos y tíos también se formaron en esto del balón amarillo. “Por una u otra razón siempre he mantenido una estrecha vinculación con las piscinas y este deporte“, recuerda una jugadora que con tan sólo ocho años (y gracias principalmente a su madre) comenzó a nadar en el Codivar que con el tiempo decidió incluir una sección de waterpolo a su estructura deportiva. “No lo dudé ni un momento“, reconoce. Su singularidades en el agua hicieron que a muy poca edad diera el salto al primer equipo del Rivas hasta que llegó al instituto. Fue allí -y con 16 años- cuando sus expectativas fueron algo mayores. “Quería optar por unos mejores resultados a nivel colectivo y la Concha era sin lugar a dudas el equipo perfecto donde dar el salto de calidad“, explica.

Un rol diferente

Este cambio de club supuso que desde entonces viera el waterpolo desde otra perspectiva, puesto que venía de ocupar un grado de responsabilidad elevado en el Rivas. “Al llegar al Concepción ésto cambió radicalmente, ya que todas tenemos un gran papel en el juego. Además tenemos un objetivo común, algo que motiva mucho“, confiesa Carlota, la cual no duda en mostrarse orgullosa de su posición. “Llevo toda la vida siendo boya y creo que de una u otra anera me desenvuelvo bien en esa parte del juego“, desvela a la par que deja claro que en los últimos años ha tratado de mejorar su juego exterior, pero sobretodo en defensa. “El año pasado crecí bastante en estos aspectos“, puntualiza.

La jugadora no oculta las intenciones del equipo: “nuestro objetivo es el de quedar primeras de Liga“. Una plaza que les permitiría ganar un billete para la élite. A nivel individual, la deportista madrileña, que combina el waterpolo con sus estudios de Ingeniería Química en la Complutense, reconoce no tener ningún reto mas allá que el de dar el cien por cien en el agua en cada partido. “Mi idea es seguir disfrutando de este deporte. Un deporte que tengo la suerte de compartirlo con mis amigas“, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.