¿Será 2019 el año de la quinta Copa de Europa del Sabadell?

El equipo ahora entrenado por David Palma y hasta hace un año y medio por Nani Guiu sigue reinando con mano dura en el panorama estatal mientras espera asaltar de nuevo la corona continental

Desde hace algún tiempo, la Euroliga se ha convertido casi en una obsesión para el Astralpool Natació Sabadell. En las competiciones domésticas, el conjunto vallesano sigue mostrándose intratable. Pese a los intentos del Sant Andreu y el Mataró las últimas temporadas de hacer sombra a las sabadellenses, el equipo ahora entrenado por David Palma y hasta hace un año y medio por Nani Guiu sigue reinando con mano dura en el panorama estatal. La Copa de la Reina del 2016 ganada por sorpresa por el equipo del Maresme en Can Llong es la única mancha en el historial del Astralpool durante la última década, mientras en liga las chicas de oro del Club acumulan más de 200 partidos sin conceder derrotas.

Con ese palmarés prácticamente impoluto en España, el reto año tras año está más allá de nuestras fronteras. En las dos últimas ediciones los penaltis han apartado a las sabadellenses del título continental. Si en 2016 fue en semifinales, la temporada pasada el anfitrión Kirishi privó a las de Palma de levantar la quinta Copa de Europa de la entidad en la maldita tanda. La quinta Euroliga femenina se le resiste al conjunto de Can Llong, y por ello la apuesta por levantarla de nuevo esta campaña ha sido decidida. Primero, en la confección de la plantilla. El Sabadell solo ha perdido a una jugadora de su bloque habitual, la zurda Pili Peña, a la que ha reemplazado con una waterpolista de talla mundial como es Maggie Steffens. La jugadora de origen puertoriqueño se suma así a otra compañera de selección en los Estados Unidos como es Kiley Neushul, que continúa defendiendo los colores de las catalanas.

La otra baza de los vallesanos pasa por organizar la Final Four en caso de clasificarse. La LEN ha concedido las dos últimas ediciones al Kinef Kirishi y las rusas lo han aprovechado para reinar en Europa tras un montón de finales perdidas. Está demostrado que jugar en casa multiplica las opciones de vencer. Los cinco últimos anfitriones se han llevado el gato al agua y durante la última década, 7 de las 9 Copas de Europa se han quedado en la piscina del organizador, con las excepciones del Pro Recco en Kirishi en 2012 y del propio Sabadell en Eger un año más tarde. Por eso desde hace meses el presidente del Natació Sabadell, Claudi Martí, prometió a sus waterpolistas que apostarían fuerte por ser la sede de la final a cuatro del 2019 y el dirigente ha reconocido en multitud de ocasiones que las gestiones están muy avanzadas y que este título es uno de los grandes objetivos de la entidad. Teniendo en cuenta que tres de las cuatro Euroligas del Sabadell las ha ganado en Can Llong, ser el anfitrión sería el primer paso para lograr la deseada quinta Euroliga tres años después del último cetro sabadellense.

twitter-bird@adrian_arroyo

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.